Cómo filmaron la película “Milagros inesperados”, la cual sigue conmoviendo a la audiencia

Una de las películas más conmovedoras en la historia del cine es la adaptación cinematográfica más exitosa de los libros de Stephen King. La cinta superó la marca de 100 millones USD en taquilla, y fue recibida con mucho entusiasmo por la audiencia. El director y escritor creían que tal éxito fue conseguido gracias a una selección muy exitosa de actores. La película ha ocupado repetidamente los primeros puestos en las listas de las mejores obras cinematográficas del mundo, y estuvo a punto de ganar un premio Óscar en varias nominaciones. Sin embargo, no recibió ninguno.

En Genial.guru también adoramos Milagros inesperados, y nos interesa conocer los secretos y los detalles curiosos de la filmación. De hecho, gracias a las ideas brillantes y a los hallazgos exitosos del equipo de filmación, la cinta resultó ser tan atractiva y convertirse en un clásico.

Los actores fueron seleccionados con muchísima precisión

  • La idea de Milagros inesperados inmediatamente atrajo la atención del director Frank Darabont, quien intentó construir la trama en la película lo más similar posible al libro. El propio Stephen King lanzó su novela en partes, para que los lectores no tuvieran la oportunidad de mirar la última página y descubrir el final. Él mismo no estaba seguro de si el protagonista sobreviviría o no.
  • El director señaló que es una verdadera suerte cuando el actor a quien imaginas al escribir el guion acepta protagonizar la película. En este caso, creía que solo Tom Hanks debería interpretar a Paul Edgecomb. Su opinión fue compartida por King, ya que el escritor señaló que el actor encajaba perfectamente en el papel, “como un zapato viejo”.

  • Pero, aun así, durante algún tiempo, John Travolta también fue considerado para interpretar a Paul. Sin embargo, rechazó el papel rotundamente. No puede decirse que el guion conquistó de inmediato a Tom Hanks, pero se sentía algo culpable por negarse a trabajar en Sueño de fuga por haber estado ocupado en el set de Forrest Gump.

  • Los productores de la película tuvieron problemas con John Coffey: ninguno de los actores que fue al casting se veía convincente. Entonces, Bruce Willis aconsejó la candidatura de Michael Clarke Duncan, con quien coprotagonizó la película Armageddon. Después de leer el guion, Michael dijo: “Soy yo. No importa lo que tenga que hacer, tengo que interpretarlo”.

  • Después de la muerte de Duncan, el director declaró que, en su opinión, ningún actor merecía un Óscar tanto como Michael por su papel de John Coffey. Sin embargo, nunca recibió ese prestigioso premio.
  • El asqueroso Percy Wetmore fue magníficamente interpretado por Doug Hutchison. En el libro, Percy era muy joven, mientras que el actor ya tenía 39 años. Literalmente persiguió al director para obtener el papel, y también mintió al decir que solo tenía 30 años, ocultando su documento de identidad.
  • Michael Duncan era realmente un hombre muy alto, pero casi igual de alto que otro personaje clave: Brutus “Mole” Howell, interpretado por David Morse. Por lo tanto, para crear la ilusión de que era gigantesco, los productores de la película recurrieron a los ángulos de rodaje adecuados, a varias plataformas y a copias reducidas del escenario. La cama de la prisión de Coffey se hizo pequeña para que el prisionero se viera como un gigante sobre ella.

