Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

Por qué ser soltero puede hacerte tan feliz como estar en pareja

No importa si eres feliz estando solo, tampoco si no está en tus planes enamorarte y no hay nadie que incline tu corazón; a todos los solteros les llega el momento en que su entorno empieza a apurarle por verlo felizmente en pareja. Me llamo Laura y tengo mucha experiencia en ello, puesto que en mis treinta años de vida, mi estado civil ha sido tema de interés para mis familiares y amigos.

¿Te ha pasado? ¡No te preocupes! Para Genial.guru traigo mi experiencia en esos momentos en que la presión social puede hacernos dudar hasta de nosotros mismos.

Actualmente estoy estrenando los treinta años, y a menudo la pregunta que hacen mis parientes en reuniones familiares no gira en torno a cómo me está yendo en mis clases de dibujo, o en mi vida laboral, o si estoy disfrutando mi nueva década. ¡Nada de eso!, lo primero que me formulan inmediatamente después del saludo es:

“¿Ya conociste a alguien?”

Cuántos más años pasan, mayor cantidad de veces me repiten la misma pregunta, por lo que me tiene ya sin cuidado si me están juzgando cuando les respondo que no conocí a nadie. La verdadera dificultad que encuentro es explicarle a mi interlocutor el por qué continúo sola, puesto que le resulta difícil comprender que el deseo de no querer casarme no se debe a una mala experiencia (no todos somos protagonistas de una película en la que nos han roto el corazón e iniciamos un camino solitario para redescubrirnos a nosotros mismos), sino a una elección de lo que considero, en este tiempo, mejor para mí.

Y por muchos fundamentos que dé, y por más convincentes que hayan sido mis palabras, inmediatamente sale el padre, tío, vecino o amigo que se siente en la obligación moral de decirme:

“Ya estás en edad de casarte”.

Siempre respondo con alguna broma sobre el tema, entendiendo que la persona que lo dice no tiene malas intenciones, habla según un modelo en el que cree sobre la realización personal, y supone que por mi edad ya debería estar en una relación en vías al matrimonio.

Y eso se debe a que para la sociedad la soltería no está bien vista.

Al respecto, investigadores exponen que los solteros presentan dificultades a la hora de expresar su estado civil, puesto que prácticamente se ven obligados a justificar su elección de vida, sintiéndose expuestos a las críticas, e invisibles en cuestiones de mérito sobre otros aspectos de sí mismos.

Pero el amor no tiene que ser una obligación, ni la soledad un estigma

Los científicos advierten que el miedo a quedarnos solos puede hacer que no nos demos cuenta de los beneficios que aporta la soledad. Por esta razón, en la actualidad muchos investigadores se han atrevido a estudiar los aportes favorables de la soltería para llegar a sorprendentes resultados. Algunos estudios han logrado demostrar que las enfermedades cardíacas en personas que nunca se han casado son mucho más bajas; y que suelen estar en mejor forma ya que pueden dedicarle más tiempo al cuidado de su estado físico. También agregan que los solteros están continuamente expuestos a aprendizajes que les ayudan a mejorar como personas, puesto que están abiertos a nuevas experiencias. Los estudios demuestran también que quienes elijen la soltería tienen mayores posibilidades de experimentar crecimiento personal y éxitos laborales.

Además confirman que actualmente el número de personas solteras por elección ha ido creciendo a lo largo del tiempo, porque de esa manera algunos individuos sienten que se están haciendo fieles a sí mismos, lo que posibilita un mejor desarrollo en sus vidas. Incluso hay autores como Odile Lamourère, que afirman que la soltería es la etapa del “todo es posible” y la oportunidad para ensanchar nuestros horizontes hacia los demás.

Nuestra prioridad es ser felices

Si estás en la misma situación que yo, no olvides que vivimos en la modernidad y hay muchas más opciones para vivir nuestra vida. Ni hombres ni mujeres necesitan por fuerza otra persona a su lado para “sentirse completos o realizados”; así que pensemos con seriedad si nuestro deseo es amar o cumplir con las exigencias sociales de tiempos de antaño.

Es bueno recalcar que no hay cerrarse a la idea de amar. Al respecto, una científica afirma que si elegimos estar solos, ya sea como algo transitorio o como proyecto de vida, nuestra elección debe estar fundada en favorecer nuestra realización personal, y no movernos por cobardía o resentimiento hacia el amor. Ten presente que si estás actualmente solo y con deseos de conocer a alguien, la tardanza no debe condicionar tu amor propio. A veces el apuro nos hace tomar decisiones poco acertadas, como el conformarnos con relaciones en las que no nos valoran, o crear vínculos tóxicos.

Amar a alguien puede completar nuestra felicidad, pero amarnos a nosotros mismos es una cuestión imprescindible para poder ser felices. Por eso, date tiempo para quererte y apreciarte, no esperes a que alguien más reconozca todas los aspectos que te hacen una persona bella para saber cuán invaluable eres.

Y tú, ¿sientes prisa por enamorarte? Coméntanos si estás en pareja o soltero, y qué tan feliz te hace serlo.