Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

Una mujer bajó decenas de kilos en un año y medio, y nos contó qué la ayudó a lograrlo

Paso a paso, de a poco, pero sin detenerse. Eso es lo que hizo Meghan See, una mujer que decidió bajar de peso asumiendo la responsabilidad de hacer ejercicio físico 10 minutos al día. El resultado de su esfuerzo salta a la vista, y con su ejemplo demuestra que todo es posible si actuamos con constancia, venciendo un obstáculo a la vez.

Meghan le contó a Genial.guru cómo fue su proceso de bajar de peso, y su motivadora historia puede ser de ayuda para quienes desean realizar un gran cambio en sus vidas.

Una decisión importante

Ya de niña, Meghan See tuvo una mala relación con la comida. Eso la llevo a pesar casi 100 kilogramos en la escuela primaria. Aunque se sometió a varias dietas para perder peso, volvía a recuperarlo poco tiempo después. El punto crítico llegó a los 30 años, cuando Meghan ya tenía una pequeña hija. Esto sucedió en 2017, y, con un peso de 190 kilogramos (420 libras), ella decidió ponerle fin a su sobrepeso.

Estaba cansada de sentir dolor y de haber perdido su movilidad. Sabía que sus elecciones estaban perjudicándola y quería cambiar. Lo que motivó a Meghan a ponerse en marcha fue su hija, ya que no quería que creciera sabiendo que su madre no había podido vencer su adicción a la comida. Quería estar allí para su pequeña, y entonces supo que no necesitaba una dieta mágica, sino hacer un gran cambio en su vida.

Pequeños cambios, grandes resultados

Sin recurrir a una dieta específica, Meghan comenzó a realizar modificaciones en su alimentación de forma gradual. Analizo el menú que seguía habitualmente y cambió los alimentos procesados por otros saludables, dejando de lado los refrescos y la comida rápida. Lo importante para ella era no dejar de disfrutar de la comida.

Otro paso importante fue mantenerse activa y en movimiento cada día, aunque fuera solo por 10 minutos. De a poco fue aumentando la intensidad y el tiempo. A casi dos años de haber empezado con este programa, ¡ya logró perder 108 kilogramos!

Una vida nueva

No seguir una dieta específica ni atenerse a una estricta rutina de ejercicios fue muy positivo para Meghan. Así pudo disfrutar de cada cambio que iba produciéndose en su vida. Uno de ellos fue eliminar los pensamientos negativos y reemplazarlos por positivos. A medida que iba perdiendo peso, se sentía más segura de sí misma y su autoestima iba creciendo.

Toda la vida de Meghan dio un giro de 180°. No se trataba solamente de mejorar su silueta, ya que ella quería un estilo de vida que la hiciera sentir orgullosa, ansiosa por disfrutar de cada día. Y lo logró. Ahora se siente bendecida por poder moverse con libertad, gozar de salud y poder jugar con su hija.

La clave del éxito

Muchas personas intentan una y otra vez perder peso para verse bien, pero sobre todo para mejorar su salud. Lo intentan constantemente, y, como Meghan, al principio, fracasan. Lo que le funcionó a ella fue mantenerse positiva.

Meghan aconseja detener el diálogo interno negativo y cambiar el “no puedo” por el “voy a lograrlo”. Autoanimarse cada día y no aceptar críticas que no sean constructivas. Si no es productivo o útil, entonces, lo mejor es descartarlo. Con paciencia, determinación y apoyo de los seres queridos, hacer grandes cambios es totalmente posible. Meghan es un ejemplo de ello.

¿Qué cambios te gustaría realizar en tu vida? ¿Crees que el ejemplo de esta mujer puede ayudarte a lograrlo? ¡Comparte tu opinión con nosotros en la sección de comentarios!