Genial

18 Clichés del mundo del cine que demuestran que los guionistas saben poco y nada de la vida real

7--8
27k

No todos queremos ver nuestros problemas de la vida cotidiana reflejados en las películas, pero a veces, los errores de los guionistas van más allá de todos los límites. Cabe esperar que, al ver algunas de estas escenas, nadie las tome en serio y mucho menos quiera repetirlas en la realidad.

En Genial.guru siempre somos muy perspicaces en lo que respecta al mundo cinematográfico, por lo que no pudimos evitar notar ciertas escenas en algunas películas que claramente encajarían mejor en la categoría de “ciencia ficción”.

1. Armadura

Parece que no todos los creadores de películas saben por qué los guerreros necesitan una armadura, puesto que es poco probable que en la vida real se use para darles más brutalidad a los hombres o añadirles más atractivo a las mujeres. Este traje no solo no protege los órganos vitales, sino que también restringe el movimiento.

2. Una onda expansiva que no lastima

Explosiones fantásticas suelen tener lugar detrás de las espaldas de los héroes, pero sin ninguna consecuencia para ellos. Es como si los personajes solo fueran empujados por una fuerte ráfaga de viento, y, en algunos casos, sin siquiera despeinarse. Se levantan, sacuden la ropa y listo, ¡a seguir salvando el mundo! Esto no puede estar más lejos de la realidad. En la vida, las consecuencias de una onda expansiva son fatales, puesto que no se trata solo de un impulso, sino de una gran presión que cae sobre cada célula del cuerpo, incluidos los órganos internos. En general, si uno se cayera por una explosión de este tipo, ponerse de pie no resultaría nada sencillo.

3. Gritar “¡taxi!” para que este se detenga

No, en serio, ¿alguna vez has visto a alguien hacer esto? Si realmente lo harías, lo mínimo que recibirías de la gente es desconcierto y miradas de desaprobación. Entendemos que esto se hace para que podamos ver la impulsividad del personaje, pero es hora de pensar en otra cosa.

4. Efecto de un dardo tranquilizante

Si tomáramos en serio la acción que ejercen los tranquilizantes en las películas, entonces, la profesión de anestesiólogo simplemente no sería necesaria, porque con un dardo podríamos poner a dormir a quien sea en cuestión de segundos. En la práctica, es muy difícil calcular la dosis exacta para anestesiar a una persona, y es por eso que esta es un arma que la policía y el ejército casi nunca usan. Los animales pueden correr incluso entre 15 y 30 minutos después de ser inyectados con un tranquilizante. Por lo tanto, como medida de emergencia, esta solución es bastante inútil.

5. Parto

Todo lo relacionado con el tema de dar a luz en el cine parece poco realista. Mamá se siente bien durante los nueve meses, y luego, una hora antes de que nazca el bebé, comienza el parto. Sostener todo esto en la vida no sería tan simple. Y, cuando el bebé nace, se ve hermoso, limpio y dos veces más grande de lo que debería ser. No queremos decepcionar a los creadores de las películas, pero en realidad, cuando las personas nacen, lucen pegajosas, hinchadas, y se parecen más a un extraterrestre que a un humano.

6. Lesiones y estado de coma

El héroe es golpeado, cortado, disparado, y luego escapa del hospital, quitándose todos los tubos y catéteres de los brazos. Además, si después de eso, los oponentes se cruzan en su camino, ya no tendrán ninguna oportunidad de sobrevivir. Después de “haber descansado” en un coma semanal, el héroe estará dispuesto a no ceder ante nadie. La realidad es muy diferente, ya que, al salir de este estado, una persona ni siquiera podría caminar normalmente.

7. “No hay tiempo para explicar”

A menudo escuchamos esta frase cuando sí había tiempo para explicar, y, muchas veces, lleva más tiempo pronunciarla que revelar la esencia del problema. En la vida real nunca usamos esta expresión, ya que es preferible informar el problema antes que hacer que la persona cometa alguna acción extraña o te siga. “Están persiguiéndome”, “esto nos ayudará”, o algo más que dé una idea de lo que está sucediendo son, obviamente, mejores opciones.

8. Computadoras

Es un tema molesto para aquellos que están familiarizados con las computadoras. Al parecer, estos artefactos emiten sonidos extraños, sus botones son demasiado ruidosos, y las interfaces de los programas parecen pintadas en Paint. En la serie de televisión NCIS: Criminología Naval, los guionistas fueron aún más lejos: además de la combinación de lo anteriormente mencionado, los personajes lograban escribir juntos en el mismo teclado. Además, a menudo, 15 segundos de trabajo en estos aparatos les permite a los piratas informáticos controlar cualquier dispositivo electrónico en cualquier parte del mundo.

