Genial
Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración
Genial

18 Signos que pueden indicar que tienes genes neandertales

Según las estadísticas, del 1 % al 4 % del genoma de cualquier persona de origen no africano se hereda de los neandertales. Además, su cantidad en los europeos es ligeramente más baja que en los asiáticos. Este hecho resultó ser importante para la comunidad científica, porque anteriormente se creía que los representantes de las especies Homo sapiens y neandertales vivían en la misma época y no tenían relaciones “sentimentales”. Sin embargo, la presencia de estos genes en las personas modernas demuestra lo contrario. Bueno, tienes que admitir que se ve bastante curioso.

Genial.guru se interesó en el tema y destacó las características principales que pueden significar que hay neandertales entre tus ancestros. Puedes encontrar la lista completa del patrimonio que heredamos en el artículo de un grupo de científicos estadounidenses.

Advertencia: cada uno de los signos puede aparecer debido a una mutación aleatoria o por otras razones.

Es probable la presencia de genes neandertales si presentas los siguientes signos

  1. Coagulación sanguínea excesiva. Las personas que tienen este gen corren un mayor riesgo de apoplejía, coágulos de sangre y aborto espontáneo. Aunque en el pasado el gen era útil: nuestros antepasados ​​vivían en condiciones peligrosas y a menudo resultaban heridos, pero sus heridas se curaban rápidamente.

  2. Predisposición a la aparición de verrugas.

  3. Piel clara. Los neandertales llegaron al norte antes que el Homo sapiens y, como resultado, se adaptaron al nuevo entorno. El Homo sapiens, al venir a este lugar, simplemente tomó prestados los genes responsables del color de la piel. Así que toda nuestra apariencia, incluida la capacidad de nuestra piel de broncearse, es el patrimonio que nos dejaron nuestros antepasados.

  4. Predisposición a trabajar de noche y dormir de día.

  1. Pocas probabilidades de contraer lupus eritematoso.

  2. Fácil adaptación a la vida en las tierras altas. Si te sientes bien en grandes alturas, entonces probablemente tengas una versión neandertal del gen EPAS1. Es común entre los habitantes del Tíbet y otras zonas montañosas.

  3. Tendencia a la depresión. Si el número de genomas neandertales supera el 2 %, la persona es más propensa a los trastornos mentales y cambios de humor.

  4. Dependencia física de la nicotina. Es importante entender que los neandertales apenas fumaban cigarros. Simplemente, los genes seleccionados por la evolución funcionaban en aquel entorno, y ahora vivimos en condiciones completamente diferentes. Por lo tanto, pueden surgir algunas anomalías en los mecanismos genéticos antiguos.

  5. Pecas y pelo rojo.

  1. Alta probabilidad de ataque cardíaco. Solo el 1,4 % del genoma neandertal aumenta la probabilidad de sufrir un ataque cardíaco.

  2. Trastornos digestivos. Los neandertales tenían el mecanismo de digestión de carbohidratos lento y deficiente, ya que comían principalmente carne y frutos secos, es decir, consumían mucha proteína. En cambio, el menú del hombre moderno contiene muchos carbohidratos. Por lo tanto, las personas cuya digestión transcurre de acuerdo con las instrucciones genéticas antiguas, a menudo sufren trastornos digestivos.

  3. Olfato sensible.

  4. Intolerancia a la lactosa. El neandertal carecía del gen LCT que es responsable de la digestión adecuada de la lactosa. Sin embargo, no es sorprendente, ya que apareció solo después de que fue domesticado el ganado, lo que sucedió hace 10 mil años, mientras que los neandertales habían desaparecido de la faz de la tierra unos 30 mil años antes.

  1. Reacciones alérgicas. Nuestro sistema inmunológico protege al cuerpo de bacterias dañinas, parásitos y hongos. Algunos de estos mecanismos están controlados por genes arcaicos. En la era prehistórica, eran extremadamente útiles y permitían sobrevivir a las personas, pero en las condiciones modernas suelen fallar y reaccionar ante los estímulos incorrectos. Como resultado, los habitantes de la Tierra (especialmente aquellos que viven en países desarrollados y desconocen los parásitos) presentan síntomas de alergia a una amplia variedad de irritantes.

  2. Trastornos de la vejiga. A menudo los sufren las personas con la enfermedad de Parkinson.

  3. Poca posibilidad de desarrollar esquizofrenia.

  4. Propensión a la obesidad. Los neandertales tenían la necesidad de comer con mucha frecuencia y digerir eficientemente los alimentos, ya que siempre corrían el riesgo de sufrir hambruna. En el mundo civilizado, no existe tal problema, por lo que la persona que heredó estos genes probablemente tenga sobrepeso.

  5. Uñas y pelo fuertes, así como piel elástica gracias a la queratina, que los neandertales sintetizan de manera rápida y eficiente.

¿Presentas alguno de estos signos? Comparte con nosotros en los comentarios: vamos a ver cuántos de nosotros son posibles descendientes de neandertales.

Compartir este artículo