Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

10 Juguetes aparentemente inofensivos que pueden ser peligrosos para nuestros perros (y 10 sustitutos)

7-12
442

Tener perros en casa significa una o más cestas llenas de juguetes: calcetines, pelotas o muñecos chillones que deciden atesorar. Si bien es importante que nuestros peludos tengan objetos para entretenerse y fortalecer su mente y cuerpo, no todos son aptos para ellos. ¿Sabes a cuáles nos referimos?

Genial.guru investigó qué tipos de juguetes se deben evitar —o bien, sacar de la cesta— para que tú y tus mascotas sigan pasando momentos divertidos, libres de accidentes. Para aprender a elegir el juguete más adecuado, lee el bono al final.

1. Pelota de tenis

Las pelotas de tenis están entre los objetos que les damos a nuestros perros sin pensar demasiado en su composición. Creemos que tienen más resistencia a las mordidas, pero no es así. Debido a su tamaño y pelusa verde, pueden representar riesgos para su salud: asfixia, obstrucciones intestinales, desgaste y desgarro dental.

¿Sabías que la pelusa de la pelota actúa como un papel de lija en los dientes de los perros, desgastándolos gradualmente? Con el tiempo, esto puede ocasionar problemas dentales y dificultad para masticar.

Los riesgos son graves, pero no es necesario que tires todas las pelotas de tenis que tienes. En su lugar, puede usarlas si tú te encuentres con él. Otra opción es enseñarle a soltarlas en cuanto se lo pidas. Si tu perro no puede dejar de masticar este tipo de pelotas, lo mejor es que las sustituyas por las de goma gruesa o caucho 100 % natural. Recuerda que las pelotas les enseñan a los perros habilidades motoras y conceptos básicos, como recuperar, mientras juegan.

2. Peluches

Si el peluche o muñeco no es específico para perros, corremos el riesgo de que tenga componentes peligrosos para su salud. Por ejemplo, hilos o fibras largas, relleno de espuma o sintético, piezas pequeñas y filosas como botones u otros objetos que solo están pegados o cosidos superficialmente.

Cualquiera de estos objetos puede causar complicaciones muy graves y requerir cirugía para extraer lo ingerido. Si a tu cachorro le gusta abrazar y llevar cosas en la boca, lo ideal es un juguete blando hecho de felpa o con relleno de poliéster (es un material ligero que resulta neutro para los perros en caso de ingestión). Ah, y si chilla o suena, ¡mejor!

De igual forma, procura que solo use este tipo de juguetes cuando tú estés cerca. Al finalizar el juego, guárdalo fuera de su alcance. Así evitarás que lo destroce y dure por más tiempo.

3. Juguetes chillones baratos

Por lo regular, estos juguetes para mascotas están hechos de goma delgada o plástico. Los perros que los mastican enérgicamente pueden tragárselos enteros, tragar grandes trozos de ellos o incluso los chirridos del interior. Esto puede causar obstrucciones intestinales o asfixia.

Verifica que los juguetes que compres sean realmente para perros y estén fabricados con materiales seguros, de goma dura, caucho 100 % natural o silicona.

4. Botellas de plástico

Muchas veces, les damos a los perros botellas de plástico porque les encanta morderlas y oírlas crujir. Y, bueno, ¿quién es capaz de negarles un momento de diversión?

Después de la emoción de destrozar las botellas, los perros se acomodan para masticarla una y otra vez. En esta parte del juego, hay que tener cuidado: es posible que ingiera una tapa o un trozo de la botella y las piezas provoquen un bloqueo, el cual requiera atención veterinaria urgente.

Una alternativa puede ser comprar juguetes ruidosos que emitan sonidos similares a los de una botella de plástico. Hay algunos que producen crujidos idénticos, como los juguetes blandos que tienen papel arrugado en el interior. No se desintegran fácilmente y son menos peligrosos si tu perro los llega a romper. Además, le enseña a no tener miedo a sonidos inusuales, algo ideal para socializar.

5. Huesos de carnaza

Es de los juguetes masticables más populares. Son un refrigerio de larga duración y pueden ayudar a limpiar los dientes de los perros. Sin embargo, no son tan recomendables.

Expertos recomiendan tener en cuenta el tamaño de las mascotas, su sistema de masticación y edad. Es decir, si tenemos un rottweiler adulto que mastica duro, es probable que rompa fácilmente la carnaza en trozos grandes y luego estos representen un peligro de asfixia o de bloqueo esofágico o intestinal. También pueden durar meses en su estómago y causar otro tipo de problemas.

Caso contrario sucede con los perros que mastican suave, como los chihuahuas. Para ellos, este tipo de golosinas se consideran seguras, ya que no las despedazan. Aun así, es mejor retirarles la carnaza masticada antes de que la ingieran.

