Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

12 Datos sobre los delfines que nos hicieron ver su inteligencia desde otra perspectiva (y solo podemos amarlos aún más)

7-25
154

Muchos de nosotros nos hemos sentido cautivados por una fotografía o un video de un delfín en plena acción. Estos ágiles y tiernos animales son conocidos por su inteligencia y sus comportamientos similares a los de los humanos; son también muy sociables y han sido investigados por los sonidos particulares y variados que hacen, entre otras características.

Genial.guru te invita a conocer estos datos curiosos sobre los delfines para que descubras por qué estos mamíferos son tan listos.

1. Su cuerpo habla de su evolución

Los delfines son cetáceos, es decir, mamíferos que se adaptaron a la vida acuática: sus patas traseras desaparecieron como tales y sus patas delanteras se transformaron en aletas.

2. A diferencia de otros animales, son conscientes de su respiración

Tal como los humanos, tienen pulmones; pero a diferencia nuestra, el acto de respirar para los delfines es voluntario. Cuentan con un espiráculo: un orificio ubicado en la parte superior de la cabeza que sacan a la superficie entre 3 y 5 veces por minuto para tomar aire, aunque pueden estar bajo el agua hasta un máximo de 10 minutos.

3. Apagan un hemisferio de su cerebro para poder dormir

Y como son conscientes de su respiración, los delfines no pueden entrar en un sueño profundo porque esto implicaría dejar de respirar. Es por esto que para dormir, desactivan un hemisferio de su cerebro y cierran solo un ojo; el otro hemisferio continúa activo para mantener activas algunas funciones vitales y el rumbo del delfín que permanece flotando muy lentamente mientras está dormido. Estos animales pueden dormir durante un máximo de dos horas seguidas, y en total alcanzan a sumar hasta ocho horas de sueño en un día.

4. Tienen una sofisticada forma de ubicar a sus presas

Han desarrollado ecolocalización, es decir que se guían por ondas sonoras para ubicarse en el espacio y poder atrapar a sus presas. Estas criaturas emiten un sonido, y de acuerdo con el eco que se produce cuando la onda de este choca con alguna superficie o cuerpo, sabrán a qué distancia está, en qué dirección y de qué tamaño es la presa. A una distancia de 30 metros, pueden identificar si un objeto es de metal, plástico o madera.

5. Algunas especies responden a un sonido particular como si fuera su nombre

Tienen un sistema de comunicación a partir de sonidos y silbidos que les permiten identificarse entre ellos. Un estudio ha demostrado que los delfines nariz de botella tienen un llamado con una frecuencia específica para cada miembro del grupo, y estos solo responden cuando lo reconocen.

6. Son seres sociales, difícilmente encontrarás uno solo

Estos cetáceos sostienen complejas relaciones sociales. Conviven en grupos de aproximadamente 1000 individuos en zonas donde hay gran abundancia de alimento, compartiendo el espacio con diferentes especies de delfines, siempre y cuando no tengan que competir por la comida. Normalmente se agrupan para protegerse; si un miembro del grupo está herido, los demás lo ayudan a subir a la superficie para que pueda respirar.

7. Al otro lado del espejo

Después de tres años de estudios, los investigadores han demostrado que los delfines pueden reconocer su imagen en un espejo desde una edad más temprana que un ser humano. Mientras que el humano puede reconocerse a partir del segundo año, este estudio señala que los delfines lo hacen desde los 7 meses.

8. El delfín más grande

Las orcas, contrario a lo que muchos piensan, no son ballenas. Son la especie más grande de delfines: pueden llegar a pesar más de 5 toneladas y tienen hasta 9 metros de longitud. Las también llamadas “ballenas asesinas” habitan en todos los océanos, pero prefieren las aguas templadas o frías y se caracterizan por migrar hasta miles de kilómetros en busca de alimento.

9. Tienen relaciones duraderas

Si bien los delfines no conservan parejas estables, el caso entre madres e hijos es diferente, por ejemplo, los delfines manchados del atlántico permanecen junto a su cría entre 2 a 3 años. Además, según la especie, el embarazo puede durar entre 9 a 17 meses y los partos suelen ser asistidos por los demás integrantes del grupo para evitar ser atacados por sus depredadores. Las madres pueden amamantar a sus crías hasta los 18 meses de nacidos.

10. Transmiten conocimiento a sus pares

Lejos de la idea de que las madres son las únicas que enseñan a sus crías a cazar el alimento, los estudios demuestran que los delfines también pueden aprender observando a sus pares, lo que los científicos llaman “transmisión social horizontal”. Lo más sorprendente es que este proceso implica el uso de herramientas, pues los delfines toman las conchas de caracoles que sus presas usan como refugio y una vez en la superficie del agua, las sacuden para que sus víctimas caigan directo en sus bocas.

11. Habitantes de los mares y los ríos

Su capacidad de adaptación es tal que habitan tanto en los mares como en aguas dulces; existen aproximadamente 37 especies de delfines oceánicos y 5 especies de delfines de río. Uno de los más llamativos del agua dulce es el delfín rosado, que se encuentra en las cuencas de los ríos Amazonas, Orinoco y Madeira, en América del Sur.

12. Cuellos flexibles

Además de su característico color, los delfines rosados se distinguen de los delfines marinos por tener mayor flexibilidad en el cuello; esto les permite maniobrar mejor entre las ramas de los bosques inundados, así como cazar más fácilmente su presa. Su cuello tiene una movilidad de hasta 90 grados porque las vértebras cervicales no están unidas entre sí.

¿Qué es lo que más te gusta de los delfines? ¿Alguna vez has tenido la fortuna de ver uno? ¡Nos encantaría ver tus fotos!

Imagen de portada Claudia14 / Pixabay
7-25
154