9. Diálogos sin vacilaciones y pausas

Por supuesto, los actores memorizan bien sus guiones y entrenan cuidadosamente su entonación. Solo que esto no siempre parece natural, ya que en la vida es una rareza. Decir una estupidez, olvidar un nombre, intentar pronunciar una palabra difícil en tres ocasiones... con todo eso tendrían que lidiar los héroes si su texto no hubiera sido escrito de antemano.

10. Los científicos lo saben todo

Si el héroe usa un guardapolvo o posee algún tipo de laboratorio, entonces, ciertamente será bueno en absolutamente todas las áreas de la ciencia. Construir un robot con chatarra, trasplantar un par de órganos y violar el sistema de seguridad del FBI son solo una pequeña parte de la lista de sus habilidades. Desafortunadamente, en el mundo real lleva décadas obtener un conocimiento superior en, al menos, un área.

11. Batallas con espadas

Por la belleza del momento, los cineastas convierten esas escenas en una especie de baile. Es agradable verlas, por supuesto, pero cuando alguien realmente lucha por su vida de esta manera, tal escena se ve menos impresionante. Todo se convierte en un intento de cortar o golpear al enemigo por cualquier medio, olvidando por completo el ritmo y los hermosos movimientos.

12. Dientes y cabello bien cuidados en películas sobre la gente antigua o guerras

Por supuesto, no había ningún tratamiento dental en la antigüedad, ni tampoco en el frente militar. Incluso hoy, cada segunda persona tiene problemas con sus dientes. Así que, en ese entonces, eso era un problema para toda la humanidad, sin excepción. Y no mencionemos los peinados elegantes y perfectos con las barbas bien arregladas en el medio de una “batalla”.

13. Tratamiento de heridas con alcohol o cauterización

En la vida, el alcohol se aplica solo sobre la piel limpia, por ejemplo, antes de una inyección. Verterlo sobre una herida abierta solo es razonable si deseas empeorarla. Lo mismo ocurre con la cauterización. Tal vez puedas detener el sangrado con este método, pero destruirás el tejido cercano, lo que causará problemas aún más graves.

14. Casilleros escolares

Si los personajes de una película para adolescentes necesitan hablar, entonces, esto seguramente sucederá cerca de los casilleros de la escuela. Además, todos son similares a un santuario: cosas muy personales, fotografías y otros tantos objetos son almacenados allí. Es hora de crear un nuevo patrón, ya que, en realidad, casi nadie los usa: todos llevan sus cosas consigo en las mochilas.

15. Abrir la ducha estando debajo de ella

No sabemos en qué casas viven los guionistas, pero si intentaran hacer este truco en las nuestras, saldrían de la ducha gritando. A veces parece que solo hay dos modos de suministro de agua: uno lleva el líquido directamente desde las profundidades del océano Ártico, y el otro, desde el respiradero de un volcán.

16. No coordinar la hora y el lugar de un encuentro

La mayoría de las citas en las películas se acuerdan detrás del escenario, o sus protagonistas tienen habilidades telepáticas. A menudo somos sumergidos en la atmósfera romántica del restaurante después de las frases “bueno, te veré en la cita”, o “te veré más tarde”. A dónde irá, cómo se reunirá y a qué hora son preguntas que no existen.

17. “Te mostraré” en lugar de “te explicaré”

Parece que los héroes de algunas películas no valoran su tiempo en absoluto, de lo contrario es imposible explicar algunas escenas. A veces, después de salir del coche para ir al cine, puede escucharse la pregunta “¿qué estamos haciendo aquí?”. Es como si los personajes no hubieran podido discutir eso antes o en el viaje. Además, el protagonista siempre quiere saber algunos detalles, y el otro le dice: “Te mostraré”. Después de eso, pueden tardar en llegar a ese lugar tanto como quieran, y, cuando lleguen, escucharemos algo como “aquí es donde comenzó todo”, como si no se pudiera simplemente explicar eso antes o mostrarlo en un mapa.

18. Transformaciones de chicas comunes en unas auténticas bellezas

En las películas, las estereotipadas chicas comunes suelen serlo debido al estilo inadecuado que llevan, pero, al mismo tiempo, tienen un gran potencial debido a sus aptitudes naturales. Una vez que piensan en cambiar su imagen, inmediatamente se convierten en diosas, y los hombres que están a su alrededor, de repente, se olvidan de respirar. Además, este cambio de estilo influye inmediatamente en su carácter: una chica con complejo de inferioridad se convierte en una diva extrovertida y segura de sí misma. Desafortunadamente, en la vida real, estos cambios tan drásticos llevan más trabajo, tiempo y esfuerzo.

¿Has notado estas situaciones en las películas? ¿Cuáles te parecen más absurdas? ¿Qué otros clichés agregarías a esta lista? Cuéntanos en la sección de comentarios.

7--8
27k