Si tu perro es un gran masticador, elige un juguete que sea duradero y que no se rompa en pedazos pequeños. Los juguetes para masticar ayudan en la etapa del desarrollo de los dientes y ayudan a fortalecer los músculos de la cara y cuello.

6. Palos

Cuando vamos al parque, podemos encontrar un palo y usarlo como juguete. No es lo ideal, los palos sueltan astillas, las cuales pueden lastimar sus encías y dientes, provocando su extracción. Además, si lo aventamos para que nuestra mascota lo traiga, podemos calcular mal las vueltas que dará en el aire provocando que choque con él.

Una alternativa son los juguetes de búsqueda o para perseguir de goma dura y que simulan la forma del palo. A veces brillan en la oscuridad y traen una cuerda para lanzar.

7. Disco volador

Otro juguete muy popular es el frisbee o disco volador. Puede ser un objeto divertido y útil para que nuestro perro gaste mucha energía, pero debemos considerar el material con el que esté hecho. El plástico duro o materiales similares pueden dañar sus dientes y hocico. También se debe tomar en cuenta la mordida y el golpe que recibe a la hora de cazar el disco.

Por eso, lo ideal es que estos juguetes para perseguir sean de goma y especiales para perros. Son más suaves y agradables para su hocico.

8. Juguetes de tiro hechos de cuerda

Los objetos de cuerda para perros son una opción popular y económica para juegos de tira y afloja. Si necesitas uno de estos juguetes para masticar, considera su durabilidad, que sea lavable y esté hecho de materiales seguros. Opta por aquellos que tengan nudos de cuerda gruesa, así evitas que una hebra larga se atasque en el estómago de tu perro y provoque problemas más serios.

9. Juguetes para niños

Muchos de los aspectos que hacen que los juguetes para niños pequeños sean inseguros, como las piezas que pueden desprenderse y representar un peligro de asfixia, también son peligrosos para los perros.

Lo adecuado es buscar aquellos objetos de inteligencia que los motiven y estimulen mentalmente para que no se estresen, angustien o aburran. Los juguetes dispensadores de golosinas y los rompecabezas pueden mantener a los perros ocupados al mismo tiempo que les dan alimento y controlan su peso.

10. Puntero láser

Este “juguete” parece una opción fantástica porque ejercitas a tu perro sin hacer mucho o ningún esfuerzo, pero la realidad es que los punteros pueden enseñar a los perros a estar siempre a la caza, es decir, puede empezar a perseguir cualquier luz cambiante.

Algunos perros se obsesionan con las luces en movimiento hasta el punto de desarrollar algo similar al trastorno obsesivo compulsivo. A esto se suma el hecho de que el perro no encuentra recompensa por jugar con el láser (nunca lo alcanza ni lo obtiene) y se vuelve una situación frustrante. Una alternativa: los juguetes para perseguir.

Bono: consejos para elegir un juguete para tu perro

  • Analiza los diferentes juguetes para perros y lo que cada uno puede hacer por tu amigo de cuatro patas. Hay pelotas, juguetes para masticar, juguetes ruidosos, juguetes interactivos y juguetes blandos que enseñan a tu perro diferentes habilidades y lo ayudan a desarrollarse.

  • Asegúrate de que cada juguete que compres tenga el tamaño apropiado. Evita darle a tu perro objetos más pequeños que el tamaño de su hocico o con los que pueda atragantarse.

  • Ten en cuenta la edad y preferencia de tu mascota. Muchos cachorros, mientras les están saliendo los dientes, prefieren juguetes para masticar que son de tipo goma, y a los perros mayores a menudo les gustan los juguetes más blandos que son cómodos de sostener y tirar. Durante la edad adulta, tu perro puede necesitar juguetes más resistentes, como cuerdas gruesas o pelotas de goma más duras.

  • Reemplaza sus juguetes en cuanto empiecen a despedazarse o desintegrase.

  • Los juguetes suaves deben poder lavarse a máquina.

  • Procura darle hasta tres juguetes diferentes a tu perro y cámbialos cada par de semanas. Harás que duren más y que tu perro se mantenga interesado en ellos. También, puedes esconderlos para que tu perro los encuentre. De esta manera, los juguetes seguirán siendo nuevos para él.

  • Los mejores juguetes son aquellos que puedes adquirir en tiendas de mascotas o clínicas veterinarias.

  • La FDA tiene una lista de productos para animales y mascotas que han sido retirados del mercado. La lista es pequeña, pero es bueno checarla.

¿Solías comprar este tipo de objetos? Cuéntanos, ¿cuál es el juguete favorito de tu mascota?, ¿tienes una foto de él divirtiéndose?

7-12
442
Compartir este artículo