Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración
Genial

Tener una hermana produce un efecto similar al de un antidepresivo, y este estudio te explica la razón

Esa misma hermana que te atormenta en algunos momentos del día también es la que sabe hacerte reír como nadie más. Ahora, es la ciencia que lo dice: ¡tu hermana te hace una persona más feliz! La investigadora estadounidense Laura Padilla-Walker llevó adelante un estudio para entender el verdadero impacto de la relación entre hermanos y el resultado es sorprendente, pero muy lógico.

Genial.guru reunió los resultados del experimento para que puedas valorar aún más el vínculo con tu hermana a partir de hoy.

Cómo se llevó a cabo el estudio

Para llevar a cabo el experimento, se entrevistó a 395 familias con más de un hijo, y que al menos uno tuviera entre 10 a 14 años de edad. Los niños respondieron un cuestionario sobre un hermano más cercano de edad mientras todo se documentaba en video. Finalmente, para obtener los resultados finales del estudio, el proceso se repitió con las mismas familias un año después.

Por qué tu hermana te hace una persona más feliz

El estudio muestra que en general los hermanos suelen ser la primera opción de un niño al necesitar hablar sobre algo en casa, principalmente cuando el tema en cuestión no es tan fácil de hablarlo con los padres. Con los hermanos discuten cosas que no discutirían con nadie más. Por ende, el estudio observa que las niñas eventualmente hablan más que los niños, entonces compartir la casa con una hermana, independientemente de si es mayor o menor, puede ser una experiencia similar a la de tener un terapeuta de guardia las 24 horas del día, los 7 días de la semana.

También salió a la luz un detalle curioso: quienes tenían hermanas presentaron menores rasgos de depresión tanto en la infancia como en edad adulta. “Una vez que llegan a la adolescencia, tienen a alguien en quien confiar”, lo dijo Padilla en su entrevista a ABC News, quien también dijo que tener una hermana tiene una influencia más fuerte que los padres en el bienestar mental de una persona.

Lo que el estudio reveló sobre los hermanos

El experimento también reveló algunas curiosidades sobre la relación entre hermanos, de cualquier edad o sexo. Aunque esta relación, muchas veces, se caracterice por la fase de las disputas, pellizcos y las bromas un poco pesadas, una vez que pueden superarla logran crear una relación más amorosa y los beneficios son inimaginables.

El mismo estudio comprobó que se aprenden sentimientos como amabilidad y generosidad más fácil de un hermano que de un adulto. Además, también mostró que quienes tienen la oportunidad de compartir la vida con un hermano tienen mayor seguridad en sí mismos, se sienten menos solos y son menos temerosos que las personas que son hijos únicos.

La relación afectuosa entre hermanos también se relaciona con una menor delincuencia y comportamientos sociales caracterizados por una conducta más generosa, voluntaria y de ayuda hacia los demás. “Incluso si hay un poco de lucha, siempre que tengan afecto, lo positivo saldrá ganando”, dijo Padilla-Walker, quien explicó que el momento de pelea entre hermanos también puede ser un gran aprendizaje para ambos lados, ya que deben regular sus emociones, una habilidad importante para la vida más adelante.

Los resultados del estudio identificaron que en familias monoparentales, las relaciones entre los hermanos no se manifiestan de tal manera. El hermano mayor suele adoptar un rol más de padre que de confidente. Padilla-Walker apunta que la relación padre-hijo es vertical, con el padre a cargo. Mientras que la relación de hermano es horizontal, están en el mismo nivel jerárquico, no existe un sentimiento de autoridad que le marque algo que esté haciendo mal.

Experiencia personal de la autora

Lo genial es que Laura Padilla-Walker se sintió identificada con su propio estudio. En la entrevista a ABC News comentó que tiene una hija y un hijo que se pelean cada 15 minutos, pero que luego se reconcilian. Identificó, también, la importancia del rol de los padres en ese momento, para que puedan meterse en la discusión y les haga aprender a reconciliarse. Es un importante aprendizaje y habilidad a desarrollar para el futuro.

¿Tienes una hermana? ¿Te sentiste identificado con el experimento? Déjanos saber en los comentarios.

Compartir este artículo