Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

El cambio climático llevó a una hembra de zorro ártico a hacer el recorrido de su vida atravesando tres continentes a velocidades récord

6--5
666

Los zorros árticos son animales que habitan en las heladas tundras del norte, y una de sus características es que son capaces de recorrer grandes extensiones de tierra en busca de alimento. Esto fue exactamente lo que hizo una hembra de la especie, que emprendió un largo viaje desde Noruega hasta Canadá, sorprendiendo a los científicos encargados de rastrearla.

Genial.guru comparte el impresionante recorrido de este animal en su búsqueda por comida, forzada por los efectos del cambio climático en el Polo Norte.

1. El punto de partida

La protagonista de esta historia es nativa de la isla Spitsbergen, del archipiélago Svalbard, en Noruega. A diferencia de los zorros de color blanco, esta variedad de pelaje azul grisáceo está adaptada para consumir animales marinos, ya que se ubica en ecosistemas costeros, pero también puede comer los restos de las focas que han cazado los osos polares.

Según el Instituto Noruego de Investigación Polar, que por años condujo estudios sobre esta especie, las migraciones son mucho más frecuentes entre los zorros blancos que entre los azules. Esto es principalmente por la disponibilidad o escasez de roedores, su principal fuente de alimento. No se imaginaban lo que esta joven hembra de zorro sería capaz de hacer tiempo después de que le colocaran el rastreador.

2. 1 de marzo de 2018

Desde el 29 de julio de 2017, cuando se le colocó el transmisor, hasta el 1 de marzo de 2018, se mantuvo en el área donde la encontraron. Sin embargo, posiblemente forzada por los efectos del cambio climático en Svalbard, peores que en el resto de Noruega, emprendió su largo viaje en busca de alimento.

La diversidad genética en los zorros del norte indica que es una especie capaz de viajar aprovechando los puentes de hielo que se forman en invierno, y que las distintas comunidades entran en contacto con frecuencia. Y, aunque no era la primera vez que un zorro ártico se desplazaba hacia otra región, lo que impresionó a los científicos fue la velocidad a la que se movió.

De acuerdo al rastreo satelital, después de solo 25 días recorriendo las costas de la isla de Spitsbergen y de toparse únicamente con mar abierto en su camino, esta hembra de zorro ártico encontró hielo marino que le permitiría pasar hacia su primera parada internacional: Groenlandia.

3. Cruzando el hielo

Una vez que salió de la isla, continuó su recorrido hacia el noroeste sobre el hielo marino y luego en dirección al norte de Groenlandia. Así comenzó la parte más larga de este viaje intercontinental entre hielo y glaciares.

Por un momento, los científicos pensaron que el animal había perdido el collar o que lo llevaban en barco hacia el Norte, ya que registraba un promedio de distancia recorrida de 46,3 kilómetros al día, pero ninguna embarcación puede llegar hasta ese lugar tan congelado.

La pequeña carnívora, aparentemente, aprovechó las placas de hielo como plataforma y se movió rápidamente durante 21 días más. En este tiempo solo hizo dos paradas largas que pudieran explicarse por el derretimiento temporal del hielo marino, un evento que posiblemente creó una buena oportunidad para alimentarse y continuar, o por el mal tiempo. Sin embargo, luego de estas pausas, registró las velocidades más altas de su viaje hasta ese momento.

4. Groenlandia

Después de haber caminado 1 512 kilómetros durante aproximadamente mes y medio hasta el 16 de abril de 2018, la joven hembra apenas se encontraba a la mitad de su travesía. Ya en territorio groenlandés, comenzó a dirigirse hacia el norte.

Se movió rápidamente por el hielo, donde llegó a los 85° de latitud, muy cerca del círculo polar ártico, pero es posible que no haya encontrado muchas oportunidades de alimentarse y por esto regresó donde el hielo era más delgado, a la costa norte de Groenlandia. Allí permaneció hasta comienzos del mes de junio. Sin embargo, el tramo más increíble de su viaje estaba por empezar.

El norte de Groenlandia fue el lugar donde esta criatura se movió a las velocidades más altas de todo su camino. En esta parte del viaje, alcanzó a trasladarse 155 kilómetros en un solo día. Los científicos presumen que esta hazaña, la más impresionante de la que se tenga registro en esta especie, pudo ocurrir debido a que el animal utilizó el hielo como una plataforma para movilizarse a través de esta parte de Groenlandia.

5. Un nuevo continente

Para el 6 de junio de 2018, nuestra protagonista aprovechó el puente de hielo para dejar Groenlandia y cruzar a un archipiélago cercano. Y en solo cuatro días, ya estaba posando sus patitas en territorio canadiense. Se trataba de la isla Ellesmere, la décima más grande del mundo.

El 10 de junio se cumplían 76 días desde el momento en que había abandonado el archipiélago noruego. Entre esa fecha y el 1 de julio, cuando finalizó el estudio por parte del Instituto Noruego de Investigación Polar, la hembra de zorro ártico se dedicó a recorrer las costas de este nuevo territorio hasta llegar al norte, a la península Fosheim. El total de kilómetros que se trasladó desde su tierra natal en apenas 4 meses: 3 507.

Aparentemente, este recorrido tuvo un final feliz: la hembra se adaptó con facilidad a este ecosistema, sustituyendo su alimentación marina por pequeños roedores conocidos como lemmings. Marcó un récord en la historia de las investigaciones sobre esta especie al trasladarse a velocidades increíbles y, al menos hasta febrero de 2019, la isla Ellesmere se convirtió en su nuevo hogar. Después de eso, el transmisor dejó de enviar señales a los científicos, por lo que su destino es incierto.

¿Hubiera podido regresar esta hembra a su Noruega natal por el mismo camino? Para el momento en que llegó a Canadá, ya el hielo alrededor del archipiélago Svalbard estaba totalmente derretido, eliminando esa posibilidad. Los deshielos en el Polo Norte ocurren cada vez más temprano en el año y el hielo tarda más en regenerarse durante el invierno.

Los efectos del cambio climático son más severos en el Ártico que en cualquier otra parte del mundo. La historia de esta criatura es una muy buena ocasión para entender la importancia que tiene el hielo en la vida silvestre que se encuentra en esta parte del planeta. Sin él, las poblaciones quedarían aisladas y los ecosistemas cambiarían drásticamente, con consecuencias impredecibles.

¿Te imaginabas que un zorro podría tener una aventura entre continentes como esta? ¿Qué crees que haya pasado con ella después de que el transmisor dejó de funcionar? Cuéntanos todo dejando un comentario.

Imagen de portada 12019 / Pixabay
6--5
666
Compartir este artículo