Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

8 Artículos de lujo que solían comprarse con préstamos y ahora se han vuelto innecesarios

En todas las épocas ha habido artículos, prendas u oportunidades que se consideraban de lujo. Una persona podía soñar con un abrigo de piel, otra con tener su propia casa y, por último, había quien anhelaba tener su propio auto. Sin embargo, los tiempos cambian y, junto con ello, la percepción de la riqueza. Si antes para muchos era importante tener una gran casa, ahora la gente está abandonando cada vez más el deseo de la propiedad de bienes raíces en favor de la libertad de movimiento, y esto también se está convirtiendo en un lujo.

Genial.guru puso a refrescar su memoria y recordó qué cosas solían ser un símbolo de una vida lujosa y ahora parecen una graciosa reliquia del pasado. Al final del artículo te espera un bono: la historia de cómo, en la búsqueda de las marcas, puedes caer en una situación embarazosa.

Interior del hogar

¿Puede haber algo mejor que un apartamento con un diseño de interiores elegante? Hoy en día, este lujo es cosa del pasado. Actualmente, están de moda los interiores personalizados que reflejan el carácter y estilo de vida de su dueño. Las tendencias actuales dictan que, entre menos cosas tengas, mejor. No tiene sentido hacer lo mismo que las demás personas o lo que imponen las revistas de moda, es mejor hacer lo que le plazca al dueño del apartamento.

Vacaciones

Antes, para muchas personas, irse de vacaciones significaba ir a un destino turístico popular y descansar cerca de la piscina. Sin embargo, con el paso de los años, el mundo se ha vuelto cada vez más accesible y las personas ya se han cansado de tales vacaciones. Por eso, los viajes no triviales se han convertido en algo normal. Es más interesante ir a explorar Perú o navegar en un yate por el mar Mediterráneo que pasar todas las vacaciones tomando el sol al lado de la piscina con un cóctel en la mano.

Ropa de diseñadores

A finales de los años 90 y principios de los 2000 surgieron los nuevos ricos: personas que ganaron mucho dinero con empresas emergentes exitosas. Ellos crearon una nueva generación de millonarios a los que no les importan los artículos de marca: las camisetas de H&M y Zara son suficientes para ellos. El tiempo es tan valioso que gastarlo en elegir ropa es un lujo innecesario.

Gracias a esto, la frontera entre la ropa de élite y el mercado de masas comenzó a difuminarse. Las exclusivas casas de moda entendieron que ha llegado el momento de cambiar y acercarse a las personas, porque cada año disminuye el deseo de tener ropa exclusiva.

Joyería de oro como una forma de capital

Antes, el oro era un símbolo de prosperidad y bienestar. Servía como una divisa que no dependía del tiempo; además, se consideraba que la joyería de metales preciosos siempre se podía vender con una ganancia. Pero para la gente moderna, el oro como inversión es algo del pasado. Por supuesto, las celebridades todavía usan joyas caras con piedras preciosas que, de todos modos, cuestan mucho dinero. Sin embargo, para las personas normales, una cadena con un dije es simplemente un accesorio, y no un aporte financiero. Hoy en día, cualquier persona razonable entiende que el dinero tiene que estar generando más dinero y no estar guardado en una caja.

Teléfonos incrustados con piedras preciosas

Hace apenas 20 años, el propietario de un teléfono móvil era considerado una persona rica. Pero, poco a poco, más y más personas fueron adquiriendo estos dispositivos. Luego se crearon versiones prémium, por ejemplo, el Vertu. Pocas personas podían permitirse uno. Pero, con el paso del tiempo, todos los dispositivos se volvían obsoletos y se revendían, por lo que personas comunes y corrientes comenzaron a tener estos costosos teléfonos. Posteriormente, los creadores comenzaron a incrustarles metales y piedras preciosas, ya que pensaban que así no se revenderían.

Sin embargo, el tiempo pasó y las prioridades de las personas cambiaron por completo: ahora, un teléfono es solo un medio de comunicación. Por supuesto, es agradable que sea elegante y a la moda, pero presumir de ellos ya dejó de ser una tendencia.

Mascotas de raza

La moda de las razas animales está presente de una forma u otra desde hace más de una década. Por ejemplo, en las décadas de 1990 y 2000, estaba de moda tener perros de pelea: rottweilers, bull terriers, etc. Luego, sus opuestos se hicieron populares, por ejemplo, los Yorkshire terriers. La moda para ellos duró unos 10 años. Pero, a pesar de que la gente todavía compra animales de raza pura, una nueva tendencia está surgiendo: adoptar animales mestizos de los refugios o rescatarlos de la calle.

Chamarras de cuero

Cuando pasó la época de los abrigos de piel y aún no había llegado la era de las chamarras de plumas, a finales de los 90 se consideraba elegante vestirse con una chaqueta de cuero. Todos las usaban, desde estudiantes hasta directores de empresas. Además, trataban de comprar una que fuera lo más exclusiva posible. No solo estaban de moda las chaquetas de cuero clásicas, sino también las de gamuza, terciopelo, felpa, etc.

Esta maravilla fue reemplazada por la chamarra de plumas, la cual poco a poco se quedó sin plumas, ya que el relleno sintético conquistó al mundo por su bajo precio y universalidad. La vida actual no presupone el uso de chamarras masivas de cuero, ya que no son muy prácticas.

Restaurantes

Ir a un restaurante en la época de nuestros padres, y más en la de nuestros abuelos, era algo fuera de lo normal. Una persona de clase trabajadora iba a un restaurante solo en ocasiones especiales: vacaciones, una boda o un funeral (y no siempre). La visita a un restaurante era algo que se recordaba por mucho tiempo, ya que se consideraba algo verdaderamente exclusivo.

Ahora es algo normal entrar a un restaurante italiano o chino solo para comer. Sí, muchas personas prefieren comer en casa por diferentes razones, sin embargo, una gran mayoría desayuna, almuerza y cena con placer en lugares de diferente nivel. Además, dejamos de recordar tales acontecimientos para toda la vida.

Bono: historia de cómo la búsqueda de ropa de marca te puede hacer caer en una situación vergonzosa

  • Yo uso ropa de segunda mano. Tengo una amiga que solo compra ropa en tiendas de moda. Recientemente, se puso una playera que supuestamente compró en el extranjero, pero yo la vi en una tienda de segunda mano. Allí rebuscó y salió con esa misma prenda, y yo le tomé una foto. Luego, cuando me presumió su nueva adquisición, le mostré la foto. ¡Deberías haber visto su cara!

Y tú, ¿has notado estos cambios? ¿Has tenido otros artículos cuyo valor ha cambiado radicalmente con el paso del tiempo?