Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

Para una encuesta, los hombres sufren más en el trabajo que las mujeres

5-36
434

Una afirmación común dice que las mujeres tienen un mayor vínculo con la sensibilidad que los hombres. Otras insisten en que ellas sufren más por amor, que tienen más problemas para manejar sus sentimientos, y que la angustia y la tristeza las persiguen con más insistencia que a los hombres. Pero, como ya mencionamos, son solo afirmaciones que necesitan cuestionarse, ya que no puede decirse que reflejan la realidad al cien por ciento.

Genial.guru quiere compartir con sus lectores más datos sobre una encuesta que sugiere que los hombres se encuentran en desventaja emocional antes las mujeres en el ámbito laboral.

Lugares comunes

Más allá del ámbito en el que cada uno se mueva, más allá del nivel cultural que se haya alcanzado, más allá de la clase social a la que se pertenezca, todos hemos escuchado lo siguiente: a las mujeres les cuesta más que a los hombres manejar sus emociones. Se trata de una afirmación común que se ha convertido casi en un axioma. Sin embargo, ¿es así?

En nuestra época, por suerte, se han derribado muchos mitos y lugares respecto del rol de las mujeres y los hombres en el mundo, y de cómo cada género se vincula con la realidad. Afirmaciones que antes nadie ponía en duda, hoy nos suenan hasta ridículas.

La encuesta

Una nueva encuesta llevada a cabo por la profesora Terri Simpkin, miembro de la Universidad de Nottingham, para Total jobs, se propuso obtener datos acerca de cómo se relacionan emocionalmente las mujeres y los hombres con sus trabajos. Para ello, 2 250 trabajadores (incluidos quienes ocupaban cargos gerenciales) del Reino Unido fueron encuestados. Las preguntas apuntaban a obtener respuestas sobre el vínculo emocional de los empleados, indagando sobre distintos aspectos, entre ellos, la relación con los compañeros, la actitud ante los conflictos, ante las críticas y ante los rechazos.

Los resultados obtenidos permitieron llegar a conclusiones que pueden sorprender a quienes todavía siguen sujetos a ciertos prejuicios.

Resultados

Los datos reunidos por los encuestadores permitieron llegar a una serie de conclusiones que, si bien no tienen un rigor científico, pueden ayudar a revisar la opinión que muchos tienen acerca de cómo son los hombres y las mujeres en el ámbito laboral. Los puntos más importantes a los que se llegó son los siguientes:

  • Lo que altera emocionalmente a la mayoría de los empleados está vinculado con las relaciones labores, y no con las tareas que deben desempeñar.
  • En el lugar de trabajo, los hombres son más sensibles emocionalmente que las mujeres.
  • Los hombres tienen más del doble de posibilidades que las mujeres de sentirse afectados cuando una idea que proponen es rechazada o no es tomada en cuenta.
  • Los hombres son tres veces más propensos que las mujeres a sentirse afectados cuando un proyecto que llevan adelante supera el presupuesto acordado o debe suspenderse.
  • Las mujeres sienten que deben ocultar sus emociones en el ámbito laboral, y actúan en consecuencia. Los hombres tienen ese sentimiento en menor medida.
  • Aunque las mujeres pueden padecer tantos enojos como los hombres en el ámbito laboral, ellos suelen expresarlos con mayor frecuencia.
  • Las mujeres suelen experimentar más tristeza que los hombres en el trabajo, pero lo demuestran menos.

Conclusiones finales

En el texto del trabajo, la autora afirmó que “los hombres tienen más probabilidades de informar al experimentar emociones asociadas con el poder, como la ira o el orgullo. De hecho, las emociones y el poder están inextricablemente vinculados. No ser escuchado es congruente con la falta de estatus. Del mismo modo, la tristeza está asociada con la falta de poder en los entornos sociales”.

Ante la falta de poder en el terreno laboral, las mujeres demostraron reaccionar con sentimientos como “miedo, tristeza, vergüenza y culpa”, oponiéndose a los hombres, quienes reaccionaron con ira y orgullo.

Por lo tanto, según el texto de la encuesta, “hay evidencia de que las mujeres tienen más del doble de probabilidades de llorar en el lugar de trabajo en comparación con los colegas masculinos (41 % frente a 20 %). A su vez, los hombres tienen el doble de probabilidades de comenzar a gritar (43 % frente a 26 %)”.

Según tu experiencia, ¿coincides con los resultados de la encuesta o crees que no se puede generalizar? ¿Puedes contar alguna experiencia que avale o contradiga las conclusiones de este trabajo? Estamos ansiosos por leer tus respuestas. Por favor, cuéntanos en los comentarios.

5-36
434