Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

Problemas en las piernas de los niños que no deberían preocupar demasiado a los padres

Lo creas o no, los problemas ortopédicos en los niños son muy comunes. La mayoría de los bebés sufren de ellos en sus primeras etapas de la infancia. La buena noticia es que, incluso si esto puede parecer realmente aterrador para los padres, la mayoría de las veces, si no en todas, estos problemas desaparecen por sí solos y el niño acaba creciendo disfrutando de una vida plenamente sana.

Genial.guru profundiza hoy en cinco de estos problemas en niños que a menudo desaparecen por sí solos y, en realidad, no son peligrosos.

1. Genu varo (piernas arqueadas)

El más común de los supuestos problemas y que asusta a más no poder a los padres: las piernas arqueadas. En este caso, las piernas del pequeño parecen estar formando un arco hacia el exterior, dejando un espacio evidente entre los muslos. Más allá de darles una curva a la forma de las piernas, el genu varo es bastante inofensivo. No causa dolor ni afecta a la capacidad de caminar o de gatear de tu pequeño.

2. Pies planos

Los bebés, por regla general, nacen con los pies planos y, a medida que van creciendo, empiezan a desarrollar el arco del pie. Esta condición no resulta dolorosa ni dañina y desaparece automáticamente cuando los huesos y músculos de los niños comienzan a desarrollarse y adquieren mayor flexibilidad.

3. Genu valgo (piernas en X)

Otro problema bastante común con las piernas que se observa en los niños pasa por las rodillas juntas formando una X. En este caso, las piernas del pequeño están curvadas hacia adentro, dejando un espacio entre los tobillos mientras que las rodillas se tocan. Esto suele desaparecer con el paso del tiempo, normalmente, cuando el niño alcanza los 7 a 8 años de edad. No en vano, si no se corrige para ese momento, esto puede ser un síntoma de una enfermedad subyacente.

4. Pie varo

El pie varo (también conocido como metatarso aducto) significa que la parte anterior del pie (el antepié) del niño está orientada hacia adentro. Por lo general, va desapareciendo con el paso del tiempo y el niño empieza a caminar de manera normal. Sin embargo, el cambio suele producirse lentamente, ya que el niño puede necesitar de su tiempo para deshacerse de este hábito. Si el problema no parece resolverse por sí solo, es recomendable consultar con un especialista.

5. Pie valgo

Este es el caso opuesto a la situación mencionada anteriormente: los pies del niño están curvados hacia afuera, haciendo que sus pasos sean más anchos al caminar. Este problema también se corrige por sí solo y, en la mayoría de los casos, desaparece con la edad. No resulta doloroso, pero algunos niños pueden experimentar molestias tanto en las rodillas como en las caderas.

Cuándo visitar al médico

Aunque todos estos casos son comunes y conocidos por resolverse por sí solos, es una buena idea consultar a un médico al observar tales síntomas. Todos somos diferentes y una estructura ósea curvada también podría indicar algún problema que pudiera ser realmente grave. Las posibilidades son muy raras, ¡pero siempre es mejor prevenir que curar!

¿Conoces algunos otros casos relacionados con la salud que suelen desaparecer con el paso del tiempo? Amplía nuestra lista en los comentarios de este artículo y comparte tu experiencia.

Imagen de portada shutterstock.com