Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

10 Consejos útiles para padres que están en la etapa de entrenar a sus bebés para que vayan al baño solos

Una de las etapas más complicadas por la que forzosamente tienen que pasar los padres y los pequeños es la de aprender a ir al baño, pero quienes son papás primerizos pueden verse en la incertidumbre de no saber ni cómo ni cuándo empezar con ese proceso.

Por ello, Genial.guru preparó 10 consejos que pueden ayudarte si has pensado en empezar a atravesar esa etapa o si ya comenzaste a hacerlo.

1. Identifica las señales que indican que el niño está listo

Existen ciertas señales de comportamiento físicas y emocionales que pueden indicar que el niño está listo para empezar con el entrenamiento para dejar el pañal:

  • Hace del baño en horas que casi siempre son las mismas.
  • Deja su pañal seco por más de 3 horas.
  • Se incomoda cuando el pañal está sucio.
  • Domina la capacidad para caminar.
  • Imita acciones y comportamientos de personas mayores.
  • Muestra interés por el inodoro (se asoma, jala la palanca y quiere acompañarte al baño).
  • No hay deposiciones por la noche.
  • Reconoce cuando está haciendo del baño (lo llama por su nombre o se esconde cuando lo hace).

2. Entiende la diferencia entre controlar los esfínteres y aprender a avisar

Aunque a los adultos les resulte sencillo, hay que comprender que aprender a ir al baño es un proceso complicado que requiere de muchas destrezas verbales y cognitivas que el niño apenas está conociendo. Lo primero que el pequeño aprende es a asociar una sensación interna con un resultado (hacer del baño). Este aprendizaje es una destreza cognitiva sobre su cuerpo, y, cuando el niño aprenda a reconocer dicha sensación, dará señales físicas como expresiones de nerviosismo, de esfuerzo o incluso querrá esconderse.

Sin embargo, también debe aprender una destreza verbal: asociar las palabras “pipí” y “popó” (o las que quieras enseñarle) con lo que estas significan. Por lo tanto, el niño debe conectar su destreza verbal con la cognitiva, cosa que no es nada sencilla. Hay pequeños que pueden reconocer primero lo que es pipí o popó sin entender aún la sensación previa al acto de hacer del baño, pero también los hay quienes primero reconocen la sensación interna y luego las palabras. Lo importante es que tengas presente que son dos destrezas distintas y que debes estar atento a las señales mientras el pequeño aprende el proceso por completo.

3. Establece un día para decirle adiós al pañal y que no vuelva nunca más

Establecer un día en función de las actividades familiares puede ayudarte mucho; es decir, si no planean un viaje, si podrás dedicarle toda tu atención (porque la necesitará), si son vacaciones, o cualquier otra situación. Esto hará que el entrenamiento sea más rápido una vez iniciado, y que la preparación previa también ayude a mantener la paciencia.

Eso sí, si ya lo empezaste, lo preferible es no retroceder ni regresar al pañal a menos que sea necesario, y no porque desistas en el intento porque el pequeño está enfermo del estómago, porque harás un viaje largo en carro o cualquier motivo que no lo valga. La única razón para volver al pañal debe determinarla el pequeño y sus emociones, por eso es importante brindarle la mayor seguridad posible. Es importante tener en cuenta que muchos psicólogos afirman que usar pañales cuando ya comenzó el entrenamiento para ir al baño puede confundir al niño.

4. La vida continúa, y el entrenamiento para dejar el pañal no debe ser el tema principal de la familia

A la par de establecer un día, algunos psicólogos especializados en niños recomiendan planificar una rutina, es decir, llevar al niño al baño cada cierto tiempo y siempre cumplirlo. Al mismo tiempo, antes de salir, lo mejor es llevarlo al excusado. De esta manera, el pequeño comenzará a entender la asociación de la micción o la deposición con el inodoro.

Pero establecer una rutina no significa que todo deba girar en torno a que el niño está entrenando para dejar el pañal; es decir, nada debe decidirse en función del entrenamiento. Por ejemplo, no debemos prohibirle o permitirle algo porque fue o no al baño, y tampoco debemos hacer que todo el tiempo nuestro tema de conversación con el pequeño sea sobre ese asunto, menos aún cambiar nuestros planes porque “el niño está aprendiendo a ir al baño”.

