Genial

16 Cosas que era normal ver en 2010, pero no en 2020

Con el paso del tiempo y el avance de la tecnología, hay cosas que, en pocos años, se vuelven obsoletas y que dan nostalgia al verlas guardadas en el fondo de un cajón. Esos aparatos y objetos fueron muy codiciados en su momento, pero diez años después, han sido relegados y reemplazados por otros más sofisticados. Los más jóvenes seguramente no conocerán estos “antiguos” artículos que ya ni se venden, pero que, en 2010, estuvieron a la vanguardia y fueron una parte fundamental de la generación X (los nacidos entre 1965 y 1979), y más aún de los milénicos (nacidos desde 1980 hasta el 2000).

Genial.guru quiere presentarte una recopilación de 16 objetos que era normal tener en 2010, pero no en 2020.

1. Celulares con teclado físico

Con la aparición de los teléfonos modernos con teclado digital, este tipo de celulares con teclado físico, como el Nokia 1100 y los BlackBerry, entre otros, quedaron en la historia. Aunque algunos modelos aún siguen vendiéndose, la mayoría de las personas se inclina por los digitales.

En el caso de la compañía BlackBerry, que tuvo su pico hasta 2010, actualmente ha decaído y en el año 2014 generó pérdidas de 1 000 millones de USD, lo que provocó el despido de hasta 4 500 empleados. Este descenso se debe a la aparición de nuevas aplicaciones de mensajería como WhatsApp, y por el avance de las nuevas tecnologías por parte de sus rivales, tales como Samsung y Apple.

2. Reproductor de mp3 y mp4

Estos aparatos usados para guardar archivos y escuchar música quizás te resulten muy familiares. El mp3 evolucionó en las memorias USB que usamos actualmente para almacenar información, pero dejó de usarse para escuchar música principalmente debido al avance de los teléfonos inteligentes. Por otro lado, el mp4 era un poco más sofisticado porque permitía, además de escuchar música, ver videos e imágenes. Al igual que su antecesor, este fue reemplazado por los celulares.

Hay modelos de estos reproductores que aún siguen fabricándose, y hay otros que ya ni si quiera se producen y que actualmente se venden en páginas web de segunda mano como “reliquias tecnológicas”, aunque al triple de su valor original.

3. DVD y reproductor de DVD

Aunque algunas personas siguen usando DVD para almacenar contenido multimedia, estos han sido sustituidos también por las nuevas tecnologías. Antes era normal ir a una tienda de videos a elegir una película en DVD para ver en el reproductor, pero ahora, esos lugares raramente se ven. La forma de ver películas ha evolucionado a Netflix, HBO y los televisores inteligentes.

La mayoría de los reproductores de DVD tiene que estar conectada a un aparato de salida como el televisor, pero, actualmente, muchos de ellos se encuentran guardados en un viejo armario, mientras las personas directamente conectan la computadora o su teléfono inteligente al televisor para ver sus películas o series favoritas.

4. Guía telefónica

Los directorios o guías telefónicas eran libros o revistas suministrados por las empresas telefónicas o municipalidades en los cuales figuraban los números de los abonados en un área geográfica determinada, aunque también había otras líneas de interés público. Sin embargo, hoy ya no se distribuyen físicamente, y solo existen en formato electrónico o directamente en Internet.

Los más jóvenes quizás no las tengan presentes, pero en estas guías figuraban en orden alfabético los nombres, las direcciones y los teléfonos de todos aquellos que lo autorizaban, y eran una herramienta muy útil para facilitar la comunicación entre las personas antes de que llegaran las redes sociales y la era digital.

5. Mapas

Hace unos 10 años, era normal ver a personas en la calle usando un mapa de la ciudad para ubicarse o para llegar a su destino en un viaje. Sin embargo, ahora, estos fueron desplazados casi totalmente por el GPS del teléfono móvil, el cual indica incluso en voz alta la dirección que debes tomar para llegar a determinado lugar.

Las aplicaciones móviles como Google Maps también son muy prácticas y permiten llegar a destino con mayor rapidez, lo que ha hecho que los mapas de papel se vean destinados a un uso mínimo, aunque su función sea la misma.

6. Despertador

En la actualidad, el típico despertador con timbre fuerte y reloj de agujas se usa más que nada como adorno o recuerdo, pero ya ha perdido su funcionalidad. Como tantos otros objetos de nuestra lista, este fue gradualmente sustituido por el teléfono móvil, el cual utilizamos para una infinidad de tareas.

Posterior a este modelo clásico estuvieron de moda los relojes digitales o los radio despertadores, pero actualmente también se ven muy poco, y prácticamente solo se usa la alarma del celular para despertarse.

7. Cámara de fotos

Luego de que las cámaras de fotos analógicas o de rollos quedaran relegadas debido a la creciente popularidad de las digitales, lo más genial era tener una de ellas, lo cual era el sueño para muchos jóvenes que ahorraban meses para poder comprarse una. Aunque las cámaras digitales profesionales aún siguen vigentes, las que menos se ven son las de uso personal, ya que han sido paulatinamente reemplazadas por los teléfonos inteligentes.

Estos son perfeccionados cada vez más para brindar fotografías más nítidas y con mejor resolución, permitiendo también capturar videos en alta calidad. Este es un recurso muy utilizado por los jóvenes de hoy, sobre todo en pleno auge de las redes sociales como Instagram y Facebook, entre otras.

8. Teléfono público

Hace unos años era normal ver en casi todas las calles una cabina telefónica o un teléfono público para utilizar con monedas, tarjetas o cospeles. Sin embargo, con la proliferación de los teléfonos móviles, la instalación de estos aparatos públicos paulatinamente fue disminuyendo.

