Genial
Genial

13 Personas que saben de primera mano que lo más importante en el matrimonio es tener nervios de acero

“Un hombre de verdad es un hombre que recuerda exactamente el día del cumpleaños de una mujer y que no sabe cuántos años tiene. Un hombre que nunca recuerda el día del cumpleaños de una mujer, pero que sabe exactamente cuántos años tiene, es su marido”, bromeó una vez una actriz. Pero como saben, hay algo de verdad en el chiste. Así que nuestras historias cuentan sobre las dificultades de la convivencia familiar, donde hay lugar tanto para la comedia como para el drama.

En Genial.guru, pensamos: ¿qué son las “relaciones ideales”? ¿Crees que deberían tener algo de extremo o no?

  • En el teatro, durante el intermedio, fui al bufé. Allí, vi a un hombre parado, joven y saludable, que estaba comiendo esos panecillos dulces del bufé teatral, unos que son redondos, que se hornean ya añejos, luego se guardan en un almacén durante un mes y después pasan 3 más en el mostrador del bufé. Comía uno tras otro, casi se ahoga. Al lado estaba una chica; aparentemente, la esposa—una joven bien arreglada con labios hechos, cejas depiladas, maquillaje y manicura. Y bueno, escuché involuntariamente su diálogo:
    Ella: “Bueno, ¿por qué estás comiendo esos panecillos?”.
    Él: “¡Tengo hambre, quiero comer! No cocinas en casa, nuestra casa está completamente vacía”.
    Ella: “Eh, ¿cómo que no cocino? ¡Te cociné un pollo!”.
    Él: “¡María! ¡Me cocinaste el pollo en abril! ¡Y ahora estamos a fines de mayo!”. © # 464734 / Bash.im
  • Mi esposo y yo decidimos escribir en hojas de papel lo que nos molesta a uno del otro.
    Yo escribí una lista de 2 hojas, y él escribió: “Te amo de cualquier manera”. Sentí una vergüenza... © # 454202 / Bash.im
  • Una vez perdí un guante. Era hermoso. Fue una pena. Un día después, bajé y vi que mi guante estaba apoyado sobre los buzones de correo. ¡Qué feliz estaba! Pero como ya iba tarde al trabajo y tenía otros guantes conmigo, sin pensarlo dos veces guardé el guante recuperado en mi buzón. Cuando volví a casa del trabajo, el guante en el buzón no estaba. Por la noche, mi esposo vino y me contó cómo a la hora del almuerzo encontró el guante de alguien en el buzón, lo sacó y lo colgó en la barandilla... © # 454202 / Bash.im
  • Mi esposa se enfermó y estos siempre son tiempos psicológicamente muy difíciles para nuestra familia. Por ejemplo, ahora está llorando porque nuestro gato no es sanador. © Standup_Ural / Twitter
  • Hace poco estaba alquilando un departamento. Era la mitad de una casa y en la otra mitad vivían marido y mujer. El marido era un hombre fuerte: rudo, serio, silencioso. Pero a veces escuchaba a través de la pared cómo gritaba y su esposa se reía o trataba de calmarlo. Parece que se estaba duchando y ella de repente abría el agua fría. Yo pensaba: ¡qué bromista! Seis meses después de mi llegada allí, me hice amiga de ella y descubrí por qué su esposo gritaba periódicamente. Cuando veía una araña en la pared, en el suelo, en el baño o en cualquier otro lado, perdía la compostura. Por una simple araña. Su esposa no les temía en absoluto a las arañas y las sacaba con sus propias manos. Pero antes de hacerlo, se reía o calmaba a su amado. © Bramarbas / Pikabu
  • Tengo una amiga que es una comandante nata. Ella es muy bajita: 1,5 m, no más. Y su marido es un gigante de casi 2 metros. Pero ser líder o no, no depende de la estatura. Es algo que o está ahí o no. Un día, a mi amiga le agarró el habitual: “¿por qué siempre yo?”.
    Esposo: “Cariño, ¿dónde debería colgar el cuadro nuevo?”.
    Esposa: “¡¿Pero no puedes decidir tú mismo?!”.
    El marido entró en un estupor durante 5 minutos, miró la pared, girando el cuadro en sus manos: “Cariño, hace 10 años que estoy casado, ¿por qué debería pensar yo en dónde colgar el cuadro?”. © JonnyDarco / Pikabu
