Genial
Genial

20 Historias que demuestran que los hombres y las mujeres son acertijos incomprensibles el uno para el otro

Aunque la diferencia entre los hombres y las mujeres es obvia, seguimos sorprendiéndonos los unos a los otros en los momentos más impredecibles; por ejemplo, reparando una aspiradora sin usar herramientas o dejando las compras en el supermercado para que nuestra pareja del sexo fuerte vaya a buscarlas.

Genial.guru recopiló 20 historias que demuestran las radicales diferencias entre la lógica masculina y la femenina.

  • Recuerdo que cuando tenía 4 años, hubo una epidemia de piojos en la guardería, y bueno, también yo los agarré. Mi padre me llevó a una peluquería donde me afeitaron la cabeza, cosa que hizo en secreto, para que mi madre no se pusiera mal. Pero ella se puso mal igual, porque para entonces ya me había curado con un remedio especial. Esto es todo lo que necesitas saber sobre la iniciativa y la determinación de los hombres. @Dengiz
  • Camino por la calle y escucho a un niño de unos 6 años gritando, mientras persigue a una niña: "¿Para qué voy a competir contigo si siempre inventas el motivo por el que ganaste?" @dip0rustam
  • Mi marido no tolera el calor, pero le encanta el frío. Para su cumpleaños, que es en invierno, en el trabajo le regalaron una frazada. Pensé que no era un buen regalo para él. Pero él vino a casa, me envolvió en esta frazada, abrió todas las ventanas y se fue a dormir. Aparentemente, después de todo sí que era un un regalo útil para él... @PivBear
  • Uno de mis amigos lleva trabajando muchos años en una escuela deportiva como entrenador de acrobacia.
    A cada nuevo grupo de padres, en la primera clase de entrenamiento, le muestra el mismo truco: pone unas colchonetas en el piso y les dice a los niños que corran alrededor de esas colchonetas. Unos minutos más tarde da el comando:
    - Acuéstense sobre las colchonetas, ¡rápido!
    Bueno: los niños se acuestan boca abajo, sobre el estómago y las niñas, boca arriba, sobre la espalda. ¡Siempre! @tratatyr
  • Diálogo entre mis padres:
    -¿Recuerdas qué día es hoy? ¡Hoy hace 20 años que estamos juntos!
    -Cariño, suenas como si estuvieras contando el tiempo que llevas cumpliendo una condena" @PivBear

  • Mientras yo dormía, mi novia se ofendió conmigo y se acostó en el otro lado de la cama. Luego le dio frío, dejó de ofenderse y se acostó a mi lado. Yo ni me enteré de nada, acaba de contármelo. @valovic
  • Muchas veces, los hombres se ríen de las "tabletitas rojitas", "autitos blanquitos" y otras características técnicas extraídas de la conciencia de la parte femenina del planeta. Bueno, hoy fui a una tienda de ropa para niños. Busqué a una asesora y le pedí que eligiera unos pantalones de invierno para mi hijo. En respuesta, ella me hizo un montón de preguntas: altura, peso, color de ojos, tolerancia fisiológica al frío... A lo que mi cerebro sobrecargado no pudo responder nada más inteligible que "eh... negritos". @pikabushek
  • Trabajo en una florería que hace entrega de ramos que, muchas veces, se acompañan con postales y notas. Y tenemos una maravillosa postal para los regalos sin ningún motivo que dice: "¡Simplemente te amo, sin necesidad de estas estúpidas celebraciones!". Pero, sorprendentemente, muchas veces escribimos en esa postal: "Feliz cumpleaños, mi amor". Me parece que la cacareada lógica masculina es un mito. @ideer
  • Cuando éramos pequeños, mi hermano menor y yo a veces peleamos. Y como yo era mayor y más fuerte, generalmente ganaba. Un día volvimos a pelear. Él se sentó en el suelo y comenzó a llorar. Y yo me di cuenta de que había hecho algo mal y comencé a pedirle perdón. ¡Y él no me perdonaba! Yo no estaba lista para este giro de los acontecimientos, y quedé perpleja. Él lloraba y no se calmaba. Comencé a entrar en pánico y a llorar yo también. Y entonces encontré una salida "brillante". Le dije: "Perdóname, lo siento, ¡perdóname o te pegaré más!". Pero no me perdonó... Y le pegué más. @Klotyde

  • Cuando comenzamos a salir con mi, entonces, futuro esposo, él me preguntó en la tercera cita: "¿Qué te gustaría recibir para tu cumpleaños?"
    -Que me propongas matrimonio- dije yo.
    -¿Y si solo te regalo un anillo?- preguntó mi futuro marido shockeado.
    -No. Un anillo me lo puedo comprar yo sola. Quiero casarme contigo.
    5 años más tarde, mi esposo todavía está en estado de shock por tanto atrevimiento. @ShiNekoHayabusa

