Genial
Genial

Errores que pueden reducir tus chances en una situación crítica

Cuando la vida está en peligro, el éxito o el fracaso dependen de los primeros segundos. Es muy importante cómo te comportarás y qué vas a hacer. El principal consejo es no entrar en pánico, sino actuar con calma nórdica, incluso si te caes sobre las vías o te encuentras en medio de un bosque en llamas.

Genial.guru estudió recomendaciones de la policía, los salvavidas y los turistas para encontrar consejos realmente útiles.

Tormenta

Si estás acampando y de repente estalla una tormenta sobre ti, no deberías correr junto a un grupo de personas. Sí, necesitas buscar refugio, pero camina despacio, manteniendo una distancia de un par de metros el uno del otro. Busca árboles bajos con copas densas. Si estás en las montañas, trata de permanecer en las zonas bajas. Si estás en el campo, no te escondas en un pajar; los rayos pueden caer allí. Si el lugar está despejado, debes acostarte o sentarte en el suelo. Siéntate, dobla las piernas y baja la cabeza hasta las rodillas. Esto será más seguro. Para protegerte de la tierra húmeda, coloca debajo una bolsa de plástico, ramas de abeto, etc. Ubica todos los objetos metálicos (y el teléfono desconectado) lejos de ti, a una distancia de 15 metros.

Antes de que llegue una tormenta, el viento se calma o cambia de dirección. Hay una manera sencilla de entender qué tan lejos se encuentra, si es que se mueve hacia a ti o se está alejando. Cuenta los segundos entre el destello de un rayo y el sonido del trueno. Cuanto más corto sea el intervalo, más cerca estará la tormenta. Por cierto, si multiplicas los segundos resultantes por 300 metros, sabrás su distancia aproximada.

Quemadura

Es muy probable que hasta los niños sepan qué hacer en caso de quemaduras, pero te lo recordaremos. No recurras a los métodos de la abuelita: no le pongas nada a la herida. Tampoco la toques con las manos ni arranques el tejido adherido al lugar de la quemadura.

La parte quemada del cuerpo debe sumergirse en agua fría y limpia durante 5 a 10 minutos (o puedes verter el líquido sobre la zona). Luego hay que envolverla con un vendaje estéril. Si es posible, se recomienda remojar el vendaje en una solución al 2–5 % de permanganato de potasio, o en una solución al 2 % de bicarbonato de sodio o alcohol. Necesitas beber mucho líquido. El té y el agua mineral ayudarán.

Accidente de tren

En caso de emergencia, agárrate de los pasamanos o empuja los pies contra una pared o un asiento. La forma más segura es bajarse al piso del vagón. Espera hasta que el tren se detenga por completo. No te pongas de pie después del primer golpe. Hay riesgo de que los choques sigan. Después, debes salir del vehículo a través de una puerta o ventana, según la situación. Si tienes que romper esta última, antes de hacerlo, si es posible, cierra la puerta para protegerte de un posible incendio. Rompe el cristal con un artículo improvisado: una maleta, pasamanos, etc. Despeja el marco de la ventana y salta con cuidado, preferiblemente hacia el lado del campo de la vía ferroviaria.

Algún cable de baja tensión puede estar en el suelo. Debido a eso, el ancho de tus pasos no debe superar los 60 cm; de esta manera, no se formarán el “positivo” y el “negativo” en tus pies. Ten cuidado con las posibles explosiones: muévete a una distancia segura y espera ayuda.

Incendio forestal

Si te encuentras en un bosque en llamas, determina hacia dónde se está desplazando el fuego fijándote en la dirección del viento. Abandona el área de peligro en sentido perpendicular a la dirección del movimiento del fuego. Si el viento sopla a tu espalda, las llamas pueden alcanzarte. Si no es posible alejarse, el agua aumentará las chances de salvarte. Entra en ella y cúbrete con ropa mojada.

Si no hay zonas con agua cerca, busca algún lugar despejado. Ten en cuenta que en espacios abiertos el aire inferior contiene menos humo: respira agachándote al suelo. En los manuales para turistas se recomienda despejar el espacio de palos y hojas, cavar un hoyo, cubrirse con tierra húmeda y esperar allí a que el fuego se calme. Asegúrate de informar sobre el incendio forestal al 911 o al número de emergencias de la región.

