Genial
Genial

Cómo elegir una carriola para tu bebé sin cometer errores que podrían costar caros

Elegir una carriola no es una tarea simple. Menos aún si uno es padre o madre por primera vez. Son muchos los modelos y los diseños que hay en el mercado actualmente, pero te adelantaremos algo: no es tan complicado como parece. Es cuestión de conocer cuáles son las opciones y en qué debes fijarte a la hora de elegir una u otra.

Por eso, Genial.guru te presentará los tipos de carriolas y qué debes tener en cuenta a la hora de elegir el transporte de tu bebé.

Tipos de carriolas

Hay distintos tipos de carriolas, y cada uno está pensado para servir a diferentes necesidades y a lo que cada familia precise. Por eso, deberías plantearte junto a tu pareja qué es lo que más se amolda a lo que ustedes quieren. Las opciones en el mercado son muchas, pero queremos darte un consejo: ten en cuenta que lo que compres sea práctico y se ajuste a tus necesidades.

1. Ultralivianas

Son livianas, ya que su peso aproximado no supera los 6 kilos. Son prácticas a la hora de abrirlas y cerrarlas, y suelen plegarse de buena manera, sin ocupar mucho espacio. Existen varios modelos dentro de este tipo de carriolas, teniendo en cuenta sus accesorios y sus opciones de reclinado.

2. Carriola-cuna

Es un tipo de carriola específicamente pensado para los recién nacidos, ya que al poder reclinarse a 180° permite que sea utilizada como cuna. Al principio puede ser cómoda y práctica para el bebé, pero deberás tener en cuenta el tamaño y el peso, dependiendo del modelo, ya que suelen ser más grandes y pesadas que las carriolas livianas.

3. Travel system

Ideal para la gente que suele desplazarse en su propio auto. Una carriola travel system se caracteriza por venir en conjunto: además de la carriola, incluye un asiento para el coche. Este último suele acomodarse en la carriola para que puedas trasladar al bebé cuando es muy pequeño y para no despertarlo al bajar o subir del auto.

Aspectos para tener en cuenta: estos asientos vienen con ciertas restricciones con respecto al tamaño y su vida útil, ya que generalmente pueden ser utilizados por el bebé hasta el año o hasta los 12 o 15 kilos, siempre dependiendo del modelo. Algunos vienen con base, para ya dejarlos asegurados en el auto, y otros debes colocarlos cada vez que los usas.

4. 3 en 1

Sería una mezcla entre el punto 2 que presentamos, una carriola que se hace cuna, y un travel system, el cual incluye el “huevito” o portabebés para trasladar al pequeño en el auto. Aunque estos modelos son supercompletos, suelen ser aparatosos, y debes tener en cuenta realmente cuánto uso les darás a sus agregados.

5. Jogger

Son fáciles de identificar, ya que suelen tener 3 ruedas, dos traseras y una delantera. Son ideales para superficies más irregulares, aunque suelen ser menos estables al subir o bajar escalones o aceras, justamente por sus 3 ruedas. Son ideales para salir a correr o para dar largos paseos, pero suelen tener ruedas más grandes que los otros tipos de carriolas, lo que hace a estos modelos menos compactos.

¿Qué hay que tener en cuenta a la hora de elegir una carriola?

Bien, ya conoces los distintos tipos de carriolas que venden las compañías, y si ves travel system o 3 en 1 sabrás identificar a qué hacen referencia. Sin embargo, si eres una madre o padre primerizo (o una pareja), probablemente sigas igual de perdido, ya que no es fácil sumergirse en el mundo de la maternidad y paternidad. Para evitar futuros dolores de cabeza, puedes revisar estos consejos y tenerlos en cuenta a la hora de decidirte por una carriola o para orientarte en la búsqueda.

No desestimes el tamaño de las ruedas y el ancho de la carriola

“¿Entra por la puerta de mi casa/apartamento?”, “¿Entra en el ascensor?”. Parecen preguntas simples que se responden con un sí, pero no siempre es así. Muchas carriolas están pensadas para que las ruedas sean de fácil quitado/ensamblado, en caso de que no pasen por una puerta o si, a pesar de estar plegadas, no entran en el maletero del auto.

Además, si sueles buscar modelos en Internet, presta especial atención a las medidas: muchas veces, el ancho es de rueda a rueda del frente, y no de la zona posterior, que es aún más ancha. Así que siempre es preferible preguntar sobre esos detalles para que no te jueguen una mala pasada, y si te acercas a una tienda física, no dudes en llevar una regla o algún otro objeto para medir.

Maletero del auto vs. comodidad para el transporte público

La mayoría de los modelos son adaptables para llevar en el maletero de un auto. Sin embargo, si uno de los padres planea manejarse solo en transporte público con el bebé, debe cerciorarse de que la carriola pueda plegarse OBLIGATORIAMENTE con una mano. Imagina que estás en la parada del bus con el bebé en tus brazos y necesitas de ambas manos para plegar la carriola. ¡Imposible! En cambio, si planeas moverte en automóvil, es probable que el pequeño se encuentre en el portabebés asegurado, por lo que podrás disponer de ambas manos para guardar la carriola.

Dónde se va a usar

No es lo mismo una carriola para campo que para ciudad. Debe evaluarse el lugar donde uno habita y donde más uso piensa darle, ya que, si la persona vive en un sitio más agreste, con un terreno con relieve, necesitará una carriola más fornida, con ruedas más grandes (o dobles) y mayor estabilidad que si vive en la ciudad, donde hay asfalto y rampas en las esquinas. Si uno es de viajar mucho en avión, también puede considerar comprar una carriola que se vuelva extremadamente compacta para poder subirla a la cabina en lugar de despacharla.

Especial recién nacidos

Hay carriolas que no son aptas para un bebé recién nacido. Para que lo sea, debes tener en cuenta dos opciones. La primera es que se recline a 180° o casi a ese ángulo, ya que, como los más pequeños aún no pueden sostener por sus propios medios su cabeza, otra posición es peligrosa para ellos.

Por otro lado, los travel system que vienen con un sistema de encaje están diseñados para poder colocar el “huevito”, también conocido como portabebés, y que el bebé permanezca en él. Sin embargo, debes considerar que no es recomendable utilizarlo para paseos o viajes largos, ya que está contraindicado que permanezcan en el portabebés por más de dos horas.

Otras utilidades

Hay detalles sobre la carriola que son muy personales, y cuya elección dependerá del gusto de cada familia. Para algunas pueden ser de mayor importancia, como para otras no serlo.

  • Rotación: permite girar el asiento donde va el niño en ambas direcciones, para poder tenerlo de frente mientras se utiliza la carriola.

  • Capota con visor: permite observar al bebé.

  • Canastos grandes, portavasos, bandeja y accesorios varios.

  • Mosquitero y cobertor de lluvia: aconsejable tenerlos. Aunque no vengan incluidos en la carriola, pueden comprarse aparte.

  • Tapizado extraíble: práctico para el lavado. En caso de que no lo tenga, siempre puedes comprar una funda para la carriola, que también resultará práctica a la hora de desmontarla y meterla en la lavadora.

¿Qué te resulta más difícil a la hora de elegir una carriola? Si ya pasaste por la elección, ¿por cuál te decidiste? ¿Qué recomiendas?

Compartir este artículo