Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

6 Acciones aparentemente inofensivas que destruyen nuestro planeta

En las últimas décadas, el problema de la contaminación ambiental se ha vuelto cada vez más presente. Debido a eso, cada vez hay más personas que intentan llevar un estilo de vida ecológico, así como participar en diferentes retos virales como el “Trashtag Challenge” con el objetivo de ayudar a nuestro planeta. Sin embargo, a veces realizamos acciones que parecen inofensivas, pero aun así contaminamos la naturaleza de manera inconsciente. Por ejemplo, cuando en honor a algún evento memorable, lanzamos cientos o incluso miles de globos al cielo.

Genial.guru sugiere evaluar con seriedad y revisar algunas de nuestras acciones para sacar conclusiones correctas. Por lo tanto, ¿de qué manera dañamos el mundo que nos rodea?

Cuando lanzamos farolillos chinos al cielo

La tradición de lanzar “globos del deseo” al cielo, afortunadamente, se está volviendo cada vez menos popular ya que representa peligrosos riesgos de incendio: las velas que no se apagan antes de caer al suelo, incendian bosques, techos e incluso destruyen campos enteros de siembra. Debido a esto, hubo casos de cortes de energía, incendios de viviendas residenciales causando pérdidas humanas. En el Reino Unido, por causa de un farolillo, se incendió toda una fábrica de procesamiento de plástico. En este video se puede ver la magnitud de tal incendio.

Al mismo tiempo, pocas personas se dan cuenta de que los farolillos chinos también son mortales para los animales, especialmente para el ganado que, junto con el pasto, ingiere la estructura metálica de las linternas caídas. Otros animales, incluidos los perros, se lesionan las patas con este alambre, y los pequeños animales como las aves se enredan en él y mueren. Además, los farolillos que no se queman completamente en el aire, al caer al suelo, se convierten en la basura que contamina el medio ambiente. Esta foto fue tomada en la Reserva Nacional Muir of Dinnet en Escocia.

Por estas razones, en muchos países está prohibido lanzar al cielo los farolillos chinos. Así, en Rusia, desde el año 2014 está prohibido lanzarlos en las ciudades, los pueblos y cerca de las áreas verdes. En Inglaterra, esto impone una multa de 2,5 mil libras esterlinas, y en Brasil por esta acción, se puede obtener 3 años de prisión, ya que se considera un delito grave (los incendios que ocurren en grandes áreas de terreno, conducen a enormes pérdidas económicas).

Cuando dejamos los muñecos de peluche en los memoriales

Desafortunadamente, a veces ocurren tragedias que se llevan vidas inocentes, incluso las de los niños. En esos momentos, los habitantes de diferentes ciudades organizan memoriales donde traen flores y muñecos de peluche. Así, las personas que no son indiferentes al dolor del prójimo, expresan su pesar y apoyo a los familiares de las víctimas.

Después de un tiempo, cuando las emociones se calmen y el dolor se adormezca, la vida seguirá su curso. Entonces surge la pregunta racional: ¿qué hacer con las flores marchitas y los juguetes ensuciados? Si el asunto de las flores está claro (las flores son biodegradables, tranquilamente se puede llevarlas a los basureros y dejarlas ahí), pero no es así de simple el asunto de los juguetes, se convierten en un verdadero obstáculo para la gente. La mayoría de las veces, simplemente son llevados a un vertedero, aunque muchas personas se oponen a esto y sugieren que sean lavados y llevados a los orfanatos o a los niños de familias de bajos ingresos, esto es lo que se hace en muchos países.

¿Qué hacer cuando quieres expresar tu pena por aquellos que perdieron la vida? No tenemos derecho a indicar qué hacer en esos momentos cuando el corazón está desgarrado por el dolor, pero solo podemos dar un consejo: si compras muñecos de peluche para el memorial, piensa en dónde terminarán estos juguetes después. Por cierto, algunos usuarios de las redes sociales creen que es mejor abandonar esa tradición y, en cambio, hacer donaciones para poder ayudar a los afectados.

Cuando usamos en exceso los envoltorios

El embalaje sirve no solo para atraer a los clientes con su aspecto colorido, sino también para proteger y preservar el producto. Pero muchos fabricantes, por decir poco, exageran y lo utilizan en grandes cantidades e, incluso, cuando no lo necesitan en absoluto. Aquí tienes el ejemplo:

Se puede argumentar que nosotros solo somos consumidores comunes y no tenemos nada que ver con esto, ya que los productores mismos contaminan nuestro planeta. Pero recuérdate cuando empaquetas los regalos para numerosas fiestas o eventos. Todas estas cajas y papeles terminan en los vertederos (y por desgracia, no todas las ciudades tienen una recolección diferenciada de residuos y el reciclaje de desechos). Aquí tienes un ejemplo, fotos tomadas inmediatamente después de la Navidad.

Por cierto, en el año 2015, solo en China, las empresas internacionales de mensajería entregaron alrededor de 20 mil millones de pedidos, utilizando 8,27 mil millones de bolsas de plástico y 9,92 mil millones de cajas de embalaje con cinta adhesiva. Y casi todo esto terminó en los vertederos.

