Genial
Genial

14 Señales que hacen a los franceses reconocer a un turista a la distancia

París, el Palacio de Versalles, los Alpes franceses o cualquier lugar de la nación europea son el sueño de muchas personas. Sus encantos atraen a miles de turistas ansiosos de descubrir las maravillas del país franco, pero, al llegar, pueden encontrarse con algunos hábitos y choques culturales que tal vez no se esperaban.

Por eso, en Genial.guru quisimos destacar algunas costumbres y acciones francesas que si se hacen de una forma diferente, pueden revelar quién es un local y quién está de visita.

1. Los franceses no piden las sobras en los restaurantes

“Bolsa de perrito. ¿Dónde fueron tus sobras? ¿Dónde pueden estar? Si has comido todo lo que podías comer, por favor, trae el resto a casa para mí”.

Al comer en algún restaurante, posiblemente tengas la costumbre de pedir las sobras para llevarlas a casa. Sin embargo, en la cultura francesa, eso no es un hábito muy usual. Desde pequeños, a los niños se les enseña que tienen que comerse todo lo que haya en el plato, no importa el tamaño de la porción o si ya se saciaron. Esa costumbre la mantienen de adultos, así que es muy extraño que queden sobras.

De todas maneras, los restos de comida existen y representan grandes pérdidas de alimentos. Pero hace unos años, una ordenanza gubernamental estableció que los restaurantes deben proveerle a los clientes un envase con los restos, popularmente llamada doggy bag (“bolsa de perrito”), ya que hace referencia a las sobras de comida para los canes, aunque no necesariamente sean para ellos.

2. Los franceses no usan el teléfono en la mesa

El uso del celular a la hora de comer siempre es una discusión controversial, y Francia no es la excepción. Según una encuesta realizada a mayores de 18 años, el 68 % respondió que esta acción es causante de conflictos familiares, y una inglesa que vive allí contó que para los franceses, tener el teléfono en la mesa es de mala educación, ya que pareciera que no quisieras estar allí.

3. Los franceses no usan boinas todo el tiempo

Aunque es la cuna de la moda, paradójicamente siempre se ha representado a los franceses con un estilo de vestimenta particular: remeras a rayas horizontales y una boina. Aunque sea una estigmatización, no está tan alejado de la realidad. Las remeras rayadas se llaman tricot rayé y tienen su nacimiento en la marina del siglo XX. Luego, la industria de la moda las popularizó, y hoy no es muy extraño encontrarlas en outfits casuales.

En cambio, la boina (o le beret) fue popular en la década del 30, pero actualmente los adultos no son usuarios de este accesorio, sino los niños y los residentes de las zonas vascas francesas. Así que si eres adulto, mejor guarda tu sombrero francés como recuerdo y no lo utilices en la calle si no quieres parecer un turista confundido.

4. Los franceses no se abrazan al saludarse

Tal vez para ti sea muy común abrazar a tus seres queridos, pero si en tu viaje a Francia haces buenas migas con un local, ¡no lo abraces! Para ellos, los abrazos no son comunes entre amigos y familia, así que mucho menos con extraños (a menos que sean niños o parejas).

Por lo tanto, tu cariño físico latino puede hacerles sentir que estás invadiendo su espacio personal o que tienes un interés romántico. Su manera de expresar su afecto es besando las mejillas de la persona, así que no te sorprendas si lo hacen contigo.

5. Los franceses no dejan propina

En muchos países, las propinas son un gesto de amabilidad por la atención recibida en algún servicio público, y aunque muchas veces no es una obligación darla, pueden mirarte mal por no hacerlo. En Francia, la propina ya viene incluida, al menos en los lugares de comida. Se llama servis compris y representa el 15 % del precio final de la cuenta.

Pero aunque la ley establezca que los meseros deben recibir ese porcentaje, muchas veces no se distribuye entre ellos, si no que sirve para cubrir su seguro social (sanidad, vacaciones y jubilación). A sí que si quieres, puedes darles un extra por fuera de la cuenta para asegurarte de que esa noche se lleven algo más a casa.