  • Hace unos 8 años, mi esposo y yo estábamos caminando por el parque. Había una mujer con un perro que estaba tratando de oler todo a su alrededor y huir hacia los arbustos. La mujer lo jaló hacia atrás y dijo: “¡Es una vergüenza pasear contigo!”. ¿Por qué recuerdo esto? ¡Porque desde entonces, mi marido me lo dice a mí en los paseos! © Prohorlinna / Pikabu
  • A mi esposo no le gusta en absoluto hacer regalos. Le pedí que me regalase flores para el Día de la Mujer. Para asegurarme de que lo hiciera, le envié desde mi trabajo un e-mail con el texto: “¡Quiero tulipanes!”. Volví a casa y no había tulipanes. Pregunté:
    —¿Dónde están mis tulipanes?
    —¡Revisa tu correo!
    Lo abrí en mi teléfono y había una postal con tulipanes. Yo había recibido alrededor de un centenar de estas postales de clientes, amigas, amigos y familiares... © Tinochka / AdMe
  • Mi yerno hizo algo. Aproximadamente 2 semanas antes del cumpleaños de su esposa (mi hija), vino a casa por la noche y puso un paquete arriba de un mueble alto. El lugar es tal que nadie mira realmente allí, alto y en un rincón oscuro. Luego, llamó a mi hija, le mostró dónde estaba el paquete y le dijo: “Mira, allá te puse un regalo para tu cumpleaños, así que no lo toques y no lo mires”. Si él no hubiera dicho nada, ella ni lo habría visto. Mi hija me pidió que lo escondiera. A ella no le gusta recibir regalos por adelantado. Pero cuando es así, cuando uno sabe dónde está el regalo, involuntariamente la mirada se va directamente allí para mirar, esto ya es una especie de tortura. Y fue un regalo excelente: una cámara cara con la que mi hija soñaba. © Lavantina / AdMe
  • A mi marido le gusta burlarse de mí. Y como estoy bastante cansada de ello, ya no me importa nada, al final solo él sufre. Recientemente, vimos con él una película de terror. Este bromista decidió asustarme y, mientras yo estaba en el baño, se escondió en el balcón. En resumen, no me sorprendió y lo encerré allí. ¡Cómo gritó durante una hora, cómo golpeó la puerta! Pensé, bueno ahora al menos se calmará con sus bromas. Pero no. Ayer también me suplicaba que le abriera, estando parado en el pasillo común. © Escuchado por ahí / Ideer
  • Mi esposa llegó tarde a casa de una despedida de soltera. Me desperté porque ella me estaba mirando con ojos de “vidrio” extendiéndome una tanga brillosa de hombre. Me la dio y se tiró a dormir. Después de eso, ya no pude dormir yo: un montón de pensamientos pululaban en mi cabeza. Decidiendo no despertar a mi esposa, le escribí a una de sus amigas, a lo que ella me mandó un video en el que mi fiel esposa gritaba: “¡Oh-oh-oh, se la daré a mi marido, definitivamente le quedará bien!”. ¡Mi esposa hogareña! Todo lo trae de vuelta a la casa, todo a la familia. © Habitación n°6 / VK
  • Hace poco estuvimos con mi esposo en un restaurante. La camarera se insinuaba descaradamente a él frente a mí. Yo estaba en el noveno mes de embarazo, dije: “No los estoy molestando, ¿no?”. Entonces, mi esposo le dijo: “Señorita, no es necesario hacer todo esto para recibir una propina: mi esposa tiene la billetera”. © gromokam / Twitter
  • El otro día, completamente por accidente (mi teléfono estaba descargado y tuve que hacer una llamada urgente), vi en los contactos de mi marido un número agendado con el nombre “Conejito”. Al darme cuenta de que no iba a escuchar la verdad, ni siquiera comencé una conversación, simplemente caminaba y me ponía cada vez más loca. ¡Y hoy la verdad finalmente ha salido a la luz! Mi esposo vino después del trabajo con... un conejito y comenzó a enseñárselo a nuestra hija. Un conejito pequeño y blanco con orejas largas y pelaje suave. No, bueno, es lógico, sino ¿de qué otra manera puedes anotar el número de la mujer a la que le ibas a comprar un conejito para tu hija? © Habitación n° 6 / V
Genial/Pareja/13 Personas que saben de primera mano que lo más importante en el matrimonio es tener nervios de acero
Compartir este artículo
Te pueden gustar estos artículos