20 Fotos que demuestran que las mascotas pueden ponerse celosas de sus dueños

Hay episodios de celos de nuestras mascotas que no olvidaremos fácilmente. Ya sea cuando su dueño le presta más atención a otro animal, o cuando se captura una de sus invaluables expresiones faciales en un video. Parece que nuestros amigos de cuatro patas no son tan diferentes de nosotros, ya que los celos pueden apoderarse de ellos en los momentos más inesperados.

Genial.guru encontró algunas de las mejores historias de personas que compartieron cómo reaccionaron sus mascotas cuando decidieron reclamar a sus dueños como su propiedad para siempre.

1. “Ella se pone celosa cuando acaricio a su hermano”

2. “El perro de mi esposa la protege celosamente mientras ella duerme”

3. “Se pone celoso cuando saco a pasear a nuestro perro nuevo”

4. “Deja en paz a mi mami”

5. Celoso de perderse toda la atención que el gatito rescatado está recibiendo ahora

6. Viendo celosamente al gato, quien consiguió pasar más tiempo con su dueño

7. “No están de acuerdo conmigo cuando llevo a pasear solo al perro”

8. Incluso tomar una foto puede generar celos

9. Sus celos están llegando a sus niveles más altos, así que no permitirá que su dueño cierre la puerta del baño

10. Solo un poco celosa de su nueva y pequeña dueña

11. Abrazar solo a su hermano no es una buena idea

12. Celosamente diciéndole a su dueña que él también quiere un baño

13. Se pone así cuando su dueño le presta atención al gato

14. Celosa del asiento especial de su pequeña dueña

15. “No estoy muy interesada en mi nueva dueña”

16. “Mi perro mostrándole a mi novia que soy suyo”

17. Su madre no está acariciándolo... y él no está muy feliz por eso

18. “Protegiendo celosamente su bola de estambre”

19. Las cuatro etapas de los celos

20. Perdiéndose los besos

¿Tienes una mascota que suele ponerse celosa? ¿Pudiste captar ese momento con tu cámara? En caso de ser así, comparte tus fotos con nosotros en la sección de comentarios para alegrar nuestro día.

Imagen de portada NBAJam95 / reddit
Compartir este artículo