Según un estudio reciente, en algunos países de América Latina existen más tarjetas SIM (para celulares) que habitantes, es decir, cada persona tiene un celular, o incluso más de uno. Esto ha cambiado los hábitos de consumo, y hoy en día, los teléfonos públicos o los cibercafés han quedado en el pasado.

9. Álbum de fotos

Esos libros que contenían decenas de imágenes que servían para ilustrar gráficamente los recuerdos, aquellos sentimentales álbumes de fotos que nos hacían emocionar hace unos 10 años o más, actualmente han pasado a ser parte de eso, de un recuerdo.

Hoy en día, los usuarios directamente hacen sus álbumes en las redes sociales, y colocan allí una gran cantidad de fotografías digitales para que sus seguidores vean e interactúen con ellas. ¿Y qué pasa con las imágenes viejas? Muchos han optado por escanearlas o reeditarlas digitalmente para publicarlas en la web y así poder compartirlas de manera virtual con muchas personas, cosa que no puede hacerse con las fotos físicas.

10. Libreta de direcciones

En la libreta de direcciones se guardaban alfabéticamente y escritos a mano los nombres, las direcciones y los teléfonos de los contactos. Por lo general, esta se encontraba junto al teléfono fijo en una mesa especial para eso, o dentro de los maletines o carteras de uso diario.

Sin embargo, este hábito también se ha perdido gracias al avance de la tecnología. Actualmente, este libro fue suplantado por la base de contactos del correo electrónico usada en el celular o la computadora, con la misma libreta de contactos del móvil o con las redes sociales. De esta forma, los contactos se registran y se actualizan de manera digital. ¿Echas de menos estas libretas? Cuéntanos en los comentarios.

11. Agendas digitales

La agenda digital era muy utilizada en el ambiente de los negocios y funcionaba como una base de datos o un ordenador de bolsillo.

Estos dispositivos tan codiciados en su momento también fueron sustituidos por los teléfonos inteligentes, los cuales permiten realizar muchas de las funciones que ejecutaban una computadora de escritorio o una agenda electrónica, por ejemplo, ver películas, crear documentos, revisar la bandeja de entrada del correo electrónico, navegar por Internet, reproducir archivos de audio, jugar, entre otras.

12. Grabadora de voz portátil

Todos hemos visto la mítica grabadora portátil en películas policiales, las cuales ayudaban a grabar los interrogatorios, o también puedes haberlas visto en las manos de un periodista durante una entrevista.

En la actualidad, este dispositivo se ve muy poco. Esto se debe, nuevamente, al hecho de que fue reemplazado por los teléfonos móviles. A través de aplicaciones de audio o de voz, actualmente, desde un móvil pueden grabarse entrevistas y conversaciones con mucha nitidez y practicidad.

13. Discos compactos

Si bien los CDs aun siguen existiendo y hay personas que los usan para almacenar información, la forma de usarlos para escuchar música cambió mucho en el último tiempo. Hasta hace unos años, grandes cadenas de disquerías ofrecían una amplia gama de CD de música de casi todos los artistas. Muchas personas pasaban horas mirándolos y deseando llevarse a su casa más de un disco para colocar en su compactera y escucharlo hasta el cansancio. Algunas personas también hacían copias “pirata” de esos CD y las vendían o se las regalaban a sus familiares y amigos.

Sin embargo, las grandes cadenas que los producían cambiaron de rubro o cerraron, y la forma más popular de escuchar música en la actualidad es a través de aplicaciones de streaming como Spotify, o a través de archivos descargados en el celular en formato mp3. Estos pueden escucharse a partir de cualquier aplicación para reproducir música que tenga incorporada el celular u otra que el usuario elija descargar.

14. Libro de recetas

La industria editorial es, tal vez, una de las que ha sufrido una mayor transformación a partir de la entrada de Internet en la mayoría de los hogares. De la misma forma cambiaron los hábitos de consumo. Por ejemplo, las personas ya casi no leen periódicos en papel, sino que lo hacen digitalmente.

Lo mismo sucede con los clásicos libros de recetas para preparar platillos, los cuales gradualmente han dejado de consultarse debido a que se puede encontrar casi todo en Internet, como videos de recetas, blogs de cocina, etc. Al poner en un buscador las palabras clave de la receta que queremos explorar, saldrán una infinidad de opciones de distintos autores y con diferentes grados de dificultad.

15. Teléfono fijo y fax

Aunque hay hogares que aún conservan el teléfono fijo, la mayoría de los integrantes en una familia usan un celular personal para comunicarse, por lo que este dispositivo se ha convertido más que nada en un objeto decorativo o uno utilizado principalmente por las personas mayores del hogar.

Por su parte, el uso del fax está limitado a las oficinas, pero hay muchas que ni siquiera lo tienen porque utilizan los correos electrónicos u otros recursos más modernos para comunicarse y enviar información.

16. Almanaque o calendario de papel

Esos típicos calendarios de cartón con dibujos de animales, paisajes o bebés que se colgaban generalmente en la cocina, ya casi no se ven. La principal causa es que eran regalados principalmente por los comercios, y, en el último tiempo, estos no están haciéndolo.

Ahora, la mayoría de las personas lleva el calendario en el móvil, y esta costumbre de décadas de regalar y colgar almanaques de papel ha ido perdiéndose progresivamente.

¿Te trajo recuerdos ver estos objetos? ¿Hay alguno que aún sigues usando cotidianamente? ¿Cuál de ellos? ¿Cuál otro agregarías a la lista? Cuéntanos en la sección de comentarios.