Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración
Genial

8 Datos interesantes sobre nuestro calendario que revelan los secretos que esconde en su interior

8-85
13k

Por siglos y siglos, los seres humanos nos hemos acostumbrado a organizar nuestro tiempo en torno a un año que dura 12 meses, con 30 o 31 días cada uno, más los 28 o 29 días de febrero. Sin embargo, no siempre fue de este modo. ¿Alguna vez te has preguntado por qué los meses tienen esos nombres? ¿O por qué febrero es el único mes con 28 días?

Genial.guru se dio a la tarea de investigar un poco más acerca de esta programación temporal tan común hoy en día, la cual, en realidad, posee algunos datos muy interesantes.

1. El calendario se formó con base en los ciclos lunares

Inicialmente, el calendario que hoy conocemos estaba basado en los ciclos de la Luna, no del Sol, y el año estaba dividido en períodos de 10 meses. Esto propiciaba un desfasamiento en los tiempos que hoy conocemos, por lo que podría haber sido posible una vez cada ciertos años ver un invierno en pleno junio. Sin embargo, aún existía esa necesidad, no cubierta ni satisfecha, de ajustar y distribuir el tiempo en relación con las necesidades del ser humano.

2. Por qué los meses se llaman de esa forma

Los primeros diez meses reconocidos por la antigua Roma fueron los siguientes:

  • Martius (marzo): nombrado así en honor a Marte, el dios de la guerra y la virilidad en la mitología romana.
  • Aprilis (abril): se creía que el nombre aprilis derivaba de aperire, que significa “abrir”, mes en el que se abren las flores. Pero también existe la creencia de que es un derivado de aphrós, de Aphrodíte, la forma etrusca de Afrodita.
  • Maius (mayo): mes atribuido a Maia, la madre del dios Mercurio, identificada como una diosa agraria y relacionada con el crecimiento de la vegetación. Sin embargo, también era un mes dedicado a los Maiores, es decir, a los ancianos.
  • Iunius (junio): consagrado a Juno, diosa del matrimonio y reina de los dioses, cuyo nombre significa “juventud”. Al igual que el mes anterior, estaba dedicado a un sector de la población: los más jóvenes.
  • Quintilis: nombrado así por el lugar que ocupaba en la sucesión de meses, es decir, el quinto.
  • Sextilis: sexto.
  • September: séptimo.
  • October: octavo.
  • November: noveno.
  • December: décimo.

3. Enero y febrero eran los últimos meses del año

Aunque el calendario parecía funcionar, no era suficiente para ajustar los días a las estaciones del año. Los ciclos de la Luna no cubrían 30 días completos cada mes, y faltaban 6 días para completar la totalidad del tiempo del movimiento de la Tierra con respecto al Sol. Para solucionar tal problema, Numa Pompilio, el segundo rey de Roma, realizó una reforma en la que se agregaron dos meses más al calendario. De este modo, el onceavo mes fue llamado Ianuarius (enero), en honor a Jano, el dios de los comienzos, las puertas y las transiciones. Por su parte, el doceavo mes llevó por nombre Februarius (febrero), consagrado a Februus, dios de las purificaciones. Estos meses se ubicaban al final del calendario, y no al principio, como se organizan actualmente.

4. Por qué febrero es el único mes con 28 días

Con la reforma de Numa, los meses, según su orden, tenían 29 o 31 días, ya que los números pares eran considerados de mala suerte. Todos cumplían esta regla, a excepción de Februarius. Este tenía un número par de días, es decir, 28. Esto era matemáticamente necesario para que el año tuviera un número impar de días y cumpliera con el objetivo de cubrir los 12 ciclos lunares de un año, lo que corresponde a 355 días. Es probable que se haya elegido a febrero por ser el último mes del año.

5. Una rebelión fue el motivo por el que se cambiaron de posición los meses en el calendario

Una rebelión que estalló en el año 154 a. C., en Hispania, alertó a los romanos, quienes esperaban algunos suministros provenientes de ese lugar y temían verse afectados por la guerra. Por ello, el senado romano tomó la decisión de enviar a uno de los cónsules al sitio. El problema fue que eso se decidió en diciembre, en el décimo mes del año, por lo que el cónsul aún no era oficialmente uno, pues aún corría el año 154, y, según las costumbres tan arraigadas de los antepasados, los cónsules tomaban posesión el primer día del año, es decir, en marzo. Así que faltaban dos meses más, enero y febrero, para que el cónsul pudiera hacerse cargo de la situación y decretar el fin de la rebelión.

