Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

Una psicóloga tradujo más de 30 problemas del comportamiento infantil a un idioma que entiendan los adultos

Muy pocos niños pueden hablar directamente de aquello que les preocupa. Para eso, los niños recurren al lenguaje corporal y de las emociones. A los padres les parece que su hijo se está comportando de una manera inapropiada, pero la realidad es que el pequeño revela de manera implícita su problema. La psicóloga Evgenia Zaburdaeva creó un “diccionario infantil-adulto” para que los padres puedan comprender las causas del comportamiento de su hijo.

Genial.guru publica este libro de frases y espera que te ayude a encontrar un lenguaje común con tu pequeño.

Agresivo

Muy agresivo: “Tengo mucho miedo, necesito límites y a alguien en quien apoyarme”.

Apático: “Tengo miedo de cometer un error. Temo que los adultos juzgarán mi espontaneidad y todo lo que hago”.

Indefenso: “Me siento muy cómodo cuando los adultos lo hacen todo por mí. De esta manera, cuido de mi mamá y la ayudo a sentirse útil”.

Pega a sus padres: “No conozco otra manera de expresar mi enojo con mis padres. Le informo a mi mamá de que necesito prohibiciones por parte de ella”.

Tiene pesadillas: “Las imágenes de mi sueño me dicen a qué tengo miedo en la vida real”.

Roba

Se tira del pelo: “Estoy muy asustado, experimento un fuerte estrés”.

Habla en una voz muy baja: “Tengo miedo de mostrarme, hablar sobre mis deseos y protegerme. Me temo que no me aceptarán tal y como soy”.

No habla bien: “Es cómodo para mí cuando los adultos hablan y hacen algo por mí. Además, de esta manera ayudo a mi mamá a ser siempre útil y no caer en una depresión”.

Se muerde las uñas: “Tengo miedo, estoy experimentando y sometido a un estrés severo, a menudo, debido a la separación de mi mamá”.

No sabe hacer amigos: “No sé cómo protegerme relacionándome con otros niños y cómo encontrar un lenguaje común con ellos”.

Dice palabrotas

No comparte: “Considero que mis cosas me pertenecen a mí por derecho. Me falta calidez emocional y apoyo”.

Tiene envidia: “Tengo miedo de resultar ser peor que los demás y ser rechazado”.

Hace muchas preguntas:

  1. “Descubro el mundo”.
  2. “Me hace falta su atención”.
  3. “Necesito información importante sobre mí y mi familia que se me oculta”.

Tartamudea:

  1. “Un día se rompió una relación muy importante para mí y me asusté mucho”.
  2. “Me siento culpable de algo”.
  3. “Me siento sometido por los adultos y tengo miedo de expresarme”.

Tiene rabietas: “No puedo expresar mis deseos directamente: los berrinches me ayudan a lograr mis objetivos”.

No termina su comida

Come mucho: “La comida me permite lidiar con la ansiedad. Con ella, trato de reemplazar la falta de cercanía emocional, la que realmente necesito”.

Perezoso:

  1. “No me interesa hacer lo que me proponen”.
  2. “Me temo que no tendré éxito y nadie me animará”.
  3. “Me resulta cómodo cuando otros lo hacen todo por mí”.

No quiere ir a la escuela:

  1. “No recibo suficiente apoyo para hacer frente a mis fracasos académicos”.
  2. “Mis padres tienen expectativas demasiado elevadas sobre mis calificaciones”.
  3. “Tengo dificultades para comunicarme y no sé cómo hacer frente a esto”.

No quiere ir al kínder:

  1. “Tengo mucho miedo de dejar a mamá sola. Me temo que no podrá sola”.
  2. “Tengo miedo de quedarme sin mamá”.

No hace caso a nadie:

  1. “Me faltan normas consistentes y claras en casa”.
  2. “No recibo la atención suficiente, no sé cómo llamar la atención de una manera diferente”.

Juega poco

Solo juega con dispositivos electrónicos: “No sé cómo jugar con los niños, tengo miedo. Solo en los videojuegos siento que puedo hacer algo, solo aquí tengo éxito”.

Irritable: “No se me permite enojarme y, con la ayuda de la irritación, muestro mi enojo a los demás”.

Mantiene el orden de manera obsesiva: “Si no mantengo un orden estricto y sigo una secuencia de acciones, sucederá algo terrible. De este modo, protejo a todos”.

Rechina los dientes mientras duerme: “Estoy enojado y no puedo expresar mi enfado con palabras”.

Duerme mal:

  1. “Me temo que no puedo hacer frente a la oscuridad y a lo desconocido”.
  2. “Me temo que mamá no volverá”.
  3. “Creo que el derecho a dormir con mamá me pertenece solo a mí”.

Apegado a un juguete

Se hace daño a sí mismo:

  1. “Siento un dolor insoportable en mi alma y me es más fácil procesarlo físicamente”.
  2. “Me siento muy culpable e intento castigarme yo solo”.

Fantasea demasiado: “Mi mundo de fantasía me ayuda a sobrellevar mis miedos”.

¿Alguna vez te fue difícil comprender el comportamiento de tu hijo? Escribe en los comentarios cómo lo afrontaste, tal vez esto ayude a otros padres.

Ilustrado por Xenia Shalagina para Genial.guru