10 Pasos a seguir cuando los niños llevan malas notas a casa

La época de exámenes en la escuela es un periodo en el que muchos niños pueden sentirse bajo presión y por eso podría convertirse en una etapa estresante tanto para el niño como para su familia. Aún más si, al obtener los resultados de sus pruebas, descubren que hay malas calificaciones.

En Genial.guru, entendemos que una situación así puede ser difícil de afrontar. Por eso, aquí te damos varios consejos que puedes seguir para ayudarle a tu hijo a mejorar su rendimiento escolar después de una mala calificación.

1. Anticípale las expectativas

Que la entrega de boletines no sea la primera ocasión para tocar el tema de las calificaciones con los niños. Es importante hablar con los hijos al comenzar el año escolar, anticipándoles lo que se espera de ellos en cuanto a su rendimiento académico y dándoles una perspectiva de los retos que podrían enfrentar.

2. Separa los resultados del niño

Aunque recibir malas notas de los niños no es algo agradable, piensa en que eso realmente no es una medida del valor de tu hijo como persona o del tuyo como padre de familia. No reacciones con decepción. Hazles saber que no te gustó su resultado, pero que tu amor por ellos sigue igual.

Aprovecha para reforzarles la idea de que una mala nota no los convierte en perdedores y que, en cambio, juntos pueden encontrar formas de mejorar.

3. Conversa antes de actuar

Antes de lanzar juicios y actuar impulsivamente, siéntate y conversa con el niño. La mejor forma de empezar la charla es enfocándola desde la preocupación en vez de la rabia y haciéndole preguntas para entender las causas.

Ante todo evita los gritos y no pierdas la calma. De lo contrario, le generarás miedo y perderás la oportunidad de que tu hijo te ayude a descubrir qué puede estar andando mal.

4. Habla con el maestro

El maestro ve la evolución de tu hijo día a día en la escuela y puede tener idea de las razones por las que sus notas han sido bajas. Programar una reunión individual con el maestro para escuchar de su parte en qué está fallando el niño, es de mucha ayuda para que luego en casa refuercen esos puntos.

Asiste también a las reuniones periódicas de padres de familia. Hablar con otros padres que quizás estén pasando por lo mismo, puede ser útil para tener más ideas sobre cómo ayudar a los niños a tener mejores calificaciones.

5. Dale herramientas para mejorar

Algunas veces, los niños no consiguen prepararse lo suficientemente bien para los exámenes debido a que han estado distraídos con los juguetes o los dispositivos electrónicos que tienen a su alcance. Por eso, una buena idea es llegar a acuerdos con ellos sobre el límite de tiempo permitido para dedicarle a jugar, a la televisión o a los videojuegos.

Además, también puede ayudarle preparar un espacio libre de esas distracciones y con herramientas sencillas que hagan más agradable y eficiente el tiempo de estudio, como una silla cómoda y buena iluminación.

6. Diseñen juntos un plan de acción

Una vez que hayas hablado con tu hijo sobre lo que pudo haberlo llevado a fallar en sus exámenes, pónganse manos a la obra. Piensen juntos en las estrategias que podrían aplicar para que la próxima vez el resultado sea mejor. Pueden ser cosas sencillas como crear un horario que le ayude a organizar mejor su tiempo o buscar ayuda de un maestro particular para reforzar los conocimientos, fuera de la escuela.

7. Destinen un tiempo para hablar del estudio

Destinar un tiempo durante el día para hablar de los deberes en el transcurso de cada periodo escolar, para conversar sobre sus retos y avances, llena al niño de confianza. Esto lo hace sentir que no está solo y que puede contar con sus padres para corregir sus errores, cuando sus resultados no han sido los mejores.

8. Evita los castigos

Lo ideal es evitar tanto los castigos como los premios asociados a las calificaciones. Castigar al niño por un mal desempeño escolar lo llevará a relacionar el estudio con una mala experiencia y esto lo conducirá a sentir incluso menos ganas de estudiar. Expresarle nuestra satisfacción por los logros que sí alcanzó y el esfuerzo que puso en cada una de sus clases lo motivará a seguir intentando sobresalir en la escuela.

9. Celebren juntos sus logros

Si reconoces los talentos del niño y le enseñas a celebrar lo que ha hecho bien, puedes reforzar su autoestima y contribuir a que se desarrolle como una persona feliz y capaz de tener buenas relaciones personales. Así también, aprenderá como abordar las dificultades que se le presenten en distintos momentos de su vida, desde una visión positiva y resiliente.

Por el contrario, un niño con baja autoestima no se tiene la suficiente confianza y posiblemente no se desempeñe tan bien como pudiera hacerlo.

10. Enfócate en su tipo de inteligencia

Puede que a tu hijo le haya ido mal en ciertas clases, pero probablemente hay otras en las que le va muy bien. Esto se puede relacionar con la teoría de las inteligencias múltiples, desarrollada por Howard Gardner en 1983, según la cual hay 8 tipos distintos de inteligencia y cada persona puede tener una o varias áreas que se le facilite más aprender.

Fíjate en las destrezas de tu hijo y trata de identificar los temas que se le hacen más fáciles, para incentivar en él ese tipo de inteligencia.

¿Qué otra estrategia aplicas en casa para ayudar a tus hijos a superar una mala calificación en la escuela? Comparte con nosotros tus ideas en los comentarios.

Compartir este artículo