Entonces, ¿cómo podemos revertir esta situación? Primero: al menos no envuelvas los regalos con envoltorios que no sean biodegradables y no uses cajas adicionales innecesarias. Segundo: trata de comprar artículos con menos envoltorio.

Cuando compramos cosas inútiles

A causa de la cultura del consumo material, las personas compran cosas absolutamente innecesarias e inútiles. Y generalmente, esto ocurre sin pensar o debido a una ola de popularidad. Por ejemplo, el juguete Spinner ya no está de moda dado que todo el mundo se cansó de él. Y ahora imagina a dónde van a parar los millones y millones de estos juguetes que no se han vendido.

Y, desafortunadamente, los artefactos tan absurdos como los cargadores desechables son cada vez más populares. Se supone que se usan una vez y luego se desechan como innecesarios. Pero los elementos que contienen las baterías de tales dispositivos son mucho más peligrosas para la naturaleza que la basura ordinaria.

¿Qué podemos hacer al respecto? No compres inventos absurdos de desconocidos “genios” chinos. Especialmente cuando el costo de dichos cargadores es de 2 a 3 USD pero el valor completo de las baterías externas es de 10 a 15 USD. Y solo cuando no haya demanda, la venta de tales dispositivos desaparecerá gradualmente.

Cuando compramos smartphones de nueva generación

En busca de ganancias, los principales jugadores del mercado de smartphones casi dos veces al año producen nuevos lanzamientos de móviles. Al mismo tiempo, a los teléfonos se incorporan nuevas funciones que, en realidad, no son necesarias para la mayoría de la gente, como por ejemplo: un escáner de huellas dactilares o una cámara frontal. Aunque, por alguna razón, muchas personas piensan lo contrario e indudablemente desean tener los últimos modelos de dispositivos, lo que obliga a los fabricantes a seguir produciendo nuevos teléfonos.

Puedes preguntar: ¿qué tiene que ver la contaminación del planeta con todo ese asunto de los teléfonos? Aquí está el otro lado de la moneda. Debido al hecho de que una generación de móviles se reemplaza rápidamente por la siguiente, una gran cantidad de accesorios quedan sin venderse, en particular, las fundas y las carcasas que ya no se ajustan a los últimos modelos. Como resultado, todo esto termina en un basurero.

El autor de esta foto dice que cada año observa imágenes similares, cuando decenas de miles de fundas y carcasas para móviles Samsung y iPhone resultan innecesarias debido al lanzamiento de nuevos modelos. Y esto es solo en su ciudad. ¿Cuántas situaciones similares ocurren alrededor del mundo?

¿Qué deberíamos hacer? Deja de participar en la estúpida carrera por los nuevos dispositivos, porque los fabricantes hace mucho que han agotado el límite de las ideas nuevas y muy a menudo la próxima generación de teléfonos no es diferente de la anterior. Bueno, salvo el diseño y la disponibilidad de nuevas características innecesarias.

Cuando lanzamos globos al cielo

En muchos países, la tradición de lanzar globos al cielo se ha convertido en una costumbre de algunas festividades, eventos dedicados a fechas conmemorativas y acontecimientos trágicos. Se ve hermoso y conmovedor, pero esa acción que parece completamente inofensiva, causa un daño irreparable a la naturaleza. Y a veces, según los expertos, lleva a la muerte dolorosa de animales y aves.

Nadie se pregunta qué les sucede a los globos una vez que se pierden de vista. No, no vuelan hacia el espacio, lo que les sucede es que se rompen o se desinflan a una altura de 3 a 4 km y caen al suelo. Además, esto sucede a una distancia de 50 a 100 km, y a veces, hasta 1000 km del sitio donde se los habían lanzado.

Resulta que los restos de látex sujetados con hilos de nailon ensucian los lugares más limpios y remotos de nuestro planeta. Además, matan a los animales, las aves, los habitantes de mares y océanos que confunden esta basura por alimento y en otros casos quedando atrapados con los hilos. Cuando esto sucede, la mayoría de las veces están condenados a una muerte segura.

Por estas razones, en muchas ciudades del mundo, se ha implementado una prohibición parcial o completa de lanzar globos al cielo durante las festividades u otros eventos. Una organización sin fines de lucro Balloons Blow informa al público sobre los peligros que representan los globos para los animales, las personas y el medio ambiente en general. Balloons Blow en su sitio web y en instagram muestran claramente las consecuencias de esto, publicando imágenes de animales lastimados o muertos, las cuales dan ganas de llorar.

¿Qué hacer si realmente quieres celebrar de manera demostrativa alguna festividad u honrar la memoria de los que ya no están? Puedes, por ejemplo, organizadamente plantar algunos árboles, hacer arreglos en los juegos infantiles de un parque, instalar bancos, monumentos u otros objetos para conmemorar un acontecimiento. Se gastará el mismo presupuesto de dinero, pero no se lo tirará al viento sino que traerá beneficios reales a las personas. Y lo más importante, la naturaleza te estará enormemente agradecida.

Si lanzar globos al cielo afecta tan negativamente a la naturaleza, ¿con qué otra acción beneficiosa podrías reemplazar esta dañina tradición?

Imagen de portada gogiyan / depositphotos
Compartir este artículo