Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

5 Hábitos de baño que debemos romper de inmediato

7-15
514

Orinar y usar el baño puede parecer algo muy simple de hacer. Es algo tan natural que ni siquiera lo pensamos dos veces. Pero hay errores que podemos cometer y que pueden afectar nuestra salud. Por ejemplo, el hábito de orinar “por si acaso” antes de salir de casa, puede tener consecuencias negativas.

Aquí en Genial.guru siempre nos sorprende cómo los hábitos más simples pueden convertirse en algo mucho más complejo. ¡Esto es lo que necesitas saber sobre tu rutina en el baño!

1. Orinar “por si acaso”

Antes de salir de casa, podrías pensar que es una buena idea ir al baño, aunque en realidad no lo necesites. Está bien si vas a salir por mucho tiempo y puede ser difícil encontrar un baño. También tiene sentido si vas a salir a correr mucho tiempo. Sin embargo, si lo haces innecesariamente siempre, comenzarás a sentir la necesidad de orinar con más frecuencia, incluso cuando tu vejiga no esté llena.

2. Te obligas a orinar

A veces, cuando quieres orinar más rápido o vaciar completamente la vejiga, puedes hacer esfuerzo. Sin embargo, eso no es algo saludable porque, con el tiempo, debilitarás los músculos del piso pélvico. Esto puede dificultar la retención de la orina o heces y el soporte de tus órganos.

3. Te sientas en el inodoro incorrectamente

No te quedes suspendido sobre el asiento del inodoro, ni siquiera en los baños públicos. Si solo los dedos de los pies llegan al suelo, debes colocar algo debajo de los pies, como un taburete o un bloque de yoga. Si tus pies no están apoyados en el suelo, esto puede crear tensión y hacer que sea más difícil orinar o defecar. Idealmente, tus rodillas también deben estar más altas que tu cadera y debes inclinarte hacia adelante para acercar los hombros y las rodillas.

4. Limitas el agua para orinar con menos frecuencia

Es posible que la cantidad de agua que bebas no sea la razón por la que orinas con tanta frecuencia, y beber menos agua puede empeorar los problemas en tu vejiga. Las verdaderas razones pueden ir desde tomar café, hasta ansiedad y otros problemas de salud. Si deseas ir al baño con menos frecuencia, también puedes cambiar la forma en que bebes. En lugar de tomar agua demasiado rápido y en grandes cantidades, intenta beber despacio y con calma.

5. Orinas en la ducha

Orinar en la ducha puede parecer algo conveniente e incluso ecológico. Sin embargo, puede hacer que tu cerebro asocie el agua corriente con la necesidad de orinar. Y cada vez que escuchas agua, esta conexión puede hacerte querer orinar.

¿Alguna vez has cometido alguno de estos errores? ¿Crees que hay algo más que debamos saber sobre los hábitos en el baño?

7-15
514
Compartir este artículo