5. Quizá prefieras que tu pequeño no use bacinica

No, no se trata de que la bacinica sea mala para ellos, simplemente se trata de avanzar dos pasos en uno. Muchos niños que se acostumbran a usar la bacinica después presentan uno que otro problema para dejarla y comenzar a usar el inodoro, ya sea por costumbre, por el temor de hacer en un lugar ajeno al suyo, entre otros. Si tu hijo muestra interés por ver cómo es que sus padres o, en otro caso, sus hermanos mayores van al baño, en dónde y cómo lo hacen, no tendrá problema en querer usar el mismo lugar que ellos (claro que con un adaptador). Además, al salir de casa, será más sencillo cargar con un adaptador que con una bacinica.

6. También puede ser preferible evitar los calzones entrenadores desechables

Bajo la misma premisa de que los pañales pueden confundir al niño, los calzones desechables podrían hacer lo mismo, puesto que son del mismo material y tienen la misma función que un pañal. Además, tienen el mismo problema de dañar el medio ambiente por ser desechables. Su única ventaja es que te evitan mucho trabajo, pero lo importante es brindarle al pequeño la mejor de las experiencias en esta transición.

7. Ten siempre un kit de emergencia

En medio del entrenamiento para dejar el pañal, habrá momentos en los que tendrás que salir de casa. Siempre hay que estar preparados para cualquier imprevisto, y, si eres una mamá que ha decidido no usar entrenadores desechables, esta lista te ayudará a saber qué deberías tener siempre en la pañalera:

  • Toallitas húmedas.
  • Protectores desechables (no usarás más de un paquete en todo el entrenamiento).
  • 3 Calzones limpios.
  • 3 Cambios de ropa.
  • Papel higiénico.
  • Gel antibacterial.
  • Toallitas desinfectantes.
  • Adaptador de inodoro o bacinica.

8. No premios, sí elogios

Uno de los métodos psicológicos más confiables para dejar el pañal es el Montessori, según el cual, no debes premiar ni convencer al pequeño de ir al baño con recompensas, porque si un día no le das nada, ¿significará que tiene el permiso de hacerlo mal?

Por el contrario, es mejor llenarlo de amor y elogios cada vez que vaya al baño y haga lo que intentas que aprenda. Este tema es delicado, por lo que, si no generas un ambiente agradable, amoroso y amistoso, podrías desencadenar problemas psicológicos más difíciles de sobrellevar, como encopresis o enuresis.

9. Opta por ropa holgada y fácil de quitar

Aunque es un consejo que parece un tanto obvio, si estás pensando en empezar con el entrenamiento, asegúrate de adquirir ropa que no te cueste mucho dinero (porque hasta podría arruinarse) y que sea fácil de quitar, ya que esa es otra de las cosas que los niños aprenderán en el proceso: ponerse y quitarse la ropa. Además, en las primeras ocasiones en las que tengas que detectar las señales de que está por hacer del baño, no tendrás mucho tiempo para llegar al lugar antes de la evacuación, por lo que llevar ropa holgada te ahorrará unos segundos valiosos.

10. Paciencia, mucha paciencia

La predisposición a todo lo que viene te ayudará a tener una mayor paciencia, así que tienes que saber que el tiempo, la edad, el momento y la manera serán determinados por tu pequeño y tú. Lo cierto es que los accidentes después de que creías que el proceso había finalizado ocurrirán, y a veces parecerá que se trata de retrocesos cuando, en realidad, siguen siendo parte del proceso. Lo más importante es que mantengas la paciencia en toda esa transición, porque puede parecerte muy frustrante e incluso puedes llegar a pensar que tu pequeño tiene dichos accidentes a propósito o para retarte, y la verdad es que no. Algo en él está interviniendo en su autocontrol, por lo que necesitará más amor y comprensión que nunca.

Cuéntanos, ¿cuál fue el proceso más difícil que tuviste que atravesar con tu pequeño hasta ahora? ¡Te esperamos en la sección de comentarios!