Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

Ponte a prueba con este desafío de concentración de 2 minutos que es más difícil de lo que parece

Seamos honestos, a la hora de realizar una actividad que requiere toda nuestra concentración, la mayoría de las veces, terminamos prestándole más atención a cualquier cosa del entorno antes que a nuestro objetivo. Y no es porque lo que nos distrae sea particularmente interesante, a veces hasta el vuelo de una mosca resulta más atractivo que lo que sea que estamos haciendo y eso se debe a que, por supuesto, las obligaciones son importantes, pero no necesariamente divertidas.

Si necesitas un empujón para decirle a tu cerebro que debe empezar a trabajar, Genial.guru te trae este método que no te tomará más de 2 minutos.

Por qué es tan difícil concentrarse

Es normal que cuando el cerebro debe realizar una actividad poco placentera, como lo es trabajar o estudiar, inmediatamente quiera desviar nuestra atención hacia otro objetivo, como nuestra pantalla móvil. La realidad es que, por naturaleza, a nuestro cerebro le gusta mantenerse entretenido. Según algunos estudios científicos, es más difícil concentrarse actualmente que décadas atrás, ya que la mente no está realmente preparada para todas las distracciones que nos ofrece la tecnología.

Es decir, nuestro cerebro, ansioso por nuevos estímulos y novedades, no puede resistirse a los encantos de la pantalla, lo que hace que el trabajo muchas veces se vuelva más lento y, por añadidura, menos productivo. Quizás luego de leer este dato quieras colocarle una distancia perimetral a tus redes sociales hasta haber avanzado lo suficiente en el trabajo.

Esto es lo que debes hacer

Siéntate en posición cómoda frente a un reloj analógico y mantén la mente relajada, sin ningún otro artefacto que pueda distraerte. Cuando estés listo, debes seguir con tus ojos y toda tu atención el segundero del reloj por 2 minutos seguidos.

Uno puede pensar ingenuamente: “Vaya, ¿solamente es eso? ¿Mirar una aguja moverse? ¡Qué fácil!”.

Pues no, no es tan sencillo como parece, porque si te distraes en ese corto trayecto debes volver a empezar hasta que hayas logrado los dos minutos que se necesitan para concluir la actividad. He aquí el desafío, te sorprenderás notar la cantidad de veces que tu cerebro intentará desviarte de esa actividad con cualquier otro pensamiento.

Quién inventó el método

La primera vez que se propuso este método fue por el autor Theodore Dumont en su libro El poder de la concentración dónde enfatiza que es muy bueno para realizarlo cuando se tiene unos minutos de sobra, con la diferencia de que la propuesta inicial del autor era de cinco y no de dos minutos. En la actualidad, aunque sea un lapso menor de tiempo, continúa siendo todo un reto.

¿Estás listo para ponerlo en práctica?

Aquí te dejamos un video para que puedas hacer este desafío. Si lo logras, ¡enhorabuena! Si te distraes más de lo que quisieras, no te rindas. Para nuestro cerebro, el que se le exija una actividad tan aburrida hace que quiera huir lejos y desviar la mente a cualquier otro sitio que sea más interesante.

No es que tu cerebro sea un perezoso, es que la concentración es como un músculo que debes ejercitar para que se fortalezca, así que si te tomas diariamente dos minutos, aunque sea una vez por día, cada vez te resultará más fácil terminar el tiempo sin distraerte. Vamos, tú puedes hacerlo.

¿Pudiste hacer el desafío de seguir la aguja del reloj sin distraerte? Déjanos saber en los comentarios si conocías el método y si te ha resultado útil.