Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración
Genial

“Miraba al vacío y él me miraba a mí”; una historia franca sobre el agotamiento que amenaza a todos

¡Hola a todos! Mi nombre es Marfa, trabajo (trabajé) en una tienda de muebles y empecé a perder la cabeza.

Hace 7 años tengo mi propio negocio. Yo trabajo las 24 horas, los 7 días de la semana. Durante los últimos seis meses, he estado luchando sin éxito contra el insomnio, trabajo sin días libres, y veo a mi esposo solo por las noches. Durante los últimos seis meses, todos mis días recuerdan al anterior. El día de la marmota. Cruel en su monotonía sin emociones. Mañana — ducha — café — taxi — trabajo — tienda — casa — cena — noche — mañana — ducha — trabajo...

Todo comenzó con el insomnio. Se materializó desde el rincón negro de mi habitación, como el Gato de Cheshire. Un poco más tarde, en las reuniones nocturnas, su amiga madame Inquietud se unió a nosotros.

Pronto, la ansiedad pasó de la vida nocturna a la diurna, absorbiéndome. Estaba preocupada con o sin razón. A veces me llegaban a temblar las manos y tuve la presión muy alta. Las dificultades cotidianas en el trabajo, que siempre he enfrentado, ahora me parecían una carga insoportable y causaban histeria una y otra vez.

Lágrimas... También se agregaron a mi lista. Yo, que solía ser una mujer enérgica y de voluntad fuerte, sollozaba viendo dibujos animados inocuos e incluso publicidad. Sentía vergüenza por eso. Me iba al baño para que mi esposo no viera cómo me estaba volviendo loca.

Los hermanos Cansancio y Somnolencia llegaron a mi vida. Uno obstinadamente me cerraba los ojos, la otra tenía mis manos y pies encadenados. Cualquier movimiento me costaba. Las conversaciones también me cansaban.

Me tomé unas vacaciones por una semana. Toda la semana no encontraba lugar. Durante el día simplemente me acostaba o dormía, y por la noche empezaban a llegar nuevos invitados: ataques de pánico. La situación empeoró. Regresé a trabajar. Los empleados empezaron a sospechar algo. Todos los días me atormentan dolores de cabeza.

Me di cuenta de que ya no sentía placer ni del sexo, ni de la comida, ni del whisky, ni de las compras, ni del cine. Abandoné el gimnasio.

Llegó la desesperación. “¿Qué te pasa? ¿Depresión? ¿Edad? ¿Una enfermedad? Tienes una pareja, trabajo, apartamento, coche y gato. Muchos no tienen ni eso, ¿por qué no eres feliz? ¡Ya no sabes qué quieres! ¿Por qué tienes esta apatía, perezosa? ¡Contrólate!”, me decía a mí misma. “¿Y si todo sigue así?”, me preguntaba la desesperación y no recibía respuesta.

Mi estado de ánimo se ha vuelto inestable. Mis ataques de ira repentinos me atormentan a mí, a mis compañeros de trabajo, a mi esposo.

Junto con mi hipocondría las cosas en la empresa están empeorando. Cerré dos tiendas de tres. Sin piedad, lágrimas, tristeza. Me daba lo mismo. Miraba al vacío, y él me miraba a mí.

Me sorprendí pensando en el suicidio. Comencé a buscar un psicoterapeuta. Encontré uno. A escondidas de mi marido, fui a una consulta. Me diagnosticó depresión. Me recetó unos antidepresivos.

Un mes de estabilidad. Y de nuevo la frustración. Todo comenzó con el hecho de que, en el rincón oscuro de mi habitación, apareció nuevamente la silueta familiar del Gato de Cheshire. Hola, insomnio, pasa adelante...

Regresé a mi infierno personal.

Un día, mi esposo llegó temprano a casa del trabajo y me encontró con un vestido de trabajo en la cocina. Tomaba café y leía las noticias. Mi marido comenzó a preguntarme desde lejos:

— ¿Qué comiste?

