Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

11 Trucos profesionales para encontrar un verdadero tesoro en cualquier mercadillo

Se puede dividir a los vendedores de mercadillos en 3 categorías: los anticuarios, los compradores ilegales y aquellos que simplemente desean deshacerse de chatarra y ganar dinero. Y si las personas del primer y segundo grupo saben lo que ofrecen y (por lo general) cuánto cuestan sus artículos, entonces con los vendedores aficionados las cosas se ponen más interesantes: precisamente entre los montones de chatarra a veces se encuentran artículos únicos que son capaces de causar furor en las subastas mundiales.

Genial.guru ha escuchado bastantes historias sobre cómo personas se ganaron el premio gordo totalmente al azar al pasear por mercadillos. Por eso hemos decidido averiguar a qué vale la pena prestarle atención en primer lugar para aumentar las posibilidades de encontrar un verdadero tesoro.

Algunos consejos generales para los inexpertos

  • En primer lugar, llega al momento de la apertura: aquellos que quieren llevarse algo que realmente vale la pena de un mercadillo están ahí desde muy temprano. Literalmente en un par de horas, los artículos interesantes encuentran a sus compradores.
  • En segundo lugar, en cualquier mercadillo, la mitad está lleno de artículos creados en los últimos 20 años, sin importar lo que digan los vendedores.
  • Por último, principalmente, toma lo que te guste. Esto es lo más importante. Pero, aun así, en casa verifica la marca y todas las etiquetas (si las tiene) e intenta averiguar la historia del artículo.

Ahora pasamos de lo general a lo particular.

1. La porcelana valiosa se diferencia por sus inusuales dibujos

Entre la abundancia de porcelana en los mercadillos, ya sea vajillas o artículos de decoración, a veces se encuentran verdaderos tesoros. Por ejemplo, las pinturas hechas a mano pasan de ser una baratija habitual a una pieza única y su precio aumenta considerablemente. Presta atención al dibujo, especialmente, porque no cuesta nada diferenciar entre el trabajo de un artista y una impresión: verás el relieve y pinceladas específicas. También es importante lo que refleja la imagen: por ejemplo, si ves la letra W en la parte inferior y al costado un grabado con vistas de San Petersburgo, entonces, posiblemente, frente a ti tengas la famosa colección de Wedgwood.

Tiene sentido examinar detalladamente las figuritas de porcelana. Los animales y aves a primera vista raras pueden resultar ser criaturas de la fábrica húngara Herend, las cuales son muy costosas.

2. Al comprar una pintura, mira la firma

Por supuesto, esto es 100 por ciento un sorteo. Para obtener deliberadamente el premio gordo, necesitas como mínimo comprender muy bien el arte e ir a las ventas de garaje como al trabajo. Y aun así, vale la pena verificar las firmas en los cuadros y, ante la menor sospecha, consultar con los profesionales. La historia conoce muchos casos en los que entre la chatarra fueron encontrados cuadros de legendarios pintores. Así, por ejemplo, hace unos cuantos años, un estadounidense encontró en su garaje un artículo genuino de Jackson Pollock valuado en millones de dólares y, al no saber, lo vendió por unos cuantos centavos. Por otro lado, una mujer compró el cuadro perdido de Renoir en un mercadillo, pero tuvo menos suerte: la pintura figuraba como robada y, de acuerdo con la ley, tuvo que devolverla al museo.

3. El valor de un reloj reside en los defectos

En un principio, en los mercadillos puedes encontrar buenos ejemplares, pero no tendrán un gran valor. Sin embargo, vale la pena prestar atención al número de serie del reloj: detalles inusuales en ellos pueden ser de interés para los coleccionistas.

Existen situaciones en las que los objetos que a primera vista parecen discretos poseen una larga historia y por eso su precio aumenta. Un británico por casualidad encontró un reloj de la filmación de la película de James Bond, este trofeo se vendió en una subasta por 160 000 USD.

4. Los artículos domésticos de la era pasada aumentan de precio con el paso del tiempo

Al comprar una plancha de 50 años de antigüedad, puedes estar seguro de que es una buena inversión. El hecho se debe a que nadie se ocupó de la conservación de artículos domésticos del siglo pasado y ahora están perdidos o deteriorados. Así que no te sorprendas si dentro de unas décadas tu teléfono rotatorio de pronto se vuelve en una presa deseada para los coleccionistas.

