10 Controvertidos principios de crianza que sigue la gente rica

Los padres responsables y cariñosos quieren que su hijo sea feliz. Y preferiblemente adinerado. Desgraciadamente, no hay un libro de reglas para criar a una persona rica, a alguien de negocios o a una futura celebridad. De lo contrario, hace tiempo que solo los Rockefellers y Madonnas estarían paseando por el planeta. Y hasta que no lo haya, todos los padres educarán a sus hijos por ensayo y error, tratando de darles lo mejor y de sentar las bases para una vida feliz.

En Genial.guru tampoco tenemos ese apreciado esquema de reglas. Pero investigamos un poco por nuestra cuenta, averiguando qué principios siguen algunas de las personas más ricas del mundo a la hora de educar a sus propios hijos. Y ahora nos complace compartir los resultados.

1. Hasta cierta edad, los niños deben seguir siendo niños

Hoy en día, con tantos cursos educativos, los padres intentan inscribir a sus hijos en todo tipo de actividades desde una edad muy temprana: creen que así el niño se volverá más inteligente.

Sin embargo, lo que realmente necesita un niño es tiempo libre para jugar, ser creativo e incluso estar ocioso. Es en ese momento cuando su cerebro aprende a imaginar, a inventar y a crear algo nuevo. Los famosos lo saben, por lo que reservan tiempo para esos pasatiempos “perezosos” y sin compromiso, como simples paseos por los parques.

2. Privar a los hijos de la herencia es lo más normal

No todo el mundo lo hace, por supuesto. Pero muchos padres realmente ricos, como Bill Gates, Mark Zuckerberg o Daniel Craig, decidieron desheredar a sus hijos. Creen que los niños deben aprender a ganarse la vida por sí mismos. Jackie Chan comentó al respecto: “Si Jaycee es capaz, podrá ganarse la vida. Si no, solo desperdiciaría mi dinero”.

3. La caridad y la preocupación por los demás son importantes

En la sociedad existe el estereotipo de que los “niños de oro” son mimados, caprichosos y egoístas. Pero la gente que ha hecho una gran fortuna comprende que este es un camino que no lleva a ninguna parte. Por eso intentan explicar a sus hijos que también deben pensar en los demás. Los padres los llevan de viaje a países del tercer mundo, participan en programas de voluntariado y donan mucho dinero a obras de caridad.

Al final, no solo es “correcto” y bueno, sino también beneficioso. Al entender lo que la mayoría de la gente necesita (por ejemplo, medicina o vivienda), se puede invertir en la investigación científica pertinente o desarrollar programas de vivienda asequible. Y de esta manera se puede aumentar el capital.

4. Los niños aprenden a ganar su propio dinero ya cuando van a la escuela

Puede parecer un poco absurdo: si tus padres tienen millones, ¿por qué no pueden destinar al menos un poco de dinero a tus “deseos”? Sin embargo, este es uno de los secretos de la crianza de los ricos. Enseñan a sus hijos a trabajar duro desde pequeños.

El hijo de Chuck Feeney, fundador de Duty Free Shoppers Group, por ejemplo, vendía helados durante las vacaciones. Así es como, según el empresario, aprendió por experiencia propia el valor del dinero y cómo ahorrarlo.

5. Los hijos de padres ricos no eluden las tareas domésticas

Se podría pensar que no tiene sentido limpiar y cocinar cuando hay tantas niñeras y cocineros alrededor. Sin embargo, en muchas familias adineradas es costumbre que los pequeños aprendan a cuidarse solos. A Kate Middleton y al príncipe William, por ejemplo, les gusta cocinar con sus hijos.

6. Los ricos no persiguen dispositivos sofisticados

Muchos padres prestan mucha atención al equipamiento técnico de las escuelas a las que envían a sus hijos a estudiar. Steve Jobs, Bill Gates y los empresarios de Silicon Valley, en cambio, prefieren las escuelas tradicionales con bolígrafos, libros de papel y sin dispositivos adicionales.

También Kate Middleton cree que los juguetes de antes son más útiles que los modernos y tecnológicos. Por eso la duquesa de Cambridge elige para sus hijos muñecas, coches y otras cosas que eran populares tanto para ella como para sus padres. Nada de videojuegos ni aparatos electrónicos.

7. Los hijos de las familias ricas solo practican ciertos deportes

En las familias ricas, los niños suelen practicar deportes. De este modo, los padres se preocupan no solo por la salud de sus hijos, sino también por posibles contactos, que les serán de utilidad en el futuro. Se da preferencia a los deportes caros como el golf, el tenis o la equitación. Ahí es donde pueden hacer las conexiones necesarias.

8. Las familias adineradas no persiguen la educación universitaria

El esquema “escuela-universidad-trabajo” está firmemente implantado en nuestras cabezas. El mundo parece desmoronarse si un niño no va a la universidad. ¿Quién lo contratará después? Pero la práctica demuestra que se puede tener éxito y riqueza y hallar un buen empleo sin necesidad de ir a la facultad. Basta con pensar en Steve Jobs y Mark Zuckerberg, que nunca fueron a la universidad.

Además, el aprendizaje permanente, es decir, el proceso de aprendizaje a lo largo de la vida, está adquiriendo gran relevancia en la actualidad. Y la disponibilidad de la educación en línea está desafiando la necesidad de un programa universitario típico.

9. La familia es lo primero

Parece que esto no tiene nada que ver directamente con las finanzas. Sin embargo, muchas personas obscenamente ricas tienen rituales y tradiciones relacionados con las reuniones familiares. Los Rockefeller, por ejemplo, se reúnen regularmente y participan en eventos y foros generales. Y en la familia de Steve Jobs, mientras estuvo vivo, fue costumbre cenar juntos todas las noches, comentando libros y noticias importantes.

10. Fantasear es útil. El sueño más audaz puede convertirse en un proyecto grandioso

Los padres ricos saben lo importante que es soñar. Al fin y al cabo, ellos también imaginaron alguna vez una vida hermosa para sí mismos y quisieron cambiar el mundo. Por eso los empresarios y los famosos animan activamente a sus hijos a soñar, fantasear e imaginar, aunque se trate de proyectos descabellados. Porque un día estos niños podrían encontrar la manera de hacer realidad sus ideas.

¿Cuál de las reglas anteriores crees que es la más importante?

Compartir este artículo