  • Estoy en una parada de autobús, junto a una mujer mayor. Llega el autobús. La mujer le pregunta al conductor: "¿Es este el autobús que va a la destilería?". El conductor: "No". La mujer baja. Yo le grito: "¡El conductor se equivocó, sí que va a la destilería!" (realmente se había equivocado). La mujer: "Yo no necesito ir allí". @Nitrichaos
  • Con mi novia, decidimos tomar una cerveza. Fuimos a la tienda, a comprar. Cuando íbamos hacia la caja registradora, vimos un acuario con cangrejos vivos. Por supuesto que los compramos. Volvimos a casa. Mi novia:
    -¿Y cómo se cocinan?
    -Solo hay que hervirlos.
    Ella (horrorizada):
    -¿Cómo? ¿Vivos?
    Me quedo pensando que tiene razón, es inhumano.
    -Bueno, ¿tus sugerencias?
    Unos segundos de reflexión...
    -¡Podemos ahogarlos! @evolution77

  • Mi esposa regularmente va al hipermercado que está cerca de casa, y compra todo lo que ella quiere. Después de llenar el carrito y pagar, de repente se da cuenta de que no podrá llevar todo eso. Entonces esta mujer genial pone todo lo que ha comprado en bolsas, guarda las bolsas en los casilleros para las carteras, cierra los casilleros y se va sin cargar nada, solo las llaves resuenan en su cartera. Al llegar a casa, me manda a la tienda a buscar los productos, solo que en lugar de ir con una lista de compras, voy con las llaves de los casilleros... @BykaNaPikabyke

  • Recuerdo que tenía entre 4 y 5 años, y era amigo de dos compañeros de la misma edad, una niña y un niño. Un día, la niña dejó de hablarme. A la pregunta "¿por qué?" guardaba silencio, pero al final insistí y logré que me dijera:
    -Cuando paseábamos con Martín, me caí por la escotilla, pero no me ayudaste, ¡Me ayudó Martín!
    -Pero no estaba con ustedes, si estuviera, ¡entonces te habría ayudado!
    -¡Pero no lo hiciste!

    Así es como en mi niñez conocí por primera vez la lógica femenina. @Pymbo

  • -Cariño, tráeme una toalla.
    -¿Cuál?
    -¡Cualquiera!
    -¿Segura?
    -Sí. Ya tráemela, tengo frío.
    Se la llevo.
    -¿Pero qué me trajiste?, ¡esta no! @therageofgods
  • Me peleé con mi esposa, y me dijo que durmiera en el sofá. Me despierto en la mañana en el sofá y ella duerme a mi lado. @AdventureTime32
  • Ayer le compré a mi esposa un anillo carísimo. Porque sí, por exceso de sentimientos. Lo primero que me preguntó fue: "¿Qué pasó? Dime la verdad, ¡incluso la más terrible! ¿Robaste algo? ¿Me engañaste?". Ahora está sentada en el rincón, haciendo pucheros, pensando que le estoy ocultando algo. ¡Ojalá le hubiera comprado una sartén! @berd2003
  • Decidimos con mi novia levantarnos temprano para salir a correr por la mañana. A las 8:00 hs suena la alarma. Yo:
    -Hora de levantarnos.
    -Tengo sueño...
    -De acuerdo. Durmamos más.
    Puse la alarma a las 9:00 y me dormí. Una hora más tarde, la alarma suena nuevamente. Yo:
    -¡Es hora! Ahora sí tenemos que levantarnos.
    -Maldición. Todavía tengo sueño.
    -¡Pero ya dormimos una hora más!
    -Yo no dormí. Estaba avergonzada. @RazB0YniK
  • A nuestra aspiradora se le rompió el botón de encendido. Solo funciona si lo mantienes presionado todo el tiempo. Mi madre y yo nos volvimos locas: con un pie en el botón, tirando de la manguera lo más que se puediera en esta posición.
    Hace poco, mi papá decidió pasar la aspiradora y resolvió este problema de manera brillante: giró la aspiradora. Como resultado, el botón quedó constantemente presionado contra el suelo, y mi padre, tarareando, arrastraba la aspiradora detrás de él. Hombres... @poluyanov
  • Esta mañana, en la calle, encontré un smartphone que tenía en la pantalla bloqueada un número de teléfono (para que la persona que lo encontrara pudiera ponerse en contacto con los amigos/ familiares del propietario). Marqué los números indicados: el smartphone encontrado comenzó a sonar. En la pantalla apareció mi número. "De una mujer", pensé. Y comencé a esperar. Al mediodía llamó una mujer y me preguntó, sorprendida, por qué no la había contactado al teléfono indicado en la pantalla. @Chew6akka

Seguro que a ti también más de una vez te sorprendieron las acciones de alguien del sexo opuesto. ¡Cuéntanos las historias más divertidas en los comentarios!

Imagen de portada Chew6akka/pikabu
Genial/Pareja/20 Historias que demuestran que los hombres y las mujeres son acertijos incomprensibles el uno para el otro
Compartir este artículo
Te pueden gustar estos artículos