Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

Cómo salvar la vida de un perro en 6 pasos

Problemas de salud inesperados pueden aparecer en un perro de cualquier edad, raza y estado de salud. Si su corazón se detiene repentinamente o no puede respirar, correr a un veterinario no será una opción. Por eso es importante tener en cuenta una técnica de primeros auxilios simple y efectiva que te ayudará a revivir a tu amigo de cuatro patas.

En Genial.guru, estamos listos para ayudar a todos los dueños de perros y queremos que aprendas dos procedimientos básicos: compresiones y respiración artificial, para estar siempre listo para cualquier cosa.

  • Comprobación de la respiración de tu perro: coloca la mano delante de su nariz e intenta sentir su respiración. Además, verifica si su pecho sube y baja. Si el perro no está respirando, revisa su hocico en busca de una obstrucción y jala su lengua hacia afuera.

  • Comprobación del pulso del perro: sostén la almohadilla de su pata para sentir su pulso, o verifícalo en la pata trasera en el lugar donde la pata se une al cuerpo.

  • Si tu perro tiene pulso, pero no respira, deberás realizar una respiración artificial. Si no tiene pulso, debes realizar una reanimación cardiopulmonar (RCP).

Advertencia: No debes practicar RCP en un perro sano. Esto puede causar problemas de salud graves, especialmente si el procedimiento no se realiza correctamente.

Paso 1: coloca a tu perro correctamente

  • Primero, coloca a tu perro de lado derecho sobre una superficie plana y dura.

  • La cabeza de tu perro debe estar recta y su cuello estirado. Se supone que este posicionamiento abrirá un pasaje directo para su vía aérea.

  • En la boca del perro, tira de su lengua hacia afuera para que quede sobre la parte posterior de los dientes del perro y luego cierra la mandíbula. Ubícate detrás del perro.

Paso 2: Encuentra la posición de su corazón

  • Para perros más grandes: el procedimiento se realiza en la parte más ancha de la caja torácica del animal, cerca de su corazón, pero no directamente en él.

  • Para perros más pequeños (15 kg o menos): puedes colocar los dedos en un lado del pecho y el pulgar en el otro, alrededor, o simplemente usar los dedos en la parte superior.

Paso 3: realizar compresiones

  • Coloca las palmas una encima de la otra, con los codos rectos y comienza a empujar hacia abajo la caja torácica de tu perro. Los empujes deben ser firmes y rápidos, uno tras otro.

  • Solo necesitas comprimir 1/4 a 1/3 del ancho de su pecho.

  • Repite estos movimientos 15 veces durante aproximadamente 10 segundos.

  • Para perros más pequeños: usar la palma entera de tu mano para estos perros será demasiado. En este caso, solo usa tus pulgares o dedos para presionar el área del pecho. Además, debes realizar más compresiones, aproximadamente 17 durante un período de 10 segundos.

Paso 4: respiración artificial

Realiza respiración artificial después de cada 15 compresiones.

  • Primero, debes sellar los labios del perro colocando tu mano sobre su hocico. El hocico del perro debe estar cerrado.

  • Tomado del hocico, mueve hacia las fosas nasales del perro y sopla suavemente. Al hacer esto, el pecho del perro se hará más grande. Si esto no sucede, entonces tratar de soplar más fuerte y comprobar si la boca del perro está completamente cerrada.

  • Entre estas “respiraciones” retira la mano del hocico para dejar que el aire fluya y retoma.

Paso 5: realiza un apretón abdominal

A las razas de perros más grandes también puede servirles un procedimiento de compresión abdominal.

  • Mueve el área abdominal de tu perro. Coloca las palmas de tus manos, una encima de la otra.

  • Ahora debes empujar hacia abajo y apretar el vientre del perro. Esto ayudará a que la sangre fluya hacia el corazón.

  • Repite de esta manera: 15 compresiones, una respiración artificial y luego un apretón abdominal.

Paso 6: repite

Sigue repitiendo los pasos hasta que el perro recupere un pulso constante y comience a respirar. Hazlo por no más de 20 minutos.

Por supuesto, es muy importante visitar a un médico veterinario inmediatamente después para que revisen a tu amigo. ¿Alguna vez has visto a alguien salvar la vida de una mascota? ¡Compartamos nuestras historias en la sección de comentarios!

Illustrated by Leonid Khan para Genial.guru