Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

10 Reglas financieras que te ayudarán a alcanzar rápidamente una vida cómoda

Existen muchos principios complejos y probablemente efectivos para contabilizar los ingresos y gastos, así como ingeniosos esquemas de inversión. Pero con mayor frecuencia solo traen resultados a personas extremadamente motivadas con un talento innato para hacer negocios. Sin embargo, esto no significa en absoluto que otras personas que no tienen tal talento, pero que también sueñan con una vida cómoda, no tengan una oportunidad. Solo necesitan seguir otros principios y enfoques.

En Genial.guru nos encantan las soluciones simples pero efectivas. Especialmente aquellas que afectan principalmente la visión del mundo de una persona y posteriormente le permiten adquirir hábitos útiles y alcanzar nuevos niveles de vida.

1. Invierte en ti mismo

La mejor contribución al futuro que puedes hacer es invertir en ti mismo. Y cuanto antes entiendas esto, mejor, porque la juventud en este asunto juega un papel importante.

Esto, por supuesto, se trata de expandir los horizontes y el campo del conocimiento. No hablamos de la educación formal, sino un estudio específico de lo que te interesa. Libros, cursos en línea, certificados, programas de desarrollo personal. Eres tu mejor activo. Y cuanto más inviertas en ti, más valioso activo serás. En el mundo de hoy, muchas clases y cursos gratuitos están disponibles para todos: intenta comenzar con ellos para comprender en qué dirección seguir. Y en el futuro, cuando surja la necesidad de invertir, no tengas miedo de invertir en tu crecimiento personal.

2. Recuerda la regla de los tres ochos

Todos saben que en promedio trabajamos 8 horas, dormimos 8 horas, y entre estas actividades hay otras 8 horas para nuestro tiempo personal. Vendemos el tiempo de trabajo a otra persona, y las horas dedicadas a dormir están dedicadas a nuestro cuerpo. En consecuencia, la única forma de crecer y mejorar tu vida radica en las ocho horas restantes entre el trabajo y el sueño. Usa este tiempo sabiamente. En pocas palabras, haz algo que sea útil a largo plazo: perfecciona tus habilidades existentes y adquiere otras nuevas, en lugar de mirar videos entretenidos sin sentido.

3. Ten cuidado al prestar dinero a familiares y amigos

A pesar del hecho de que amamos y nos preocupamos por los seres queridos, igual esperamos recuperar el dinero prestado, ¿verdad? Pero el problema es que las personas pueden pensar de manera diferente. Es posible que uno de tus amigos o familiares que solicita asistencia financiera, crea secretamente que tu disposición hacia él le permite el perdón de la deuda después de un tiempo. Pero no puedes o no quieres permitirte esa generosidad.

Por lo tanto, la hostilidad mutua surge inevitablemente, y la buena relación desaparece. Entonces, vale la pena aclarar de una vez por todas: o no debes prestar dinero en absoluto, o implementa una regla de acordar desde el principio en qué términos claros se pagará la deuda.

4. Gasta menos y obtendrás libertad de acción y flexibilidad

En los artículos sobre bienestar financiero, rara vez se ven instrucciones directas para gastar menos. Sin embargo, vale la pena mirar más de cerca este punto, y tendrá un significado diferente. Imagina una situación en el que finalmente quieres romper el círculo vicioso de la rutina y abandonar el trabajo que no te gusta, pero da miedo dar un paso hacia lo desconocido. Después de haber comenzado a ahorrar en lo que es menos importante para ti, no te perjudicas a tí mismo: ganas flexibilidad y libertad de acción. Estás comprando la oportunidad de cambiar de trabajo, mudarte a otro lugar y decir sí a las cosas que importan.

5. Sigue la regla de las 24 horas

Nos afectan mucho nuestras emociones cuando hacemos las compras. Cuando se trata de algo grande, perdemos la cabeza por las preocupaciones. E incluso si estamos planeando una pequeña adquisición, tenemos prisa por hacerlo, porque es un dinero insignificante y una forma rápida de tener el placer. Pero vale la pena sumar en tu mente todos esos gastos y pensar en cuán pronto termina la alegría de las cosas nuevas, queda claro que estos son gastos completamente irracionales.

