Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

Por qué los gatos tienen la lengua tan áspera

Si tienes un gato en casa, seguramente alguna vez tuviste la fortuna de que te regalara un lametón. Es raro, porque son los perros quienes tienen esa costumbre, y estamos familiarizados con sus “besos” húmedos y suaves. En cambio, los de tu minino suelen sentirse ásperos, como si fueran de lija. Esa diferencia se debe a que la lengua felina esconde un secreto en su interior que la hace muy especial.

Genial.guru quiso saber por qué la lengua de los gatos es tan rasposa, y ahora quiere compartir contigo todo lo que descubrió al respecto.

1. La lengua felina es áspera porque sus papilas están hechas de queratina

Todos sabemos que a los gatos les encanta acicalarse tanto como dormir. Para llevar a cabo esta tarea emplean su curiosa lengua. Si intentamos verla de cerca, notaremos que parece estar recubierta de protuberancias. En realidad, lo que la cubre es una estructura mucho más compleja. Se trata de las papilas gustativas llamadas filiformes, que, a diferencia de las nuestras, están hechas de queratina.

La queratina es el material que forma nuestras uñas, y, al igual que estas, las papilas gustativas de los gatos son flexibles y firmes a la vez. También tienen forma de gancho o púa. Por eso, cuando un minino nos lame la mano, sentimos esa caricia tan áspera.

2. También está diseñada para un aseo perfecto

Un estudio científico reciente descubrió que las papilas filiformes felinas, además de ser curvas como un gancho, son huecas. Esta particularidad ayuda a la lengua a recoger la saliva de la boca y a arrastrarla por el pelaje del animal, realizando una limpieza profunda.

Para entenderlo mejor, la lengua del gato funciona como un peine o cepillo inteligente. Las papilas llenas de saliva pueden penetrar las dos capas de pelo del animal, logrando desenredar nudos, eliminando parásitos y pelos sueltos. Con razón el pelaje de nuestros mininos luce tan sedoso y sin olor alguno.

3. Además, cada lametón ayuda al gato a refrescarse

Considerando que un gato puede pasar hasta un 24% de su tiempo “peinando” su pelaje, los científicos se preguntaron si esta conducta responde también a otras necesidades.

En el mismo estudio mencionado antes se pudo probar, mediante imágenes térmicas, que la gran cantidad de saliva que el animal deposita en su piel con cada lengüetazo lo ayuda a equilibrar su temperatura y a mantenerse fresco.

4. Los científicos intentan imitar el diseño de la lengua felina para fabricar cepillos inteligentes

Investigadores estudiaron la lengua de seis especies diferentes de felinos. Los hallazgos en todos los casos fueron muy similares. La lengua de un león funciona igual que la de un pequeño gatito doméstico. Semejante obra de ingeniería no podía pasar desapercibida para los científicos, quienes enseguida se pusieron a diseñar un cepillo 3D con cualidades tan fascinantes y prácticas como las de la lengua de los gatos.

El cepillo en cuestión se llama TIGR (Tongue-inspired grooming, o el aseo inspirado en la lengua), e imita de manera artificial a las papilas felinas. Los creadores esperan utilizarlo para aplicar medicamentos y lociones directamente en la piel de los gatos, mantener su pelaje libre de nudos y hasta eliminar posibles alérgenos. Y para aquellas personas que aman a estos animales, pero no a sus pelos sueltos, el TIGR puede ayudarlas a quitarlos del sofá sin problemas.

¿Qué otros aspectos de los gatos te parecen fascinantes y te gustaría conocer mejor?

Compartir este artículo