Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

En una granja de EE. UU. les ponen suéteres tejidos a medida a las cabras recién nacidas para que no se resfríen

Ver a un pequeño cachorro vestido con un grueso suéter de lana es una de las imágenes más adorables del invierno. Pero no solo los perros tienen esa capacidad de sacarnos una exclamación de ternura instantánea, sino que las cabras bebés también pueden lograr el mismo efecto. Cuando la temporada fría llega a la granja Sunflower Farm Creamery, las cabritas lucen sus abrigos como las mejores modelos de belleza, o, mejor dicho, de dulzura.

Genial.guru quiere compartir contigo las fotos más lindas de las cabritas abrigadas, pero con una advertencia: ¡tus niveles de ternura se elevarán al máximo!

La granja

Sunflower Farm Creamery está ubicada en Maine, Estados Unidos, y se dedica a la crianza de cabras lecheras. Allí se produce queso y otros alimentos con la leche ordeñada, los cuales luego son vendidos al público. También es posible visitar la granja, conocer a las hermosas cabras y a sus bebés, o tomar clases de yoga al aire libre.

La filosofía de la granja es criar a cada animal como si fuera un miembro de la familia. Cada cabra tiene una personalidad única, por eso, cada una es bautizada con un nombre que la identifica. Es muy importante para los cuidadores que los animales crezcan libres y sanos.

A diferencia de otras granjas de crianza masiva, Sunflower está en contra del sacrificio de sus animales una vez envejecidos. Las cabras que ya no dan más leche disfrutan de una “jubilación” con privilegios, pues tienen la libertad de andar por el campo a sus anchas.

Enfrentando el crudo invierno

Son muchas las personas que acuden periódicamente a la granja para comprar los productos caseros hecho con leche de cabra. Además, los visitantes tienen la oportunidad de ver en vivo y en directo cómo se ordeñan los animales, y son testigos del amoroso cuidado que se les brinda a los miembros recién nacidos.

Debido al frío intenso de esa región, una admiradora de la granja donó hermosos y abrigados suéteres tejidos a mano para las cabritas. Así los bebés pueden jugar en el campo sin miedo a enfermarse.

Muy agradecidos, los granjeros publicaron un video de las cabritas estrenando sus nuevos abrigos. Es imposible verlo y no derretirse de ternura.

¿Quieres adoptar una cabrita?

Cada año nacen muchas cabritas. Algunas son criadas para dar leche, y otras son dadas en adopción, pues resulta difícil mantenerlas a todas. Los granjeros se dan a la tarea de buscar buenos hogares para cada una de ellas. Las cabras, como los perros o los gatos, son excelentes animales de compañía.

Antes de que nazcan, ya hay personas que quieren adoptar a un bebé en lista de espera. Para formar parte de esta es necesario ponerse en contacto con los cuidadores vía correo electrónico.

Otro de los objetivos de Sunflower Farm es acercar a las personas a los animales que producen la materia prima de los alimentos que consumen. Verlos crecer dentro de un ambiente amoroso y dedicado ayuda a crear conciencia sobre el valor que tiene cada cabra lechera. Trabajan duro hasta que envejecen, por lo que merecen reconocimiento y cuidado.

Gracias a las fotos que los cuidadores y visitantes compartieron con el mundo, miles de personas llegaron a conocer cómo es la intimidad de una granja que se dedica apasionadamente a criar animales felices. Solo basta con darles una mirada a los amiguitos peludos para convencerse de que así es.

¿Estás de acuerdo con el método de crianza de esta granja? ¿Te gustaría tener a una traviesa cabrita como mascota? Queremos conocer tu opinión. Por favor, ¡cuéntanos en la sección de comentarios!

Imagen de portada katieisso / Instagram