Sin embargo, la urgencia por dar fin a la guerra no podía esperar dos meses más. Esto obligó al senado romano a cambiar de posición los meses del calendario, quedando enero y febrero al principio de este. De este modo, el cónsul pudo tomar posesión de su cargo y acabar con la rebelión en enero. Desde entonces y para siempre, quedó establecido que el 1 de enero es el primer día del año, aunque los nombres de los meses se mantuvieron como estaban. Por ello, octubre, noviembre y diciembre no son el octavo, noveno y décimo mes del año respectivamente, aunque sus nombres así lo indiquen.

6. Había un treceavo mes llamado Mercedonius

Como los días y las estaciones del año aún no se empataban, los romanos solían insertar un mes bisiesto al calendario llamado Mercedonius, nombre latín que significaría “mes del trabajo”. Dicho mes tenía que ser intercalado cada 2 o 3 años, haciendo que el año bisiesto durara 377 o 378 días. Los romanos le quitaban días a febrero, el cual terminaba a los 24 días, y enseguida de este continuaba Mercedonius. Sin embargo, en realidad se trató de un mes muy inconsistente y confuso, ya que los sumos sacerdotes romanos eran quienes determinaban su llegada, y lo hacían por razones políticas y a conveniencia de sus intereses.

7. Por qué el año dejó de durar 355 días y pasó a durar los 365 que hoy conocemos

Con la llegada de Julio César al poder, el calendario se vio alterado con una reforma más. Tras el desorden que los sumos sacerdotes consiguieron agregando y quitando el mes bisiesto a su antojo, los meses y las estaciones dejaron de coincidir gravemente. Así que, con ayuda de un famoso astrónomo de nombre Sosígenes, Julio César cambió el calendario y lo alineó con el movimiento de la Tierra respecto al Sol. De esta manera, Julio César quitó a Mercedonius y agregó días a los meses para que el año durara 365 días; y, cada 4 años, se le agregaba un día más a febrero. En ese entonces, el día 24 de febrero se repetía en los años bisiestos.

8. Por qué el mes de julio dejó de llamarse Quintilis, y agosto dejó de ser Sextilis

Tras la muerte de Julio César, Marco Antonio, un colaborador importante, propuso cambiar el nombre del mes de nacimiento del militar, es decir, Quintilis, en su honor. Así, este cambió a Iulius (julio).

Algo muy similar sucedió con el mes siguiente, Sextilis, el cual fue consagrado a Octavio Augusto, ya que este fue el mes en el que el emperador consiguió sus victorias más importantes. De este modo, cambió de nombre a Augustus (agosto).

Bono: los días de la semana y sus significados

Los días de la semana que hoy conocemos fueron adoptados también del sistema romano, el cual, se cree, se vio influenciado por los egipcios, cuyo calendario dedicaba cada uno de sus días a los siete grandes astros conocidos en su tiempo. Así, los romanos nombraron a los días de la semana de este modo:

  • Domingo: inicialmente era llamado Solis dies, o "día del Sol". Así se mantuvo, por ejemplo, en inglés: sunday. Pero el nombre fue modificado por influencia de la iglesia a Dominicus dies: "día del Señor", porque en ese día ocurrió la resurrección de Jesucristo, según la biblia.
  • Lunes: derivado de Lunae dies, que significa "día de la Luna".
  • Martes: derivado de Martis dies, que significa "día de Marte".
  • Miércoles: derivado de Mercurii dies, que significa "día de Mercurio".
  • Jueves: derivado de Jovis dies, o "día de Jove" (Júpiter).
  • Viernes: derivado de Veneris dies, que significa “Día de Venus”
  • Sábado: derivado de Saturni dies, o "día de Saturno". Al igual que con el domingo, Saturni cambió su nombre a sabbat en algunas lenguas, lo que significa "Descanso".

Estamos tan acostumbrados a contar y a ver los días pasar que olvidamos toda la historia y la magia detrás de ellos. ¿Cuál es tu fecha o época favorita del año? Cuéntanos en los comentarios.

8-85
13k
Compartir este artículo