— No me acuerdo. Creo que pavo con trigo sarraceno.

— Comimos pavo con trigo sarraceno hace dos semanas. Ahora en casa tenemos sopa, puré de papas y albóndigas, pero tengo la sensación de que me los como yo solo. Pero el café molido y la leche se acaban muy pronto. ¿Comes en el trabajo?

— Sí. Claro. Como en el trabajo.

— Entonces, en el trabajo... Bien. ¿Tu bolsa de maquillaje está contigo?

— Debe estar en mi bolso...

— Está en el cajón. Hace tres o cuatro meses. No te maquillas hace mucho tiempo.

— ¡Qué atento eres! Por eso no te soy infiel. (Estoy tratando de sonreír, después de bromear).

— Difícilmente lo lograrías. Andas con la cabeza sucia, en ropa arrugada. ¡Mira tu vestido! Hay una mancha en él, pero eso no te impidió ir a trabajar. Ahora llegaste a casa del trabajo y, sin siquiera cambiarte la ropa, ¡te sentaste a tomar tu café favorito! No comes nada, estás callada, desordenada. ¿Dónde está mi esposa? ¿Dónde la escondiste? Mi esposa es hermosa, alegre, ruidosa, elegante, fresca. Usaba tacones, vestidos, se hacía peinados, manicura, tenía una risa alegre. Has sido así durante 12 años. ¿Qué pasó?

Y yo, incapaz de soportar la presión, lo conté todo. Mi peor revelación. Reconocimiento de mi debilidad. Mi derrota. Incluso el doctor no me ayudó a salir de este pantano. Me he permitido, finalmente, llorar desconsoladamente frente a mi esposo. Le propuse un divorcio. La mujer que él amaba probablemente murió. ¿Cuál era el sentido de torturarse mutuamente?

Me escuchó atentamente. Mirándome de cerca con sus severos ojos grises. Los amo tanto. Siempre quise que nuestros futuros hijos tuvieran sus ojos. Y luego me abrazó con fuerza. Comenzó a besarme mi cara llena de lágrimas y mi nariz roja hinchada...

Hablamos hasta muy tarde. Él preguntó:

— ¿Qué te gustaría hacer si te imaginas que tienes mucho tiempo libre?

— Quiero estudiar una segunda carrera. Quiero mejorar mi inglés. Quiero viajar a Canadá. Quiero mudarme a vivir a otra ciudad o país. Quiero finalmente obtener una licencia de conducir. Quiero tener hijos.

— ¿Y qué te impide hacer todo esto?

— Mi empresa... Oh, Dios... Espera... ¡Entendí! ¡Odio este negocio desde hace mucho tiempo! ¡Ya no quiero más hacer esto! Esta rutina aburrida. Estos muebles. Estos clientes. Estos impuestos. Estos proveedores. Esta responsabilidad enorme. Estoy tan cansada de esto. Mi trabajo ya no me inspira. Me cuesta ir allí. Si tuviera gasolina y un fósforo, lo incendiaría todo y bailaría alrededor, ¡riéndome alegremente! Tenía miedo de admitirme esto a mí misma. Por lo tanto, inconscientemente, hacía todo lo posible para que la empresa se cerrara. Sufrí durante medio año, sin darme cuenta de que mi trabajo simplemente me agotó.

A la mañana siguiente, después de mi revelación, solicité la liquidación de la empresa. ¡Dobby es un elfo libre! ¡Otra vez siento la vida a mi alrededor! Desde hace 2 años estamos viviendo en otra ciudad, donde estoy buscando una nueva inspiración.

Para mí, la crisis de vida ha terminado. Ahora estoy esperando nuevas aventuras.

¿Has tenido que elegir entre un ingreso estable y tu bienestar emocional? Cuéntales a los lectores de Genial.guru cómo actuarías en una situación similar.

Compartir este artículo