Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

Esta gran danés ciega y su perra lazarillo son inseparables

----
36k

Lily es una hermosa gran danés blanca. Quedó ciega después de que un grupo de veterinarios decidieran extirparle los ojos debido a una terrible enfermedad. Sus expectativas de vida no eran muy prometedoras e incluso se llegó a contemplar la idea de sacrificarla para evitar que sufriera una vida agonizante, ya que enferma y sin ojos le sería muy complicado llevar a cabo las actividades que hacen feliz a un perro común y corriente. Sin embargo, antes de que la drástica decisión fuera tomada, apareció Maddison, esta paciente perrita manchada de la misma raza de Lily que se convirtió en su lazarillo y en su mejor amiga.

Genial.guru te invita a conocer la conmovedora historia del lazo que une a estas bellas caninas. La suya es una amistad entrañable y un ejemplo único de confianza y generosidad.

Lily y Maddison viven en Reino Unido, en la localidad de Shropshire. Desde que se conocieron, Maddison comprendió que Lily necesitaba de su ayuda y se dedicó a guiarla con paciencia a donde quiera que fueran. 

Tener un perro lazarillo no sólo salvó la vida de Lily permitiéndole tener una vida normal, sino que también contribuyó a mejorar su salud y aumentar su vitalidad. Las dos perras corren y juegan por el prado como cualquier par de mejores amigas inseparables. 

Para guiar a Lily, Maddison sólo roza suavemente su cuerpo y le indica en qué dirección debe moverse. Lily entiende este lenguaje y se desenvuelve sin inconvenientes en la casa de sus amos y afuera en el prado. 

Las dos perras permanecen unidas, la mayoría del tiempo por una correa especial que les permite conservar su espacio personal, pero estar siempre en contacto. Desde muy joven, Maddison asumió su rol de lazarillo demostrando que los perros que son entrenados para guía no necesitan órdenes o instrucciones complejas para saber cómo hacer su trabajo. Ella siente las necesidades de su amiga Lily y la lleva de la pata por el mundo. 

Ahora, Lily y Maddison comparten una tranquila vejez juntas. Contrario a lo que los veterinarios pronosticaron para la vida de la gran danés blanca, este animal ha vivido una larga y feliz existencia junto a sus amos y su inseparable mejor amiga, quien la acompaña desde que era apenas una cachorra. 

Sin duda, esta es una historia no sólo conmovedora, sino además ejemplar. Cuánto ganaría la humanidad si existieran más personas nobles como Maddison y confiadas como Lily. El vínculo que las une es único en todo el mundo y demuestra que el amor es capaz de curar cualquier dolencia y darle alegría a cualquier vida. 

Foto de portada: Rossparry

----
36k