5. Los juguetes navideños del siglo pasado se valoran por su unicidad

En los mercadillos a veces ofrecen juguetes de diferentes épocas, pero se debe llegar a tiempo a las ventas. Por ejemplo, en algunos mercados aparecen dos semanas antes de comenzar las fiestas decembrinas. Los juguetes con pinzas tienen un valor especial: los coleccionistas están dispuestos a pagar hasta 1 000 USD por algunos ejemplares. Los adornos de los años 50 pintados a mano también causan interés. Por supuesto, siempre y cuando no tengan grietas o estén astillados: los defectos reducen considerablemente el precio incluso de los artículos más raros.

Además, los dueños de esferas y juguetes navideños pueden ganarse una buena suma de dinero: en las subastas de Internet, se venden por 100- 200 USD.

6. Busca material impreso extranjero que coincida con fechas importantes

No es el punto más obvio, sin embargo, así es. No ignores los periódicos y revistas (especialmente si el número coincide con un acontecimiento histórico) y, al comprar, intenta evaluar la unicidad del ejemplar. Por ejemplo, es algo lógico que en los lugares postsoviéticos, los periódicos estadounidenses sean considerablemente más caros que en EE.UU. Además, con el tiempo, las hermosas postales del siglo XX comenzaron a subir de precio, por lo que también tiene sentido echarles un vistazo.

7. Las estampillas de edición limitada pueden costar millones

Si no eres un coleccionista con muchos años de experiencia, es poco probable que consigas determinar a ojo una rara estampilla, especialmente porque hay suficientes cazadores detrás de ellas. Por eso, la pregunta “¿Vale la pena intentarlo?” causa discusiones en la comunidad de expertos. Pero las alegres casualidades existen. Si consigues una rareza, considera que te has ganado el premio gordo.

Las estampillas más valoradas son aquellas en las que se cometieron errores durante su impresión, esto las hace únicas. Por ejemplo, el ejemplar amarillo (en la foto) en un principio se había pensado en color verde. Pero en la imprenta tuvieron un malentendido y al final la estampilla salió a la venta. Así que, al ir de búsqueda, vale la pena estudiar la información adecuada para comprender más o menos qué es lo que causa interés en el mercado.

8. Mira con atención los libros viejos

Hojea el libro y mira la página final. Tal vez has conseguido la publicación de un autor famoso que salió a la venta en un muy pequeño tiraje: esto realmente es un objeto valioso. Y a veces, en general se consiguen ejemplares únicos. En la foto se muestra uno de tales ejemplos: un libro comprado en un mercadillo tenía la firma del mismo Ernest Hemingway.

9. Busca la finura en los utensilios metálicos

Al mirar los artículos metálicos puedes tropezar con plata pura o simplemente un artículo raro de una costosa colección. Hay posavasos o vajilla de tiempos muy antiguos, pero los vendedores, por lo general, conocen la historia del artículo y piden por él una gran suma. Algunos pueden exagerar la realidad para aumentar el precio. Así que solo un experto te puede ayudar a determinar la unicidad de una adquisición.

Aun así, al ir a un mercadillo, trata de conocer de antemano la información necesaria para tener por lo menos una idea sobre una vajilla antigua. Cuando estés en un mercadillo, verifica la marca en la parte trasera del producto y busca la finura. La cifra 999 indica que frente a ti se encuentra un artículo de plata pura.

10. La joyería costosa se puede perder entre la bisutería habitual

Aunque tales casos son raros, ocurren. Solamente los expertos pueden determinar el valor real de una joya, así que, el consejo más importante es que tomes lo que te haya gustado más. Ya que incluso el mismo vendedor puede no saber que te está dando una joya. Así le ocurrió a una habitante de Gran Bretaña que adquirió una “baratija” por 13 USD y, después de un par de años, la vendió en una subasta por 850 000 USD. Resultó que la joya había sido elaborada en el siglo XIX y los diamantes en ella eran verdaderos.

11. Presta atención a cualquier juego de mesa

“Dark Tower”, “Fireball Island” y “Jati”, para la mayoría de personas, estas palabras no significan nada, pero los coleccionistas los apreciarán. Es difícil encontrar juegos de mesa antiguos, además, una gran parte de ellos está hecha de papel o cartón. Pero si has encontrado un ejemplar bien conservado, lo puedes considerar una gran fortuna.

Sin embargo, los juegos costosos no son necesariamente antiguos. Uno de los ejemplos: War of the Ring es del 2010. La editorial de colección fue lanzada con un con un tiraje limitado y ahora su costo alcanza los 2 500 USD. Mira qué artículos tienen demanda y a buscar.

Guarda estos útiles consejos, les pueden servir especialmente a los viajeros. Por cierto, ¿qué opinas de los mercadillos? ¿Alguna vez has conseguido encontrar algo interesante?

Compartir este artículo