Genial
Genial

9 Tipos de atracciones turísticas que todo amante de los animales debe rechazar

Es poco probable que una persona adulta normal lleve a su hijo a ver una pelea de perros, ya que es algo claramente cruel e inmoral. Pero, ¿los circos o delfinarios son diferentes? Es posible que algunas personas no sepan o prefieran no notar lo evidente: a veces nuestras diversiones familiares favoritas no ceden en crueldad ante las peleas de perros.

Genial.guru está a favor de un trato humano hacia todos los animales y por eso queremos mostrarle a aquellas personas que no son indiferentes al mundo natural lo que se oculta bajo espectáculos a primera vista “inofensivos”.

Circo con animales

Los animales en libertad nunca hacen lo que les obligan a hacer en el circo. No están felices por andar en bicicletas, saltar a través de un aro con llamas y bailar, sin embargo, saben perfectamente qué les pasará si no lo hacen. En los descansos entre los espectáculos, los animales viven en pequeñas jaulas y recintos, las mudanzas constantes convierten su vida en una verdadera pesadilla. Los activistas pro-animales de todo el mundo luchan por la prohibición de utilizar animales en los circos y en muchos países lo han logrado. Por desgracia, no en todos.

Alternativa: circo sin animales.

Delfinario

En el mundo natural, los delfines y las ballenas viven en pequeñas manadas y son capaces de navegar cientos de kilómetros en un día. Encerrados en estrechos depósitos, sufren por su familia y movimientos. Sus músculos se atrofian y, por ejemplo, las aletas superiores de las orcas adultas se debilitan y se arquean hacia abajo. El negocio de los delfinarios está construido bajo el sufrimiento de los animales, comenzando con la captura de crías jóvenes y culminando con enfermedades y la muerte en el agua turbia de una piscina. En muchos países, especialmente después de la sucesión de ataques de orcas a sus entrenadores, este negocio fue reconocido como cruel y prohibieron utilizar ballenas y delfines para los espectáculos.

Alternativa: un paseo marítimo, nadar con snorkel.

Montar un elefante

Gracias a las películas hindúes y libros infantiles, muchas personas tienen un concepto incorrecto de los elefantes como animales bondadosos de agricultura que siempre están felices de servir al ser humano. Pero en realidad, la obediencia de los elefantes está basada en crueldad y violencia. Una cría asustada es alejada de su mamá a una temprana edad, la destrozan mentalmente para que entienda que se le tiene que tener miedo al ser humano. Este procedimiento no se distingue para nada de la tortura. Al pobre animal le enseñan a hacerle caso al mahout, quien tiene una lanza metálica. No es de extrañar que de vez en cuando los turistas se conviertan en víctimas de agresión por parte de los elefantes.

Alternativa: la visita a un centro de rehabilitación para elefantes.

Espectáculo con serpientes

En los países asiáticos, a menudo se realizan espectáculos con serpientes venenosas para los turistas: se burlan de ellas, las obligan a que ataquen, las arrastran de su cola por el suelo y todo el que quiera las puede tocar. Claro, esto no siempre es seguro para los espectadores. Después del show, las serpientes son colocadas en un pequeño recipiente o un saco del cual no es sacada hasta el siguiente espectáculo. De tal trato, los reptiles pueden obtener lesiones: abrasiones y fracturas (sí, las serpientes tienen huesos y sienten dolor). Pero eso les preocupa a pocas personas, ya que la vida de las serpientes en estos lugares es corta: pronto las matarán por su bonita piel o para hacer pociones medicinales.

Alternativa: ver películas sobre serpientes.

Carreras de caballos

De todas las interacciones posibles con el caballo, las carreras son lo más cruel y peligroso. Cualquier competencia de velocidad es un gran estrés para el caballo. La piel sensible de su boca es lastimada por el bocado, rompen sus piernas, sufren estiramientos y enfermedades en las articulaciones; además, también sufren daño psicológico. Hay casos en los que, durante la carrera, caballos murieron debido a una gran fatiga. La carrera deportiva de un caballo de carreras dura de 10-15 años como máximo, después de que los animales se lesionan y son mentalmente inestables, los envían al matadero.

Alternativa: visitar un centro de rehabilitación para caballos.

Zoológicos interactivos

Los zoológicos interactivos son uno de los entretenimientos más populares entre los niños. Los padres con placer permiten a sus niños tocar a los gatitos, zorros y mapaches. Se supone que, así, un niño aprende a querer el mundo natural. Al mismo tiempo, pocas personas piensan lo que siente este mundo natural cuando, durante un día es cargado y tocado miles de veces. Además, a nadie le importa si a los animales les gusta estar en un centro comercial eternamente sin ver la luz solar y no estar al aire libre. ¿Qué pensamiento se puede extraer de la visita a un zoológico interactivo excepto que las personas necesitan a los animales solo para diversión?

Alternativa: trabajar como voluntario en un refugio de animales.

Espectáculos de cocodrilos y caimanes

Los cocodrilos que actúan ante el público normalmente se mantienen en granjas de reducido espacio, llenas a tope por reptiles. Los sacan en pequeños grupos solo durante el show. Los handlers tienen que realizar elementos obligatorios, en particular, poner su mano o cabeza dentro de la boca de un cocodrilo. A veces los espectadores no tienen suerte y el público se convierte en testigos de un accidente.

Alternativa: safari en lugares donde habitan cocodrilos.

Tomarse fotos con animales exóticos

Los fotógrafos con monos o un loro en el hombro a veces proponen sus servicios en lugares con una gran afluencia de turistas, y la mayoría no puede resistir ante tales animales encantadores, apoyando el beneficioso negocio por dinero, pero sin crueldad. A los animales los tratan de proteger para los clientes: les quitan las garras, dientes y les inyectan tranquilizantes. Al fin de temporada, la mayoría de los monos, loros e iguanas son sacrificados, ya que es muy caro mantenerlos en temporada baja.

Alternativa: toma la foto de animales en su hábitat natural.

Montar caballos

La equitación puede ser una ocupación agradable tanto para el ser humano como para el caballo. Pero para esto se tiene que establecer una conexión especial, basada en confianza y cuidado. Esta conexión es imposible cuando se trata de actitud de consumismo hacia el caballo. Las organizaciones que proponen paseos con caballos por sacar más ganancia no rechazan a jinetes incompetentes y muy pesados, quienes pueden lesionar fácilmente la espalda del animal. Aún peores son los “paseos” en los parques: normalmente, compran los caballos por un precio muy bajo a los carniceros y los regresan cuando han terminado su trabajo.

Alternativa: clases profesionales de equitación de forma permanente.

Por supuesto, es difícil de rechazar las visitas a los lugares donde estamos acostumbrados a experimentar un mar de emociones positivas. Siempre queremos creer que en ese lugar los animales no sufren, pero no es así: los animales se sienten bien solo cuando les permiten seguir siendo animales y no artistas, medio de transporte o decoración para una foto.

Y tú, ¿qué opinas sobre el negocio de animales? ¿Lo consideras inmoral o piensas que los protectores de animales exageran?

Imagen de portada ARahMar / Pikabu
Genial/Curiosidades/9 Tipos de atracciones turísticas que todo amante de los animales debe rechazar
Compartir este artículo