Cómo pueden los padres apoyar a un hijo introvertido

Un niño introvertido posee un rasgo de personalidad que le hace preferir su mundo interior. Algunas actividades, como el relacionarse con otros pequeños o expresar sus sentimientos pueden resultarle complicadas. Sin embargo, este tipo de comportamiento no debe suponer un problema, ya que como padres podemos contribuir a que sus relaciones sociales sean sanamente sólidas.

En Genial.guru recopilamos algunas recomendaciones que como padre pueden ayudarte a hacer sentir más confiados a tus hijos con personalidad introvertida y, de esa forma, impulsar sus interacciones con los demás.

Características de un niño introvertido

Los introvertidos tienden a conectarse consigo mismos a mayor profundidad y, por lo general, están más atentos a sus pensamientos y sentimientos. Pueden parecer reservados a simple vista, pero disfrutan de hacer cosas solos. Jenn Granneman, fundadora de Introvert, Dear, expresó que la introversión “es la preferencia por ambientes tranquilos, mínimamente estimulantes”.

Los niños introvertidos se caracterizan por:

  • Ser reflexivos y meditar previamente algo antes de decirlo.
  • Son observadores.
  • Prefieren realizar actividades en solitario antes que en grupo.
  • Tienen gran capacidad de escucha.
  • Se relacionan discretamente con los demás.
  • Les cuesta expresar y compartir sus emociones y sentimientos.

1. Evitar la presión

Si tu hijo va a asistir a un evento social, lo ideal es que puedan llegar con anticipación. De esta forma, el niño se sentirá cómodo dentro del espacio. Así, cuando los demás comiencen a arribar, el pequeño tendrá la sensación de que están ingresando a un espacio que él posee.

Relacionarse con nuevas personas puede ser complejo. No es recomendable que lo presiones, lentamente se irá acostumbrando a las nuevas situaciones. Lo más importante es que participe, solo recuerda respetar sus límites, aunque estos puedan parecer extremos.

2. Incentivar su creatividad

Una manera de acercarse al niño y alentar su fuerza natural, innovadora y creativa es darle la oportunidad de realizar actividades relacionadas con el arte, música, literatura o actividades físicas. Participar en una tarea que le interesa puede brindarle bienestar, confianza y felicidad. Además, puede ser un espacio para socializar con otros niños.

Algunas actividades diarias que pueden ayudar a potenciar su imaginación son:

  • Sugerirle leer sobre un tema nuevo y desconocido.
  • Jugar juegos de palabras y armar rompecabezas.
  • Dejar que cree nuevos juegos.
  • Crear una caja de creación e invitar al niño a llenarla con artículos cotidianos para que pueda usarlos como materiales artísticos.

3. Fomentar un espacio seguro

Un aspecto muy importante es permitirle tener un espacio privado. Generalmente ve su habitación como su refugio. El niño necesitará pasar un buen tiempo a solas, pero esto no significa que el pequeño no quiera estar con su familia. Simplemente requiere de un espacio para recargar energía. Cuando esté listo, regresará con sus familiares.

4. No usar etiquetas

Poner etiquetas es algo negativo. Cuando le señalamos al niño que es de una determinada forma, generamos expectativas que pueden provocar que su comportamiento se adapte a la etiqueta que le puso el adulto. Un ejemplo de esto es cuando algunos de los padres afirman que sus hijos son tímidos. Usar este término en vez de “introvertidos” puede generar confusión en los pequeños.

5. Utilizar excusas para tomar un descanso

Cuando necesitan alejarse de otras personas y tomar un descanso de la interacción, pueden establecer palabras que usen como excusa para retirarse. Busca un lugar tranquilo para que el niño se despeje. Esto le permitirá relajarse y desarrollar estrategias para poder reintegrarse a la interacción, sin que esto llame la atención de los demás.

6. Mostrar lo positivo de las relaciones sociales

Es importante motivar a los niños y no castigarlos por sus comportamientos introvertidos. Para ello, resalta los aspectos positivos de las interacciones. Si eres un padre extrovertido, puedes explicarle los atributos y singularidades de ambas personalidades.

Destaca lo bueno de las interacciones sociales que tu hijo haya tenido. Por ejemplo, muéstrale que ha sido muy valiente al estar en un lugar, a pesar de sentir vergüenza, o resalta las situaciones donde otras personas reaccionaron positivamente a sus acciones. Esto le ayudará a fortalecer su espontaneidad y hará satisfactorias sus interacciones sociales.

7. Practicar el juego de roles

Una forma de practicar las habilidades del niño en diferentes situaciones sociales es mediante el juego de roles. Un día pueden ser un panadero y la persona que va a comprar pan. También pueden ser un médico con su paciente. El objetivo de este juego es que el pequeño vaya ampliando su repertorio de interacciones.

8. Ayudar a regular pensamientos negativos

Los padres son un gran apoyo para ayudar a sus hijos a aceptarse a sí mismos y para entender cómo reaccionar ante los demás. Cuando ayudamos al niño a combatir sus pensamientos negativos con refuerzos positivos, al momento de salir de su zona de confort será más probable que él aprenda a autorregular ese tipo de emociones.

9. Reconocer su esfuerzo por interactuar

Los niños introvertidos pueden experimentar conexiones más íntimas y tienden a tener un círculo de amigos muy reducido. Disfrutan de las personas por breves momentos. Ellos buscan relaciones más profundas, no amplias. No olvides sentir orgullo por el esfuerzo de tu hijo cada vez que se atreva a interactuar socialmente.

10. Limitar actividades

Las actividades pueden ser buenas para el desarrollo de los niños. Pero en el caso de uno introvertido, se necesita tiempo para recargar energía y disfrutar de su espacio. Si lo saturas con actividades puede sentirse angustiado debido a tanta estimulación. Limita las tareas extra que pueda tener y programa tiempos para que juegue en casa. No lo fuerces a relacionarse.

11. Aceptar y amar

Es común que las personas extrovertidas sean valoradas positivamente por hacerse notar. En ocasiones, esto deja de lado a los introvertidos, aunque no tengan nada de qué avergonzarse.

La escritora Susan Cain escribió lo siguiente: “No te limites a aceptar a tu hijo por lo que es; atesóralo por lo que es”. Como padres de un niño introvertido podemos enseñarle a controlar su energía y ayudarlo a no sentirse culpable por necesitar su propio espacio.

¿Qué actividades pones en práctica con tus hijos para ayudarlos a desarrollarse? ¿Qué otras recomendaciones crees que podrían ayudarlos?

Compartir este artículo