Genial
Genial

Los problemas en las relaciones que debe enfrentar la generación de Facebook

Ahora que la revolución tecnológica está ganando impulso, las personas deben enfrentar problemas que sus abuelos no podrían ni haber imaginado: desde la desesperación causada por las citas en línea hasta los problemas en las relaciones causados por la adicción a Internet. En su mayoría, esto se aplica a los mileniales: las personas nacidas entre el 1980 y el 2000.

Genial.guru, basándose en las opiniones e investigaciones de los psicólogos, ha elegido 10 problemas comunes con que se debe enfrentar la generación cuya realidad en un 50% consiste en los eventos que suceden en Internet.

1. Engañar se volvió más fácil

En comparación con la generación anterior, para la gente moderna es mucho más fácil conocer a alguien: Tinder, las publicaciones en Facebook, y hasta un simple intercambio de "Me gusta" en las redes sociales pueden servir como motivo suficiente del inicio de una conversación. Gracias a Internet, las citas por una noche de las que "nadie se enterará" están ganando impulso.

Además de volver más fácil la posibilidad de un engaño físico, apareció la noción de una "infidelidad virtual". Las conversaciones nocturnas frecuentes con una persona que nunca se ha visto, los chistes íntimos y el intercambio de fotos; para alguien, esta es una verdadera traición, aun si no va más allá de la pantalla.

  • Los científicos estadounidenses llevaron a cabo un experimento que demuestra que la traición no solo es causada por una infidelidad física. A los hombres y a las mujeres se les mostraron las conversaciones de sus parejas con otras personas en el Facebook como evidencia de que les habían sido emocionalmente infieles. Todos los sujetos reaccionaron como si la traición hubiera sucedido en realidad.

2. Se hizo más difícil comunicarse en persona

La generación del Facebook realmente tiene dificultades para comunicarse con sus pares. Acostumbrados a enviar mensajes y usar emojis, muchas veces no pueden transmitir sus emociones en vivo.

  • Según los resultados de un estudio del Bank of America, 4 de cada 10 mileniales admitieron que pasan más tiempo con sus smartphones que con sus amigos y familiares.

Además de la dificultad de comunicarse con otras personas, a los mileniales se les hace más difícil aceptar a una persona real tal como es. Acostumbrados a comunicarse con una persona por Internet, tras enamorarse de ella, se olvidan de que en la vida real puede tener muchas más imperfecciones y "esquinas puntiagudas".

3. Los detalles de las relaciones comenzaron a publicarse en las redes sociales

La mitad de la vida de un milenial tiene lugar en las redes sociales y, muchas veces, la línea entre lo privado y lo social comienza a borrarse. El Instagram para mostrar, el Twitter para contar. Si hace una década los detalles de las relaciones solo se discutían en un círculo estrecho de amigos, ahora se están volviendo cada vez más públicos.

  • Los estudios demuestran que las parejas que exponen sus relaciones en Facebook, en la vida real se llevan peor que aquellas que no lo hacen. Posar frente a la cámara todo el tiempo priva a la relación de intimidad y le da un toque de hipocresía. Cuando están realmente felices el uno con el otro, no tienen tiempo de contárselo a nadie.

4. Se le está dedicando menos tiempo a la pareja

Por supuesto que no todos, pero sí una gran cantidad de personas de la generación del Facebook desarrollaron dependencia del smartphone. Esto significa que el deseo de navegar por las páginas de Internet puede ser mucho más fuerte que el deseo de dedicarle tiempo a la pareja.

  • Cuando pasa la primera emoción de la relación y ya no hay tanto deseo de ver a la persona amada las 24 horas, los 7 días de la semana, llega la hora de los teléfonos inteligentes. En el mundo virtual, hay menos problemas qué solucionar.

Para no terminar de extinguir la relación, hay que saber poner el smartphone en la mesita de noche a tiempo. Vale la pena recordar qué es lo más importante para ti después de todo: pasar tiempo con la persona que amas o ver otras 5 fotos del traje nuevo del perro de tu amiga.

5. El comportamiento de la pareja en las redes sociales comenzó a generar celos

Sí, ya hemos dicho que engañar se volvió más fácil. Pero también existe el otro lado de la moneda: los celos injustificados del compañero. Con el advenimiento de las redes sociales, apareció la posibilidad de controlar cada paso de la persona amada, hasta lo más insignificante, por ejemplo un "Me gusta" en la foto de un músico famoso puede bastar para generar una ráfaga de emociones.

  • Las redes sociales provocan celos, especialmente cuando hay un terreno fértil: la persona comienza a sentir que cada vez que su compañero mira el teléfono, le está ocultando algo. Muchas veces, este tipo de emociones paranoicas terminan causando el divorcio.

6. Comenzaron a comparar todo el tiempo a su otra mitad con otras personas

Con el desarrollo de las redes sociales, las personas comenzaron a compararse interminablemente con otros perfiles poco realistas que no tienen nada que ver con la gente real. Además del incremento de los trastornos mentales, esto también ha influenciado las relaciones: una gran cantidad de personas no sólo comenzaron a tener problemas con la autoestima (que también afecta negativamente la armonía en la pareja), sino también el deseo de comparar constantemente a su pareja con otros.

