Científicos investigaron si los animales pueden predecir terremotos, y esta fue la respuesta que obtuvieron

Existe la creencia de que los animales pueden sentir los movimientos sísmicos, y este mito ha trascendido culturas y fronteras, puesto que cada vez son más las personas que creen en él. Probablemente has visto que, en algunas ocasiones, tu mascota se comporta un poco extraño porque algo le asusta. De repente, los nervios se adueñan de él y ya está escondiéndose entre tus piernas o en algún lugar que lo hace sentir más seguro pero, ¿esa afirmación es real? Se han realizado distintos estudios para obtener una respuesta y algunos científicos indagaron en las investigaciones para analizar la información.

Genial.guru comparte contigo los resultados que obtuvieron los investigadores después de revisar las publicaciones sobre el comportamiento anormal de los animales antes de los terremotos.

Lo que dicen los expertos

En el análisis que realizaron los científicos, se revisaron 729 informes hechos dentro de 180 estudios. Estos estaban relacionados con la reacción de 130 especies como insectos, aves, peces y mamíferos entre los que predominaban perros, gatos y ganado en 160 casos. Muchas de estas publicaciones consisten en anécdotas y no se fundamentan en estudios experimentales. Estas debilidades impiden que pueda confirmarse que el comportamiento de los animales es predictivo.

La gente ha logrado observar algunos comportamientos anormales. Antes de terremotos, elefantes se han ido corriendo, perros se han mostrado inquietos, gatos se han escondido, serpientes han abandonado sus colinas, gusanos y hormigas han salido de sus escondites y delfines han dejado su localidad.

Los sismólogos del Centro Alemán de Investigación en Geociencias se sorprendieron porque gran parte de los informes publicados, en donde se afirmaba la teoría, estaban basados en experiencias de las personas. Esto significaba que la observación que habían hecho no era adecuada y específica, pues no estudiaron el comportamiento de los animales antes, durante y después del terremoto. Por lo tanto, determinaron que estos datos no podían ser aceptados como pruebas científicas.

La falta de estudios

Durante mucho tiempo, las personas han asegurado que el comportamiento extraño de sus gatos, perros e incluso vacas, puede avisar que se aproxima un terremoto, pero el análisis de esto, concluye que no hay pruebas contundentes detrás de la afirmación. Aunque hay muchos informes en la red que sostienen la teoría, aún faltan pruebas científicas que lo consoliden en su totalidad, pues la mayor parte de las evidencias consisten en observaciones únicas que aún no se pueden probar científicamente.

Los investigadores no pueden tener la seguridad de que sus observaciones están relacionadas con un terremoto porque la reacción que tienen las especies podría deberse a un cambio ambiental, en su salud o a causa de sus depredadores.

Aunque no todos los comportamientos inusuales en los animales están relacionados con los terremotos, es probable que respondan ante los temblores de menor intensidad que preceden a los protagonistas, pues encontraron que el 90% de todos los reportes ocurrieron dentro de los 100 kilómetros del epicentro del terremoto, en un periodo de 60 días. Después examinaron en qué momento y en qué lugar habían sucedido las confusiones de la región y la similitud era significativa.

Investigaciones futuras

“Los estudios futuros deben incluir una definición cuantitativa más estricta de lo que significa un comportamiento inusual o anormal por parte de los animales, así como una explicación física del cambio en la conducta”, señalan los investigadores. Ellos mismos sugieren que se cuestionen cosas concretas en las siguientes observaciones que los lleven a comprobar si el comportamiento de los animales es realmente inusual. Mientras se realizan otros estudios para comprobar o descartar la teoría del poder en las especies animales, para predecir estos desastres naturales, se están desarrollando tecnologías que logren detectar los terremotos, tiempo antes de que hagan su aparición.

¿Qué piensas de esta teoría? ¿Has sido testigo del comportamiento anormal de un animal antes de un terremoto? Cuéntanos tus respuestas en los comentarios.

Compartir este artículo