6. Los franceses no hacen contacto visual en el metro

Específicamente en París, hacer contacto visual con desconocidos es ofensivo, ya que se lo considera una invasión a la privacidad. Según el testimonio de una canadiense viviendo en “la ciudad de las luces”, en el metro, la gran mayoría de las personas tienen la vista en un periódico, libro, celular o cualquier objeto que no les haga mirar al resto de los pasajeros por un descuido, incluso solo si viajan por dos paradas.

7. Los franceses no suelen comer entre comidas

Comer algún snack antes de la cena para saciar el hambre puede ser muy normal para muchas personas, pero en Francia no existe tal cosa, ya que los locales no comen entre comidas. El secreto está en almorzar de manera abundante, lo suficiente para llenarse por el resto del día y llegar a la cena sin tanta hambre para comer algo ligero antes de ir a la cama.

8. Los franceses no piden que se les quiten ingredientes a los platillos

Tal vez te haya pasado de ir a algún restaurante y sentirte atraído por un plato que se veía delicioso, pero tenía un ingrediente que no podías ni oler a la distancia. Afortunadamente, puedes pedir que se lo quiten, pero en Francia ese beneficio no es muy usual y los chefs ponen un poco de resistencia para aceptar tal requerimiento.

La razón es que ellos trabajaron mucho pensando cómo hacer platillos perfectos, y que desistas a uno de sus componentes les hace creer que no vivirás la experiencia completa.

9. Los franceses no hablan en voz alta

Si hay algo por lo que los turistas son reconocidos es por su voz. Usualmente, los franceses hablan en un nivel más bajo y esperan que tú hagas lo mismo, ya que los ruidos fuertes pueden resultarles intolerables.

10. Los franceses no comen pan antes de la comida

El pan se encuentra en las comidas de muchas culturas, y en Francia, esto no es la excepción, pero tiene algunas particularidades.

Primero, no lo encontrarás en una panera, sino directamente apoyado en la mesa. Segundo, untarlo con mantequilla y comerlo mientras esperas tu plato no es una opción, ya que este producto está reservado solamente para el desayuno. El pan no se considera un aperitivo, sino un complemento durante la comida.

11. Los franceses no comen con las manos

Si creías que comer una hamburguesa o pizza con las manos era la única y más normal manera de hacerlo, en el país franco no es tan así. Excepto las papas fritas y el pan, el resto de las comidas se comen con cuchillo y tenedor. Así que ensuciarte las manos con una apetitosa hamburguesa es el equivalente a tener un cartel que diga “turista”.

12. No le dicen garçon al mesero

Tal vez hayas escuchado en películas que a los meseros se los llama con la palabra garçon, pero en realidad, esa no es la manera correcta de dirigirse a ellos. Eso no solo es un cliché, sino que esa palabra también significa “niño”. En su lugar, puedes llamarlo serveur a los hombres y serveuse a las mujeres, o simplemente levantar la mano, hacer contacto visual y decir s’il vous plaît, que significa “por favor”.

13. En Francia, los negocios no abren los domingos

En varias partes del mundo, los domingos suelen ser un día de descanso, y muchas tiendas o atracciones pueden estar cerradas. Pero en Francia se lo toman al pie de la letra, ya que desde 1906 existe una ley que prohíbe actividades comerciales en el primer día de la semana.

Pero de todas maneras puedes aprovechar esas jornadas, ya que los restaurantes, museos y atracciones al aire libre están habilitados. Solo recuerda no dejar tus compras no alimentarias para ese día.

14. Los franceses no llegan a horario a las fiestas

La etiqueta sobre los horarios varía en cada país, y lo que puede ser una falta de respeto en uno, puede ser normal en otro. En Francia, por ejemplo, está bien visto que los invitados no lleguen a una fiesta o cena en la casa de alguien a la hora indicada, sino que deben hacerlo 15 o 20 minutos más tarde.

Pero eso no aplica a todos los ámbitos, ya que si se trata de una reunión laboral o una invitación a un restaurante, es aceptable que se llegue justo a tiempo.

¿Cuál es el hábito que más te ha llamado la atención de algún país que visitaste?

Genial/Curiosidades/14 Señales que hacen a los franceses reconocer a un turista a la distancia
Compartir este artículo
Te pueden gustar estos artículos