Genial
Genial

Cómo reconocer una disculpa falsa

Disculparse puede ser difícil. Para algunas personas, decir “lo siento” puede ser tan insoportable como un dolor de cabeza. Pero incluso algunos de los que logran reunir el valor y pedir disculpas pueden hacerlo sin sinceridad. Resulta que las disculpas falsas son tan comunes que podemos llamarlas de muchas formas: una disculpa sin disculpas, una disculpa sin arrepentimiento, una disculpa indirecta o incluso una disculpa falsa.

En Genial.guru, hemos investigado cuáles son las señales de alerta de una disculpa falsa y cómo podemos saber si la persona que nos lastimó está siendo honesta al pedir perdón.

1. Una disculpa falsa contiene un “si” o un “pero”

Según los psicólogos, incluso si la disculpa tiene las palabras “Lo siento” pero luego continúa con un “si” o un “pero”, no es muy sincera. Un “pero” en realidad invalida la disculpa, mientras que un “si” sugiere que lo que sea que te lastimó puede que no haya sucedido en verdad. Una disculpa genuina, por el contrario, pone toda la responsabilidad en la persona que ofrece esta disculpa y no aminora los sentimientos de la persona herida.

2. Una disculpa falsa es demasiado larga

Una disculpa que viene de tu corazón en realidad no necesita muchas palabras. Una disculpa falsa, por el contrario, ofrece un montón de explicaciones y detalles innecesarios que intentan ocultar los verdaderos sentimientos de la persona sobre la situación.

3. Una disculpa sin sinceridad se hace en voz pasiva

Este tipo de disculpa falsa generalmente incluiría una frase como “las cosas que te afectaron” o algo similar. La expresión “se cometieron errores” se usa a menudo en hablar en público cuando el orador admite que se hizo algo mal, pero en realidad está tratando de evitar la responsabilidad directa eligiendo hablar en voz pasiva.

Las frases en voz pasiva no dicen quién es realmente responsable de la situación, mientras que una frase en voz activa menciona al sujeto de la acción (“cometí un error”).

4. Una verdadera disculpa no puede comenzar con: “Me dijeron que me disculpara”

Cuando una persona usa estas palabras, en realidad está diciendo que disculparse contigo no surgió directamente de ella. Esta disculpa se ofrece solo porque alguien más cree que es necesaria, y esta persona no se disculparía de otra manera.

5. “Sabes que yo...”, “Ya he...” y otras palabras engañosas son las que la gente dice cuando quiere disculparse sin disculparse realmente

El experto Dan Neuharth, Ph. D., MFT, habla sobre una serie de frases que pueden considerarse señales de alerta de una disculpa falsa, y estas son algunas de ellas:

  • “Sabes que...”. Al iniciar hablando así, en realidad se trata de convencer de que no hay nada por lo cual enfadarse. (“Sabes que no lo decía en serio”).
  • “Ya he...”. Esta frase dice que no hay nada más que decir y nada más por lo que disculparse. (“Ya me he disculpado por eso muchas veces”).
  • “Lamento que tú...”. Lo que hace esta frase es culparte a ti y convertirte en la fuente del problema. (“Lamento que te sientas así”).
  • “Supongo que yo...”. Esto solo insinúa la necesidad de disculparse, pero en realidad no ofrece una disculpa. (“Supongo que debería disculparme”).
  • Y, por supuesto, “¡Está bien, lo siento!”. El experto llama a esto una “disculpa por intimidación” que en realidad no suena como una disculpa ni en sus palabras ni en su tono.

6. Una disculpa falsa no va seguida de una acción

Independientemente de lo que diga la persona al intentar disculparse, lo principal de una disculpa genuina es la acción que hay detrás. Esta acción tiene como objetivo compensar el dolor que provocó e implica tratar de corregir lo que se hizo mal la primera vez. Significa poner las palabras en acción. Otra cosa crucial es asegurarse de que esto nunca vuelva a suceder. Esto es lo que convierte a una persona en un “disculpador confiable”.

¿Utilizarás estos consejos la próxima vez que alguien te ofrezca una disculpa? ¿Tienes tus propios trucos para identificar si una persona miente o es honesta? ¡Compártelos en los comentarios!

Compartir este artículo