Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

8 Hábitos inofensivos que revelan a una persona probablemente que se crió en la pobreza

Científicos de Nueva York estudiaron el cerebro de más de 100 niños que nacieron en familias con diferentes niveles de ingresos. Se descubrió que aquellos que provenían de familias poco adineradas tenían el cerebro de un volumen un 6 % inferior comparado con el de los descendientes de ricos. Sin embargo, la pobreza no solo cambia nuestra fisiología, sino también nuestro comportamiento.

Genial.guru aprendió qué hábitos distinguen a las personas que se han criado en el seno de familias pobres y acompaña la información teórica con historias de la vida real. Al final del artículo te espera un bono doble.

1. Gastan dinero en cosas innecesarias

El deseo de los padres de ahorrar cada centavo, al objeto de que quede dinero hasta cobrar el próximo salario, inevitablemente, deja huella en su hijo. Ya siendo adulto, él, probablemente, comience a derrochar, comprando cosas que absolutamente no necesita. Pero todo el mundo habla de estos artículos, todos los tienen. Es más, según la opinión socialmente aceptada, tiene que tenerlas cualquier persona que entiende que sus asuntos económicos van viento en popa.

Este punto lo pueden ilustrar las personas que compran un iPhone y no se lo pueden permitir. Así como con Apple Watch y Airpods, por los cuales las personas acaban endeudándose y pidiendo préstamos. Pero en la sociedad, los propietarios de estos dispositivos aparentan tener más.

2. Paradójicamente, les da pena gastar dinero en sí mismos

A estas mismas personas les da pena gastar dinero en lo que realmente quieren tener. Entran en una tienda, ven una cosa que les gusta y les inunda el pensamiento de que esto es “demasiado caro”. Como resultado, se van de la tienda con las manos vacías y la sensación de total impotencia. Experimentan una situación similar con las necesidades básicas, que va desde alimentos hasta la reforma de la casa.

  • Cuando tengo que tirar la comida o cualquier otra cosa, siento vergüenza en exceso. Trato de comerme todo lo que queda en el refrigerador, con el fin de que no se eche a perder. Exprimo la última gota del bote de champú. Ni siquiera tiro calcetines o ropa destrozados, aunque trato de luchar contra eso. © unknown author / reddit

  • Viví sin sofá durante un año en mi casa nueva. Solo porque no conseguía obligarme a pagar por este. No tengo problemas comprando algo que cueste menos de 50 USD, pero si el precio es más alto, me invade la estupefacción y no consigo decidirme a hacer esta compra. © OtillyAdelia / reddit

  • Me niego a pagarle a alguien por algo que puedo hacer yo mismo. O si puedo aprender a hacerlo. Por ejemplo, reparar el auto, arreglar los muebles e incluso reformar la casa. dyk3j3sus / reddit

La situación exactamente opuesta se observa cuando hace falta comprarle un regalo a alguno de sus seres queridos. Las personas que se criaron en la pobreza están literalmente dispuestos a gastar el último centavo en adquirir un regalo costoso por el cual no se avergonzarían.

3. Tienden al riesgo y en general se comportan de una manera más impulsiva

Se cree que las personas que se criaron en la pobreza están más expuestos al riesgo porque no tienen nada que perder. Gracias a este comportamiento, a veces logran multiplicar su fortuna porque invierten en empresas y proyectos que todavía no están al alza, los cuales generan temores en los demás para afrontar la inversión.

4. A estas personas les gusta comer y se avergüenzan de tirar la comida

Los que se criaron en familias de bajos ingresos, por regla general, en su infancia no tenían acceso a alimentos de alta calidad y a menudo a simples barras de chocolate. Debido a esto, al alcanzar la edad adulta, puede aparecer un deseo de comer todo lo que está a su alcance.

Esta teoría fue propuesta por los científicos, que la demostraron con éxito a través de un experimento. En este participaron varias docenas de mujeres. La mitad de ellas provenían de padres de bajos recursos y la otra mitad tuvo la suerte de nacer en familias adineradas. A todas las féminas se les ofreció tomar una botella de refresco alto en calorías, después de la cual, se les sirvió el almuerzo. Resultó que, a pesar de la ausencia de hambre, las que se comieron todo fueron precisamente aquellas que nacieron en familias pobres.

  • Me como toda la comida del refrigerador para que no se eche a perder porque tengo miedo de tirarla. Cuando era niña, rara vez podía comer hasta saciarme. © tc88 / reddit

  • No puedo permitir que la comida se estropee. Si veo que las frutas y verduras ya están en sus últimos días, entonces haré frutos secos para comérmelas más tarde. © auamethys / reddit

  • Me siento terrible cuando veo a la familia de mi novio tirar las bolsas de salsas que se han agotado. Maldita sea, déjenme esta bolsa y ¡exprimiré un par de cucharadas más! © jnseel / reddit

5. Tienden a pagar de más, solo para sentirse más cómodos

Si los padres eran demasiado ahorradores y literalmente contaban cada centavo gastado, en el futuro, su hijo probablemente tenga una aversión a la planificación económica. Estará dispuesto a pagar de más, solo para no sentirse incómodo. La situación más estresante para él es la necesidad de pensar que hay que ahorrar.

