Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

15 Fenómenos meteorológicos con los que la naturaleza dejó claro que no se anda con rodeos

La naturaleza es tan generosa que nos regala pequeñas maravillas en diferentes formas y tamaños. Los fenómenos naturales que presentaremos hoy son aún más especiales, porque en muchos casos son esporádicos, impredecibles y de una duración de segundos. Quizás no lleguemos a poder verlos todos con nuestros propios ojos, a menos que estemos en el lugar y en el momento ideal.

Por eso Genial.guru recopiló, para nuestro deleite, los más maravillosos y particulares fenómenos meteorológicos descubiertos hasta el día de hoy.

1. La luna roja

La luna roja o luna de sangre se deja ver durante los eclipses lunares totales. Cuando la tierra se coloca entre el sol y la luna, tapa la luz que el sol refleja sobre ella. En ese momento la única luz que recibe la luna es la luz de la atmósfera terrestre. Las moléculas de aire de la atmósfera filtran la mayor parte de luz color azul, reflejando solo la restante y dándole ese tono rojizo.

2. Fuego de San Telmo

Este curioso fenómeno ocurre en el mar durante las tormentas eléctricas. En la antigüedad creaba gran expectación entre los hombres de mar, muchos creían que era una señal de mal agüero, y otros muchos, que era un signo de protección de “San Telmo”. Se trata de una luz intensa, blanca azulada, parecida a las llamas del fuego, pero que no suelen causar daño, que aparece en las puntas de los mástiles y astas de los barcos.

3. Lluvia de ranas y peces

Aunque resulte extraño o difícil de creer, es real. Las lluvias de animales suceden cuando fuertes vientos en forma de tornados o trombas marinas capturan y trasportan en su interior pequeños seres vivos, más comúnmente ranas y peces, aunque también “ha llovido” otras especies de animales como arañas y pájaros. Cuando el tornado se disipa, los animales caen a modo de lluvia.

4. Remolinos o tornados de fuego

Este fenómeno requiere para formarse de la existencia de un incendio previo. Este infierno en la tierra, se genera a raíz del choque de corrientes de aire cálido, que crean un tornado que eleva el fuego en forma de remolino de 10 a 50 metros de altura durante unos minutos. Ha habido algunos remolinos de fuego de hasta un kilómetro de alto, con vientos de hasta 160 km/h y 20 minutos de duración.

5. Auroras boreales

El sol emite partículas que viajan a través del espacio, creando el viento solar. Cuando el viento solar choca contra el campo magnético de la tierra, esas partículas que lo conforman son redirigidas hacia los polos. Al alcanzar la atmósfera terrestre se mezclan con el oxígeno y el nitrógeno que la componen, dando lugar a una reacción visible en forma de luces de diferentes colores e intensidades.

6. Nubes lenticulares

Este tipo de nubes aparecen en zonas montañosas y se caracterizan por tener forma de plato. Para crearse dependen de unas condiciones ambientales y atmosféricas específicas (presión, humedad, temperatura) que solo se dan en las regiones de montaña. Una curiosidad sobre ellas es que en más de una ocasión han sido confundidas con ovnis, dando lugar a falsas alarmas de avistamientos.

7. Trombas marinas o mangas de agua

Estas magníficas columnas acuáticas se conocen también como mangas de agua. Se forman en aguas calmas y cálidas, bajo nubes formadas de aire cálido y húmedo que se mueve de forma rotatoria. Este embudo de aire absorbe el agua del mar y la eleva hacia el cielo.

8. Lluvia roja o lluvia de sangre

Este fenómeno meteorológico es visible en el sur de Europa y Reino Unido. Se debe a que las nubes de lluvia traen consigo partículas de arena del desierto del Sáhara, que al mezclarse con el agua de la lluvia le dan una tonalidad rojiza o marrón. Tras la tormenta, al secarse el agua, todo queda cubierto por un manto de arena fina o polvo de arena.

9. Centellas o relámpago esférico

Estas cegadoras bolas de luz flotan en el aire apenas milésimas de segundos durante las tormentas. Su duración y su aparición espontánea, explican por qué son tan difíciles de ver y de estudiar. No fue hasta 2007 que los científicos pudieron realizar estudios al respecto tras encontrar la manera de generarlos artificialmente en el interior de un laboratorio.

10. Penitentes de nieve

Lo más particular de estas formaciones de hielo es que aparecen en medio de desiertos a más de cuatro mil metros sobre el nivel del mar y pueden medir desde cuatro centímetros hasta cinco metros de altura.

11. Diablo de polvo

Estos remolinos de arena pueden llegar a tener más de diez metros de ancho y mil metros de alto. Se producen en días calmos y soleados al igual que los remolinos de fuego y las mangas de aguas, por el movimiento de las corrientes de aire. Normalmente son inofensivos y muy rara vez llegan a tener la intensidad de un tornado.

12. Halo o antelia

Un halo es como un arcoíris totalmente circular que se forma en torno al sol o a la luna. Es un fenómeno producido por la refracción de la luz al atravesar pequeñas partículas de hielo presentes en la troposfera. La diferencia entre los halo y los arcoíris, además de su forma, es que sus colores están ordenados a la inversa, los primeros van de rojo a violeta y los segundos de violeta a rojo.

13. Nubes morning glory

Las nubes morning glory (nubes de gloria por la mañana) son un fenómeno meteorológico poco frecuente que cada año, entre septiembre y octubre, atraen a cantidad de pilotos al norte de Australia. Son nubes en forma de rollo que se desplazan a un velocidad de hasta 60 km/h y pueden llegar a medir de uno a dos kilómetros de alto y hasta mil kilómetros de largo.

14. Nieve rosa o roja

Esta nieve es muy común en regiones polares, alpinas y costeras, durante el verano. Son lugares que se mantienen fríos durante todo el año, pero en verano, cuando ya no nieva, en la nieve que ha quedado acumulada del invierno, se desarrolla un tipo de alga de agua dulce que contiene pigmentos rojizos que tiñen la nieve de un suave rojo sandía.

15. Parhelio, los tres soles

Cuando hay muchas partículas de hielo en las nubes se produce el parhelio, un fenómeno óptico relacionado con la refracción de la luz similar a los halos, de hecho el parhelio y los halos pueden aparecer al mismo tiempo. Normalmente duran pocos minutos, aunque en alguna ocasión han llegado a permanecer horas.

¿Cuál es el fenómeno meteorológico más impresionante que te ha tocado presenciar? Estamos deseando saberlo.

Compartir este artículo