Genial
Genial

16 Frases incómodas que no deberíamos decirle a alguien que no tiene hijos

El deseo de traer hijos al mundo ha ido disminuyendo a medida que fueron pasando los años. Las nuevas generaciones parecen tener otros intereses y, en su mayoría, los que no han descartado la idea la han pospuesto para cuando estén más maduros. Esta decisión no siempre cae bien, y son incontables las ocasiones en las que hay que tolerar frases molestas con respecto al tema. Lo mejor sería saber qué comentarios es mejor no hacer y borrarlos de nuestras conversaciones para siempre.

Genial.guru te cuenta cuáles son algunas de esas frases que no deberíamos decirle a la gente sin hijos si no queremos crear un ambiente incómodo.

1. Preguntar constantemente cuándo llegará un bebé

El principal error al hacer estas preguntas es que nunca se sabe qué está ocurriendo en la vida privada de esa persona. Quizás realmente sí quiere tener hijos, pero no ha logrado que su sueño se cumpla. Preguntarle con frecuencia a alguien cuándo “por fin” tendrá un hijo puede volverse un recordatorio de su frustración y hacer que se sienta peor.

2. Desmeritar la capacidad de comprensión por el hecho de no ser padre

El hecho de que alguien no esté viviendo lo mismo que nosotros no significa que no pueda ponerse en nuestra posición. La empatía tiene alcances muy amplios, y decirle a una persona que no hay manera de que pueda entendernos porque no tiene hijos crea una barrera que puede hacerla sentir apartada y rechazada.

3. Lamentar las decisiones reproductivas de los demás

Para muchas personas, el no tener hijos es una decisión que tomaron luego de analizar su vida y sus capacidades, así que lo último que necesitan es que los miremos con cara de tristeza o de lástima. Asumir que no son padres porque no pueden o porque no ha llegado la persona indicada llega a rayar en lo atrevido y podría caer mal, con toda la razón.

4. Asumir que se arrepentirán en un futuro

Si bien es cierto que reconsiderar algunas decisiones es muy común, es un poco osado dar por sentado que esa persona se arrepentirá más adelante, como si la paternidad fuese algún tipo de obligación. Además, este comentario puede dar a entender que estamos poniendo en duda la habilidad de los demás para tomar decisiones.

5. Sentenciar que la vida de otro no tendrá sentido sin hijos

Algunas personas ven en sus hijos su mayor fuente de felicidad y motivación; otras no, y está bien. Decirle a una mujer que nunca estará completa porque no ha procreado es bastante injusto. La vida está llena de logros, y la maternidad es simplemente uno de ellos. Además, muchos hombres y mujeres no tienen hijos propios, pero son excelentes tíos, tienen mascotas o consienten a más no poder a los hijos de sus amigos, y eso los hace felices.

6. Juzgar la personalidad a partir de la ausencia de hijos

Este adjetivo es el que más se suele usar para referirse a las personas que decidieron no tener hijos. La verdad es que nada podría estar más alejado de la realidad. Muchos piensan, erróneamente, que quien no quiere ser padre solo está pensando en sí mismo, cuando en realidad está pensando en el bienestar de los niños. Es posible que sus metas se opongan totalmente a una infancia feliz y bien desarrollada, por lo que es necesario preguntarnos: ¿dónde está lo egoísta?

7. Creer que la paternidad es lo único que consume tiempo

Aunque este es un estereotipo muy arraigado y puede ser parcialmente cierto, pues realmente los hijos consumen mucho tiempo, la verdad es que las personas sin hijos también tienen empleos, responsabilidades y obligaciones. Decirle a alguien que debe tener mucho tiempo libre minimiza la importancia de sus otras actividades, de las cuales seguramente se siente muy orgulloso.

8. Limitar la validez de otros amores

Esta frase tan coloquial es un poco limitante, y es que no, el amor de un hijo no es necesariamente el único amor verdadero que se puede conocer en la vida. La verdad es que a lo largo de nuestro camino, experimentamos distintos tipo de amor: por nuestros familiares, nuestra pareja, nuestros amigos, nuestras mascotas, y cada uno de ellos es inmenso y muy real. Condicionar el amor verdadero únicamente al que existe de padres a hijos puede resultar irrespetuoso.