  • Según los investigadores, la gran variedad y la ilusión de muchas oportunidades hace infelices a los mileniales. Cuando en una relación se genera una crisis, en lugar de resolverla, muchos comienzan a buscar consuelo en las redes sociales con la idea de que encontrarán a otra persona que será ideal.

7. Se empezaron a ver demasiadas películas para adultos

La generación de los mileniales es la primera que tiene acceso a las películas para adultos las 24 horas, los 7 días a la semana, y por lo tanto, el impacto que pueden experimentar por eso también es mayor. Los científicos del Instituto Max Planck de Berlín descubrieron que ver películas para adultos pueden conducir a una disminución de las regiones del cerebro responsables de la sensación del placer. Esto significa que las personas más propensas a ver este tipo de contenidos necesitan material más fuerte.

  • Según una investigación realizada en los Estados Unidos en 2014, las personas a las que les gusta ver películas para adultos, con el tiempo desarrollan una dependencia similar a la adicción a las drogas, que a su vez conduce a una disfunción en la interacción con una pareja real.

8. Se volvieron reacios a casarse y a tener hijos

En muchos casos, esto puede no ser un problema. Una relación perfecta no necesita ni un sello en el pasaporte, ni hijos. Pero puede ser un indicador de dificultades futuras.

Quizás el compañero no tenga prisa por casarse porque le resulta difícil hacer una elección definitiva. Es difícil "dejarse atrapar" cuando en las ciudades y en las redes sociales quizás haya alguien más hermoso y mejor. También es difícil soportar la idea de que estas oportunidades potenciales se perderán para siempre.

  • Además, según una investigación, muchas veces los jóvenes asocian la negativa a formar una familia con la falta de seguridad financiera. Para muchos, la vida ideal cuya idea se emite en la sociedad, por lo general es inalcanzables hasta eso de los 45 años. Muchas personas consideran las dificultades imprevistas profundamente desagradables, y no están dispuestos a vivir una vida familiar de una manera diferente a la que se presenta como un modelo ideal.

9. Apareció el cansancio y la desesperación debido a las citas en línea

Los perfiles de los sitios de citas pueden estar tan lejos de la realidad que, tras decepcionarse una y otra vez, las mujeres dejan de confiar y ya no quieren gastar sus fuerzas emocionales en intentos por encontrar a el hombre "correcto". Si conseguir a un compañero para una sola noche (en lo que se enfoca la mayoría de los hombres en los servicios en línea) es muy fácil, conocer a un compañero de vida es casi imposible.

  • En su investigación sobre las citas modernas, la doctora Helen Fisher concluyó que el 54% de las mujeres se sienten exhaustas por las citas a través de las redes sociales.

Esto lleva a la tendencia de que las mujeres que buscan crear una familia prestan más atención a los hombres mucho mayores que ellas. Esta diferencia de preferencias implica problemas en las relaciones mutuas de los mileniales en general.

10. Se generó desarmonía en la vida íntima

  • Según la psicóloga Alicia Clark, quienes se meten en Facebook antes de dormir, corren el riesgo de echar a perder la relación con su otra mitad.

Esto no solo afecta negativamente la calidad del sueño, te vuelves más irritable y deprimido, sino que también repercute en la calidez de la relación en general. Imagina que estás acostado junto a una persona que solo mira la pantalla de su smartphone antes de irse a la cama; cualquier abrazo y palabra cariñosa ya parece inapropiada e innecesaria, y es algo sumamente importante en una relación.

¿Qué hacer con todo esto?

La mayor parte de los problemas descritos apareció debido a la amplia distribución de dispositivos e Internet. Sin lugar a dudas, las innovaciones en sí mismas no son malas, pero también tienen consecuencias negativas. Aquí hay algunas formas de combatir el problema que proponen los psicólogos:

  • Si sientes que realmente tienes una fuerte dependencia de tu smartphone, intenta instalar en el teléfono aplicaciones especiales que cuentan y controlan el tiempo que pasas en las redes sociales. Te sorprenderá la cantidad de horas de tu vida que pasas viendo una pantalla.
  • El psicólogo Nikolay Veraksa recomienda eliminar tu perfil de las redes sociales por 2 semanas y llevar un diario dónde anotar todos los días las películas vistas, los libros leídos y los platos cocinados durante el tiempo ahorrado.
  • La periodista Raven Ishek aconseja deshacerse del hábito de compararse con los demás con la ayuda de una técnica: hay que comenzar a respetar realmente los logros de otras personas, detrás de cada victoria, ya sea de una piel hermosa o de un hogar acogedor, en mayor o menor medida siempre hay trabajo y perseverancia. Y tú también podrás lograrlo si dejas de mirar todo el tiempo a los demás.

¿Alguno de estos elementos es inherente a ti? ¿Nuestro artículo te ha ayudado a mirar tu vida de una forma un poco diferente?

Imagen de portada depositphotos, depositphotos
Genial/Psicología/Los problemas en las relaciones que debe enfrentar la generación de Facebook
Compartir este artículo
Te pueden gustar estos artículos