Por lo tanto, para reducir significativamente los gastos innecesarios y realizar grandes compras cautelosamente, es necesario seguir la regla de las 24 horas. Espera solo 1 día antes de realizar una compra. Las emociones se calmarán, la prisa desaparecerá y finalmente podrás comprender lo que realmente sientes. Te sorprenderás, pero vas a cambiar tu opinión sobre la compra de la mayoría de las cosas.

6. Dedica 1 minuto a estudiar los gastos todos los días

Este truco es sorprendentemente simple, pero te permite mantener tus gastos bajo control todos los días, evitando que gastes demasiado debido a la distracción. Más cerca de la mitad del día, es necesario asignar solo 1 minuto para verificar y comprender las transacciones financieras ya realizadas. Esto ayudará a identificar problemas de inmediato, detener el flujo de gastos y determinar el nivel aceptable de gastos para el resto del día.

7. Ten en cuenta un mantra especial antes de cada compra

Otra forma sencilla de reducir la velocidad y reflexionar sobre una compra para que no te arrepientas del dinero mal invertido más tarde es tener en cuenta un mantra especial. Supongamos que viste un maravilloso suéter de cachemir, pero ahora no lo necesitas o su precio no coincide con la cantidad de dinero planificada para los gastos. En este caso, simplemente inventa una frase-comparación, por ejemplo: “¿Es este suéter más importante que unas vacaciones cómodas el próximo mes?”

8. No te conviertas en una víctima de los trucos publicitarios

Las grandes empresas usan muchos trucos para convencernos de comprar bienes, incluso si realmente no los necesitamos. Lo más sorprendente es que la mayoría de las manipulaciones de marketing se conocen hace mucho tiempo, pero seguimos confiando en falsas promociones y ventas.

Para evitar que esto suceda, lo mejor es entender una simple idea y tenerla en cuenta todo el tiempo: cualquier descuento y promoción siempre involucra productos a un precio inicialmente caro o no de muy buena calidad. En última instancia, solo el fabricante se beneficiará de tu compra.

9. Haz compras en soledad

Ir de compras con amigos nos hace gastar más por una variedad de razones. Recorremos más puntos de venta que yendo solos; cuando nos probamos cosas, nos alientan tanto con frases como “¡Te queda muy bien! ¡Asegúrate de comprarlo!” que simplemente no dejan otra opción. En general, es probable que hayas notado más de una vez que durante las compras con amigos tenemos excelente humor, lo que provoca gastar más de lo habitual.

Por lo tanto, el consejo es simple: guarda la comunicación con amigos para dar un paseo por el parque y trata la compra de bienes no como un entretenimiento, sino como un evento serio.

10. Deshazte de los pensamientos tóxicos asociados con el dinero

Contrariamente al escepticismo de algunas personas, nuestras creencias internas realmente tienen un tremendo poder. Y no es magia en absoluto, sino psicología. Pensando de antemano en el hecho de que es imposible ganar mucho dinero o que todos los ricos son sinvergüenzas, y más aún, no creyendo en poder resolver problemas locales como pagar deudas y facturas, realmente nunca podrás lograr algo.

Si no crees en tu propio éxito, simplemente pierdes tu fuerza, no ves la razón para tomar alguna acción, y al final no logras nada, confirmando repetidamente tus convicciones internas. Intenta, al menos como experimento, cambiar las actitudes negativas con respecto al dinero por positivas y convivir con ellas durante un mes. Los resultados te sorprenderán.

Bono: la independencia financiera solo resolverá problemas menores

¿Sabes lo que realmente determina el nivel de felicidad y alegría? Si piensas por un momento, de repente te darás cuenta de que no es el dinero, sino el optimismo y la capacidad de disfrutar lo que tienes lo que determina el éxito de cada día.

La comprensión de que el dinero resuelve solo problemas menores, como organizar una lujosa boda o un viaje a un balneario exquisito, paradójicamente ayuda a ganar más. Porque después de haber hecho de esta fórmula el principio de la vida, dejarás de perseguir la riqueza como el objetivo final y vas a querer hacer lo que realmente quiere tu alma. Y todo lo demás ciertamente se sumará a esto.

¿Qué otras reglas podrías agregar a esta lista? Compártelas en los comentarios.