Perderse en el bosque

Salvavidas estudiaron el comportamiento de las personas perdidas en el bosque. Por lo general, actúan de forma racional, pero a veces el pánico puede apoderarse de ellas. Los profesionales llaman a este comportamiento “creo que es por allá”: una persona corre a través del bosque, pasando todos los puntos de referencia, como senderos, ríos e incluso caminos de tierra. De esta manera, el sujeto solo abandona el área de búsqueda. En caso de pánico, puede aparecer un duende, un ovni, cualquier tipo de alucinación. Además, al encontrarse con alguien en esa zona, algunos orgullosos no piden ayuda. Y los habitantes de pueblos a menudo piensan que solo pueden confiar en ellos mismos.

Y ahora sobre las acciones correctas. No te asustes. Si tienes un teléfono, llama al 911 o a tus familiares. Mantén el celular cerca de tu cuerpo: la batería se agotará más rápido en temperaturas frías. Busca puntos de referencia lineales: embalses, líneas eléctricas o senderos. A veces, un camino puede llevarte a un pantano y desaparecer. Esto significa que la gente va allí a juntar bayas, por lo que el otro extremo del sendero te llevará al pueblo.

No confundas los senderos con caminos de animales que suelen pasar por debajo de ramas colgantes; en estos hay huellas específicas. Pueden llevarte a un abrevadero natural o a ninguna parte.

Comida en vías respiratorias

Ocurren muchos accidentes de asfixia debido a que una persona se avergüenza de liberar su garganta en público y corre al baño. Pero eso podría ser un error fatal. Cuando un trozo de comida se mete en las vías respiratorias, ¡debes deshacerte de él lo antes posible! La ayuda de los demás, incluso moral, es muy importante para que no entres en pánico. Por lo tanto, rompe un plato, da vuelta a la mesa: tu objetivo debe ser llamar la atención.

Entonces, ¿qué hacer cuando te atragantas? Los golpes entre los omóplatos generalmente no son muy efectivos. Una tos natural y una exhalación forzada, producida después de una inhalación lenta y profunda, ayudarán a sacar el trozo de comida de la garganta. Al bombero y paramédico Jeff Reiman se le ocurrió una técnica especial que consta de solo dos pasos. Primero: ponerse sobre las cuatro extremidades, con los brazos estirados y los puños en el suelo. Segundo: mueve los brazos hacia adelante y deja caer el pecho al piso. Esto obligará a los pulmones a expulsar el aire con fuerza y, junto con él, lo que se haya metido en la garganta.

Objeto sospechoso

Si notas un paquete o una bolsa sospechosa en un centro comercial, un teatro o una pista de patinaje, no lo toques, no lo patees ni intentes “pincharlo con un palo”. No tengas miedo de parecer tonto a la hora de informar a los guardias: para eso está el servicio de seguridad. Incluso si alguien acaba de olvidar su bolso, informa a la administración: así será más probable que el objeto regrese a su legítimo propietario.

Si las fuerzas de seguridad han comenzado a actuar de forma activa, no demuestres curiosidad y camina en sentido contrario. Pero no corras: pueden confundirte con un enemigo. Si hay una explosión o disparos, tírate al suelo con las manos sobre la cabeza.

Picadura de abeja

Cuando un insecto pica, la parte del cuerpo puede empezar a hincharse, y la persona incluso puede tener problemas respiratorios. La adrenalina evita la asfixia, pero solo los médicos pueden inyectarla; en caso de emergencia, debes llamar a una ambulancia. Sin embargo, ¿qué hacer si ocurre una emergencia así en la naturaleza?

Pregunta a los demás si tienen productos antihistamínicos. Se debe aplicar frío en la zona para aliviar la hinchazón. No recorras a los métodos de abuelita como “tratar la picadura con tierra fría”. Es mejor poner una bolsa de plástico con agua sobre ella.

¿Qué consejos para salvar vidas conoces?

Compartir este artículo