9. Alabar una habilidad materna inexistente

Aunque esta frase podría decirse con la intención de elogiar a la persona, la verdad es que no tendría ningún efecto positivo. Si alguien no puede tener hijos, se sentirá mucho peor por su incapacidad, y si simplemente no quiere tenerlos, no cambiará de opinión solo porque le digan que lo haría muy bien. Es un comentario totalmente innecesario.

10. Reducir la familia únicamente a la descendencia

En general, las parejas se unen para formar sus propias familias; sin embargo, muchas personas suelen pensar que esta creación se inicia solamente cuando llega un bebé al hogar. Realmente, la familia empieza con la pareja en sí, y decir este tipo de frases es querer darle a entender a la gente sin hijos que ellos no tienen una familia. Hay que pensarlo mejor antes de volver a decir algo así, ¿no crees?

11. Intentar que la otra persona sienta culpa por no querer tener hijos

Si algo tenemos muy claro, es que la gente sin hijos no tiene por qué disculparse por su decisión. Sin embargo, es muy común que tengan que enfrentar comentarios como este, cuyo único objetivo es hacerlos sentir culpables, y eso no es muy justo. Comparar a las personas con sus padres no tiene sentido, pues cada quien toma diferentes decisiones de vida, y la maternidad es una de ellas.

12. Mencionar la edad de la persona como factor determinante

La gran mayoría de las mujeres tienen que hacer frente a este tipo de frases, sobre todo cuando empiezan a acercarse a los 40 o los han pasado. La verdad es que este es otro comentario cruel que alguien que lucha contra la infertilidad no necesita oír. En caso de que se le diga a alguien que decidió no tener hijos, pues seguramente su reloj sí empezó su cuenta regresiva, pero la verdad es que no le importa.

13. Condicionar el matrimonio a la procreación

Muchas parejas se casan y empiezan a sentir la presión social de tener que traer un heredero al mundo cuanto antes. Son muchas las madres y suegras que dejan clarísimo que ellas están esperando un nieto. Uno de los argumentos más comunes es que el matrimonio se hizo para tener hijos, pero nada podría estar más alejado de la realidad; muchas personas se casan con el acuerdo previo de que no serán padres, y así llegan a ser muy felices.

14. Presionar a las personas ofreciéndoles convivir con niños

Aunque no quieran tener hijos propios, la gente sin hijos, en su mayoría, termina rodeada de niños, ya sean sobrinos, ahijados, hijos de sus amigos, etc. El hecho de estar cerca de los niños no es un factor que los haga cambiar de opinión y les produzca el deseo de concebir hijos propios, así que ¿para qué ponerlos en una situación incómoda? Llevarse bien con los niños no implica que les despierte el instinto de ser padres.

15. Plantear otras opciones de fertilidad como respuesta a la negativa de tener hijos

En el pasado, el “problema” de no tener hijos era tan grande que dio paso al desarrollo de varios métodos de fertilización. Esta es una opción genial para quienes quieren convertirse en padres y no lo han logrado, pero no para quienes eligieron voluntariamente no hacerlo. Es decir, no es que no puedan ser padres, es que no quieren serlo.

16. Pretender que el interés a futuro influya en la decisión de la persona

Esta es una de las frases que más se escuchan hoy en día, y si la analizamos en profundidad, es de muy mal gusto. No solo estamos cuestionando la decisión consciente de una persona adulta, sino que intentamos hacerla ver como un ser indefenso que necesitará tener hijos para poder subsistir en el futuro. Además de ser irrespetuoso con la persona en sí, también lo es para con los hijos, pues el único motivo por el que vendrían al mundo sería para cuidar de sus padres ancianos.

¿Alguna vez has recibido o hecho un comentario de este tipo? ¿Crees que la paternidad es necesaria en la vida del ser humano o consideras que elegir no tener hijos es la decisión correcta?

Compartir este artículo