Genial

8 Consejos de autodefensa que nos pueden hacer más daño que bien

7-57
31k

Imagina que estás caminando solo por la noche. O tal vez es de día, pero te encuentras en un vecindario turbio. Ciertamente quieres estar preparado y saber cómo reaccionar en caso de que alguien te ataque, y es allí en donde los consejos de defensa personal pueden ser útiles. Sin embargo, debes ser cuidadoso, ya que, si estas recomendaciones provienen de una fuente no confiable que no ha tenido una experiencia real de ese tipo, pueden ponerte en un mayor peligro.

En Genial.guru realizamos una investigación exhaustiva sobre este tema, por lo que nos gustaría compartir contigo recomendaciones y limitaciones de defensa personal que debes conocer.

1. Sostener llaves entre tus dedos

8 Consejos de autodefensa que nos pueden hacer más daño que bien

Muchas personas piensan que la mejor manera de usar una llave para protegerse es sostenerla en un punto entre los dedos. Sin embargo, hay algunas desventajas de ese método:

  • Si un atacante ve tu puño cerrado, lo primero que hará es conseguir las llaves, y, si eso sucede, ya no tendrás nada con qué defenderte.
  • Si intentas golpear a alguien con una llave colocada de esa manera, realmente podrías cortarte los dedos con los bordes ásperos.

Una mejor manera de llevar las llaves es sosteniéndolas naturalmente, como si fueras a abrir una puerta. Por lo tanto, no atraerás la atención a ellas, y te será más fácil manejar la situación.

También puedes agarrar la llave hacia abajo, como un cuchillo. Esto podría ayudarte a hacer un movimiento de balaceo más potente.

2. Huir de un atacante

Huir de un atacante no siempre es una buena idea.

  • El asaltante podría ser más rápido que tú. Si corres, esto puede hacer que él se sienta más enojado e impaciente, poniéndote en más peligro de lo que estabas antes.
  • Pregúntate si tienes suficiente resistencia para correr durante mucho tiempo y si te quedará algo de fuerza en caso de que tengas que luchar.
  • Si tu espalda queda expuesta y el agresor tiene una pistola, salir corriendo podría ser letal.
  • Tampoco verás lo que está sucediendo detrás de ti, y girar la cabeza para comprobar si alguien todavía te está siguiendo solo será una distracción que te hará más lento.

Dicho esto, correr podría ser tu mejor opción. Solo intenta mantenerte enfocado y evaluar la situación, recordando las consecuencias que puede ocasionar huir de alguien.

3. Tratar de razonar con el atacante

Podrías pensar que hablar con el atacante y tratar de reducir la tensión puede aumentar tus posibilidades de no ser lastimado, pero esto podría provocar lo contrario.

El atacante se centrará únicamente en su objetivo (por ejemplo, asaltarte). Por lo tanto, cualquier cosa que se interponga entre él y lo que busca, como tratar de hablar, le provocará más ira. La irritación puede obligar al delincuente a tomar medidas más drásticas y, posiblemente, a lastimarte.

4. Aprender técnicas de defensa personal en línea

Aunque ver videos que explican cómo defenderte puede hacer que te sientas más seguro, esta no es la forma en la que debes aprender defensa personal.

  • Ver a alguien pelear contra un atacante no es realmente lo mismo que hacerlo tú mismo.
  • Después de ver estos videos puede que te sientas preparado para contraatacar. Todo es agradable y fácil en grabaciones en donde los instructores muestran todo lentamente y les permiten a los participantes abordarlos. Sin embargo, en la vida real, el agresor no actuará en el escenario que has anticipado.

Así que sería mejor que te inscribieras en una clase de autodefensa o de artes marciales.

5. Tirar tus pertenencias al suelo cuando estás siendo asaltado

Al ser asaltado podrías pensar que es una buena idea tirar tus objetos de valor en el suelo en una dirección y correr en la otra, mientras que el asaltante se distrae por un segundo. Esa acción puede, en realidad, hacer que él se enoje más porque no seguiste sus instrucciones. Por lo tanto, puede decidir usar la fuerza sobre ti para lastimarte más que si hubieras cumplido sus órdenes.

6. Evitar el contacto visual

Seguro has escuchado este consejo: evita hacer contacto visual con un atacante, porque eso lo irritará y agravará la situación.

Mientras que, en algunas situaciones, esto puede ser cierto, en otras solo le mostrará al delincuente que te sientes intimidado por él y que eres un objetivo fácil. Al hacer contacto visual demuestras que estás confiado, alerta y listo para identificarlo ante la policía.

7. Patearlo en la ingle

Aunque esto infligirá algo de dolor, no te ayudará mucho.

  • Los hombres pueden proteger fácilmente esa área porque pueden haber recibido una buena cantidad de patadas en la ingle a lo largo de su vida.
  • Si logras patear a un hombre en la ingle, eso no lo lastimará lo suficiente para dejarlo inmovilizado mientras escapas.

8. Fingir hablar por teléfono

Este es otro consejo que puede darte una sensación de seguridad, pero, en realidad, no hace la situación más segura.

Podrías pensar que, si un agresor te ve hablando por teléfono, este hecho podría asustarlo porque habría un testigo del suceso: una persona en el otro extremo de la línea. Pero lo que realmente harás es demostrarle que no estas consciente de tu entorno y que estás desatendido, porque tu mente está en otra parte. De esta forma, el delincuente te verá como un blanco fácil.

Bono: grita “¡Fuego!”

8 Consejos de autodefensa que nos pueden hacer más daño que bien

A veces se aconseja gritar “¡Fuego!” en lugar de “¡Ayuda!”, y este tema ha sido muy debatido.

  • Por un lado, el hecho de gritar “¡Fuego!” podría atraer más atención y podría haber una mayor probabilidad de que alguien llame al número de emergencias. Esto podría deberse a que las personas no están ansiosas por meterse en situaciones peligrosas, por lo que escuchar un grito pidiendo ayuda podría simplemente asustarlas.
  • Por otro lado, si la gente piensa que hay un incendio cerca, es probable que se escape de la fuente del problema. Entonces, gritar por ayuda podría ser más efectivo en ese caso.

La verdad está probablemente en algún punto intermedio. Al final, lo más importante es mostrarles a las personas que te rodean que estás en peligro y que necesitas que te socorran por cualquier medio posible, ya sea gritando “¡Fuego!” o “¡Ayuda!”.

¿Sabías acerca de estos errores de defensa personal? ¿Conoces alguna otra técnica que sea inefectiva? Por favor, comparte tus pensamientos con nosotros en los comentarios.

Ilustrado por: Yekaterina Ragozina para Genial.guru
7-57
31k