El rodaje fue “realista”, a veces, incluso demasiado

  • Las lágrimas de Coffey eran reales. El actor lloró cuando recordó cómo su padre abandonó a su familia cuando él era un niño.
  • La actuación de Duncan causó un verdadero impacto en el equipo de rodaje. En las escenas finales, muchos de los presentes no pudieron contener las lágrimas.
  • Para interpretar el papel, Hanks tenía que subir de peso. Lo consiguió, pero para su próximo trabajo en la película Náufrago, el actor tuvo que perder kilos de manera urgente.
  • A Stephen King le encantaba ir al set, así que, Tom Hanks prefería permanecer metido en su personaje para que el escritor pudiera evaluar si la elección fue correcta. Además, creía que, permaneciendo en la imagen fuera del set, podría acostumbrarse mejor al papel. Un día, King sugirió que lo acompañara a tomar un café. “No puedo, Steve”, respondió el actor, “soy el responsable del corredor de la muerte”.
  • Según el guion, Percy desagrada terriblemente a sus colegas y prisioneros, y todo el mundo lo odia. El director decidió que los actores deberían llevar escrita su irritación literalmente en los rostros. Por lo tanto, Doug Hutchison recibió zapatos chirriantes para enfurecer a los demás solo con su aparición. El crujido de su calzado puede escucharse en la película.

Algunos detalles influyeron mucho en la percepción de la trama

  • Milagros inesperados se considera una película en la que no sobra nada: todos los detalles son importantes para la dramaturgia.
  • El detalle más pequeño en el sentido literal de la palabra, pero muy importante, es el ratón Mr. Jingles, quien, según la trama, cumplió 64 años. El ratoncito fue interpretado por 15 ratones adiestrados. A pesar de los meses de entrenamiento, los roedores no supieron aprender algunos de los trucos, por lo que los productores de la película recurrieron a la animación y a los efectos digitales. La Asociación Humanista Estadounidense se aseguró de que ningún ratón fuera lastimado en la realización de la película, y esto es cierto. En la escena donde Percy pisotea al roedor, se utilizó un muñeco.
  • Para que el espectador fuera claramente consciente de que los carceleros son representantes de las autoridades y los prisioneros son prisioneros, se diseñó un uniforme especial. Fue inventado basándose en parte en modelos del ejército, y en parte en modelos de la prisión. En la época en la que se desarrolla la trama, no había un uniforme especial para los guardias en las cárceles.
  • Cuando el anciano Paul Edgecomb va a desayunar y se despierta después de tener una pesadilla, vemos que el piso debajo de sus pies es verde. Esta es una alusión directa al corredor de la muerte.
  • La diferencia en la apariencia de Melinda cuando estaba enferma y cuando fue curada milagrosamente por Coffey debía ser muy notable. Para que el rostro de la moribunda Melinda se viera muy enfermo, los maquilladores hicieron que pareciera que no tenía cejas.
  • Se suponía que el personaje de Sam Rockwell, quien interpretaba al maníaco, debería parecerle asqueroso al público. Para mejorar el efecto repulsivo, los maquilladores pegaron acné artificial en el cuerpo del actor.

El escenario era de gran importancia, por lo que, durante su instalación, los artistas consultaron con psicólogos

  • El director artístico reconstruyó el bloque de la prisión basándose en las descripciones en el libro de King, sin perder de vista un solo detalle. Por lo tanto, en el interior también trabajaron psicólogos: se suponía que causaba miedo, rechazo y tristeza en el espectador. Los miembros del equipo de rodaje afirmaban que, después de pasar largas horas en el pabellón, comenzaron a sentirse como si estuvieran en una prisión real.
  • Se hicieron tres sillas “eléctricas” para la película, y el prototipo fue una de la famosa prisión Sing Sing, ubicada en el estado de Nueva York. Sin embargo, en los años 30 del siglo XX, cuando se desarrolla la película, la ejecución se realizaba ahorcando a los reos.
  • En una de sus visitas al set, King decidió sentarse en la silla “eléctrica”, y las sensaciones que experimentó no fueron nada agradables. Dicen que quedó tan impresionado que no pudo resistir soltar un par de groserías.

En Genial.guru volvimos a disfrutar de esta película que no puede dejar a nadie indiferente. ¿Qué emociones evoca Milagros inesperados en ti? ¿Qué escena te impactó más? Cuéntanos en los comentarios.

Compartir este artículo