Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

8 Errores que incluso los padres progresistas suelen cometer

La sociedad tiene sus propias expectativas para los niños y las niñas. Las tradiciones centenarias y totalmente anticuadas dictan cómo deben comportarse los niños de diferentes sexos, qué aficiones deben tener e incluso cómo deben sentirse. Sin embargo, en el mundo moderno, simplemente no hay lugar para algunas de esas reglas.

Por ejemplo, tratamos de criar caballeros excepcionales olvidando las necesidades de los niños, mientras entrenamos a los otros para que siempre estén listos para mostrar su fuerza, alegando que la vida es una lucha continua. Los padres de los hijos que trabajan en Genial.guru admiten que algunas de las reglas de crianza generalmente aceptadas os sacan de sus casillas. Además, los psicólogos están de acuerdo con ellos.

Cuando se les dice a los niños que cualquier situación debe resolverse únicamente mediante el diálogo

Los psicólogos aseguran que el hombre moderno aún no está listo para abandonar por completo la agresión. Este es un mecanismo de defensa natural que, en algunas situaciones, se convierte en la única salida. Por ejemplo, en el caso de que uno de los compañeros del niño se comporte de forma muy agresiva y no pueda evitarse una pelea con él. Al tratar de resolver el conflicto mediante el diálogo, el niño se verá humillado, por lo que, cuando esto suceda, será extremadamente importante poder defenderse.

De hecho, es necesario enseñarle al niño a demostrar que está listo para contraatacar en caso de una pelea, y que no le tiene miedo al oponente, aunque tampoco tiene intenciones de comenzar a pelear.

Cuando los hijos son incitados a la agresión

Pero esto no significa que el niño deba ser enseñado a resolver cualquier situación controvertida por la fuerza. Sin embargo, algunos padres piensan lo contrario, e incitan a sus hijos a atacar a cualquiera que se haya comportado de manera insultante: distorsionó su nombre, tomó su juguete sin pedir permiso o se negó a ser amigo del niño. “Defenderse” no siempre significa “atacar sin demora”.

Cuando le dicen “novia” a cualquier compañera del niño

Las mamás y las abuelas realmente consideran que es una buena actitud hacia cualquier niña que juega con sus niños. Por supuesto, esto se hace sin ninguna intención maliciosa, y, en ese momento, los adultos no piensan que esa niña se convertirá algún día en la verdadera novia de su hijo.

Pero los niños apenas aprecian estas bromas, y si ese énfasis en su relación con las niñas se vuelve constante, el futuro hombre puede desarrollar cautela con respecto a mantener relaciones de amistad con las mujeres. Es como si no pudieras ser amigo de ninguna de ellas o simplemente pasar un buen rato juntos.

Cuando dicen que los chicos no lloran y los comparan con las chicas

Tal comportamiento de los padres es peligroso por varias razones.

  • En primer lugar, hace que el niño esté emocionalmente limitado. Comienza a pensar que las emociones naturales que experimenta son algo que debe ocultarse.
  • En segundo lugar, da una idea errónea sobre él mismo y otras personas. “Si los chicos no lloran, pero yo lloro, entonces algo está mal conmigo”.
  • En tercer lugar, cuando decimos condenatoriamente “te comportas como una niña”, ponemos en la mente del niño la creencia de que ser una mujer es vergonzoso, y que el sexo femenino es inferior al masculino. En una época cuando todo el mundo está luchando incansablemente contra el sexismo, tales creencias pueden perjudicar a tu hijo.

Cuando se ve obligado a cederles todo a las niñas

El otro extremo es intentar por todos los medios posibles educar a un verdadero caballero, dejando de lado sus necesidades personales, pasando por alto sus deseos e incluso el sentido de justicia. Es difícil para un niño entender por qué una persona de un género tiene una ventaja sobre una del otro, especialmente teniendo en cuenta que los niños y niñas de edad preescolar, en la mayoría de los casos, tienen las mismas características físicas.

Cuando se lo obliga a besar a la abuela o a abrazar al abuelo

Está claro que los parientes mayores están extremadamente complacidos de poder abrazar a tu pequeño hijo o recibir un beso de él. Pero recuerda tu infancia: a pocos niños les gustaba recibir tanta ternura por parte de los ancianos. Una cosa es cuando el propio niño quiere dar un abrazo, y otra es obligarlo a hacerlo, asegurándole que, de lo contrario, disgustará a su abuela. ¿Y quién quiere echar a perder el humor de la amada anciana?

Pero la aversión infantil no es la única trampa de esta situación. Según los psicólogos, este comportamiento por parte de las generaciones mayores puede hacer que el niño tenga una idea equivocada de sus límites personales, lo que no augura nada bueno en el futuro.

Cuando, antes de salir a la calle, el niño se viste con su mejor ropa

La tarea principal de un paseo es dejar que el niño desahogue todas sus emociones, estire sus piernas, satisfaga su curiosidad y respire aire fresco. Por supuesto, puede respirar mientras está sentado en un banco o camina tranquilamente por los senderos del parque infantil, pero los primeros tres puntos apenas contribuirán a mantener limpia su ropa.

Precisamente por eso, cuando piensas en lo que dirán las otras madres sobre la apariencia de tu hijo, también debes recordar sus necesidades. Es mejor ponerle prendas usadas y ​​dejar que juegue en la tierra, atrape insectos, juegue con la pelota, se acueste sobre la hierba y se deslice por un tobogán (sí, el que deja rastros de óxido en los pantalones cortos) que vestirlo como un dandi, privándolo de todos los placeres de la infancia.

Cuando dicen que los hijos deben ser destetados lo antes posible

A menudo, los que están preocupados por la salud mental de los niños recomiendan que sus madres comiencen a destetarlos tan pronto como el niño comience a caminar. Supuestamente, a partir de ese momento, comienza a comprenderlo todo, y, si continúas amamantándolo, puede convertirse en un hombre obsesionado con en el cuerpo femenino.

De hecho, esta teoría no tiene evidencia científica. Pero hay muchos estudios que confirman que la alimentación natural es extremadamente beneficiosa para los bebés, y no hay nada vergonzoso en completarla después de que el niño cumpla 2 años (no importa si se trata de una niña o un niño).

¿Qué otros mitos relacionados con la crianza de los hijos conoces? Recuerda la forma en la que te criaron tus padres, ¿pondrías en práctica algunas de sus técnicas de educación? Cuéntanos en los comentarios.