  • Tengo un buen salario y puedo permitirme gastar tanto como se pueda. Por ejemplo, no tengo efectivo para el autobús. Además, odio los autobuses. Llamaré a un taxi porque puedo hacerlo. Porque no quiero gastar ni un segundo de mi vida en pensar en cómo ahorrar un centavo extra, como lo hacía mi madre. © Rick Morton / One Hundred Years of Dirt

6. Gastan el dinero tan pronto como llega a su cuenta

Una gran cantidad de dinero en manos de una persona que se ha criado en la pobreza es algo fuera de lo común. Si el dinero entra, lo gasta por inercia de inmediato, ya que teme que, de alguna manera, desaparezca. A estas personas les ocurren muchos casos curiosos si ganan, por ejemplo, una lotería. Probablemente hayas visto alguna vez en tu vida artículos en los medios de comunicación sobre cómo un tal “mecánico Fulanito” ganó un par de millones y los despilfarró en un par de meses".

  • Cuando comencé a ganar dinero por mi propia cuenta, no podía planificar mi economía. En absoluto. Recibía mi salario y enseguida lo gastaba en algo. Simplemente, porque me lo podía permitir. En los primeros años de mi independencia, casi no ahorré. Afortunadamente, ahora abrí una cuenta de ahorros y cada mes añado un porcentaje de mi salario. Pero todavía sigo teniendo ganas de comprarme cosas innecesarias de vez en cuando. Básicamente, son todo tipo de cosméticos. © NeckForDays / reddit

7. Si a esas personas se les ofrece algo gratis, morirán de vergüenza

Cualquier cuestión relacionada con el dinero puede generar vergüenza, pero sobre todo en aquellos casos cuando se trata de algo gratuito. O bien de descuentos notorios. Por ejemplo, se considerarán inaceptables o se aceptarán con gran sentimiento de sonrojo salvaje los almuerzos de empresa o un bono para el gimnasio proporcionado por la compañía.

Si la persona se crio en el seno de una familia de pocos ingresos, siente vergüenza al obtener algo gratuito. Preferirá pagar por un producto o servicio porque puede hacerlo. Incluso si no lo necesita en absoluto, por ejemplo, alguna bagatela en caja que el dependiente intenta venderle.

  • Entrego dinero a organizaciones sin ánimo de lucro, incluso si no tengo que hacerlo. Por ejemplo, si un dependiente en la tienda me pregunta si quiero donar un poco de dinero a alguien, lo entrego aunque en mi cartera apenas quedan 5 USD. Estoy trabajando para deshacerme de este hábito, pero, por ahora, no funciona. © _fightme / reddit

8. Tienen miedo de activar el pago automático y devuelven los préstamos el último día

Más adelante, en estas personas aparece el temor a los pagos automáticos. Desafortunadamente, no existe explicación de base científica para este hecho. No en vano, en un hilo en Reddit los usuarios pidieron a las personas que se criaron en familias pobres que contarán sobre sus costumbres de las que quieren deshacerse pero no lo consiguen. Muchos usuarios destacaron que los pagos automáticos les generaban un enorme estrés.

  • No puedo activar un pago automático por algo. Aunque esto sea muy cómodo, ya que no tendría que mover dinero de mi sueldo cada mes. Pero en mi cabeza se oye la siguiente voz: “¿Y qué pasa si necesitas este dinero para algo más importante? Al fin y al cabo, puedes pagar un recibo de luz en 60 días, ¿por qué hacerlo antes?”. Este pequeño miedo lleva conmigo hasta la fecha. © KnittinAndBitchin / reddit

Bono número 1: las personas que se consideran pobres envejecen antes de tiempo

En 2010, los científicos realizaron el siguiente experimento: probaron las habilidades cognitivas de los jóvenes. Resultó que, cuanto más tiempo la persona vivió en una situación de complicaciones económicas, más lento funcionaba su mente. Al mismo tiempo, resulta curioso que los sujetos que tenían dinero suficiente, pero consideraban que esto era poco, también revelaron malos resultados en dichas pruebas. Los investigadores coinciden en señalar que esto conduce a un envejecimiento prematuro.

Además, el envejecimiento en este caso está relacionado con la ausencia de medios económicos para someterse a un tratamiento y adquirir alimentos de calidad, algo que no puede no afectar tanto a la salud como a la apariencia física.

Bono número 2: por desgracia, incluso si ya han pasado muchos años y la persona tiene una situación económica buena, es poco probable que pueda olvidar algunos momentos de su infancia

  • Recuerdo que jugaba con los chicos en la calle y estábamos cerca de mi casa. Alguien me pidió que sacara papel higiénico. Pero no teníamos, utilizamos periódicos y empecé a dudar. Entonces una chica gritó: “Pero qué pasa, ¿en casa no utilizan papel higiénico?”. Y todos comenzaron a reírse de mí. Y hasta la fecha, lo recuerdo con estremecimiento. © Gofessor / pikabu

  • Hasta el año 2004, toda mi familia vivía en la aldea con mi abuela. Para cenar, teníamos macarrones con cebolla y zanahoria, o papas (fritas, cocidas, guisadas). Para las fiestas, mi madre traía un arenque entero y un par de cuartos traseros de pollo, era realmente una gran celebración. Por no hablar de la ropa, todavía recuerdo cómo mis nuevos compañeros de clase me avergonzaban por mi apariencia tras mudarme a la ciudad. © foxirenna / pikabu

  • Todos llevábamos una vida no adinerada, pero todavía recuerdo cómo mis amigas se jactaban de sus nuevas muñecas. También recuerdo cómo buscábamos ropa y juguetes entre la basura. Literalmente. De este tipo, había abundancia en mi armario. Parece que han pasado muchos años, pero aún no puedo comprar aquello que me gusta. Siempre elijo lo más barato, más modesto, más práctico. Ahorro allí donde no es necesario. No sé cómo elegir ropa. También tengo miedo de tener mis propios hijos. © TutLogin / pikabu

Cuéntanos, ¿qué hábitos de personas que se criaron en la pobreza has podido notar tú?

Imagen de portada Burdun Iliya / shutterstock