Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

Cómo te verías viviendo en 7 planetas diferentes

Stephen Hawking dijo una vez que solo nos quedan 100 años más antes de trasladarnos al espacio. Esa es una fecha límite bastante ajustada porque, admitámoslo, tendríamos algunos problemas para sobrevivir en el espacio. Incluso los astronautas, que solo pasan unas pocas horas allí, a menudo enfrentan problemas de salud al regresar. La mayoría de los planetas del universo no son habitables para los terrícolas. De hecho, tendríamos que evolucionar nosotros mismos, nuestra visión, nuestra respiración y nuestro sistema vestibular, casi en su totalidad, para poder sobrevivir. Pero intentémoslo.

En Genial.guru decidimos dejar volar nuestra mente por un tiempo e intentar imaginar cómo nos veríamos en diferentes planetas, y queremos compartir nuestras especulaciones contigo.

1. Marte

La gravedad en Marte es más baja que en la Tierra y está más lejos del sol, por lo que veríamos menos luz solar. Marte tampoco tiene un campo magnético protector debido a su delgada atmósfera, lo que expone toda la superficie a la radiación. A veces, los fuertes vientos crean tormentas de polvo que viajan alrededor de todo el planeta, y el polvo continúa acumulándose durante meses

  • Tu apariencia: Probablemente serías alto para compensar la poca gravedad y tendrías ojos más grandes para percibir mejor la luz del lejano sol. Para protegerte de la radiación, tu cuerpo tendría que cambiar su pigmentación de melanina a carotenoides (es lo que le da su color a las zanahorias, tomates y naranjas). ¡Así que probablemente tendrías piel naranja!

No hay límite para nuestra imaginación, así que decidimos crear una forma más “humana” de la apariencia marciana.

2. Júpiter

Vivir en la superficie de Júpiter podría resultar un desafío ya que de hecho no hay una superficie. El planeta se compone enteramente de gas. Sin embargo, no significa que sea solo una nube gigante que cuelga en el espacio; si te aventuras a través de su atmósfera hacia partes más profundas, el gas se vuelve más denso hasta convertirse en líquido. Entonces, una capa de Júpiter es un océano hecho de hidrógeno en lugar de agua.

  • Tu apariencia: Con alta presión, temperaturas extremas y un entorno fluido, tendremos que inspirarnos un poco en los habitantes de aguas profundas que se enfrentan a condiciones similares pero en menor escala. Seríamos grandes isópodos con caparazones para protegernos de la radiación de Júpiter.

3. Saturno

Como su compañero y vecino gaseoso Júpiter, Saturno es una gigantesca nube de hidrógeno y helio sin tierra sólida y con vientos poderosos. Como Júpiter, se vuelve más denso por dentro, pero su núcleo es mucho más pequeño. Sus anillos icónicos están hechos de una gran cantidad de partículas de hielo, por lo que, desafortunadamente, nada podría vivir en ellas. La densidad media de Saturno es menor que la del agua, por lo que este planeta gigante podría flotar en una bañera si hubiera una de un tamaño adecuado.

  • Tu apariencia: La única forma de moverse dentro de la espesa niebla de Saturno es revoloteando como una medusa. ¡Tendrías una campana en forma de paraguas para impulsarte y no tendrías esqueleto para que la presión no te aplaste!

4. Mercurio

La vida es difícil en Mercurio. Este pequeño planeta es el más cercano al sol, por lo que la luz solar aquí es 7 veces más fuerte que en la Tierra; ningún protector solar podría manejar esto. La temperatura de Mercurio es extrema, oscilando entre abrasadores 430 ° C durante el día y −180 ° C por la noche. Todo esto acompañado de constantes lluvias de meteoritosterremotos. Como beneficio adicional, no tiene atmósfera ni aire para respirar.

  • Tu apariencia: La carne y los huesos nunca podrían soportar estas condiciones severas. Entonces, en cambio, la gente aquí estaría hecha de algo similar al metal refractario, como el titanio. No habría necesidad de un sistema respiratorio, por lo que tu bonita cara de metal no tendría nariz. Y tus ojos probablemente se verían como gafas de sol gruesas para protegerlos de toda esta exposición solar.

5. Venus

Si hay un lugar donde sería más difícil vivir que Mercurio, es Venus. La temperatura aquí es de 471° C y la atmósfera es tan espesa que crea un efecto invernadero. La superficie está seca y llena de sorpresas como erupciones volcánicas, vientos huracanados y relámpagos. Y la cereza del pastel aquí es la presión que se siente como si estuvieras 1,6 kilómetros bajo el agua, lo que te provocaría un dolor de cabeza interminable.

  • Tu apariencia: Trágicamente, las únicas cosas que pueden sobrevivir en Venus son los microbios. Venus devora todo, incluso el metal, acabando rápidamente cualquier nave espacial. Y la atmósfera de Venus contiene fosfina, que es tóxica para cualquier cosa que respire oxígeno, pero significa vida para los microbios.

6. Urano y Neptuno

Helados, oscuros y azotados por fuertes vientos, UranoNeptuno están compuestos principalmente de líquidos fríos: metano, agua y amoníaco. No tienen una superficie sólida y sus atmósferas se fusionan lentamente con el agua alrededor del núcleo de los planetas. La gravedad aquí es más fuerte que en la Tierra y ejerce más presión sobre todo.

  • Tu apariencia: Con un fuerte tirón gravitacional, serías más bajo y fornido, con un cuerpo musculoso y una piel más gruesa para resistir el frío. Y teniendo en cuenta el entorno fluido, tu mejor opción es ser algo como una ballena cósmica o un manatí, flotando en estos planetas azules.

7. Plutón

Este objeto parecido a un planeta, y siendo el más alejado del sol, es definitivamente frío y está cubierto de hielo, con una gravedad débil y una atmósfera endeble. El sol, para Plutón, no es más que un punto en el horizonte, muy parecido a la luna de la Tierra, por lo que no tendrías mucho que ver en términos de luz. Sin embargo, los científicos sugieren que puede haber un océano de agua debajo de la superficie de Plutón y tendría un clima más agradable.

  • Tu apariencia: Tomando nota de las criaturas de la Tierra con anticongelante incorporado, como algunos insectospeces, la baja gravedad haría que los músculos y huesos se encogieran y el espacio entre las vértebras se expanda, haciéndonos más altos. Tu postura también cambiaría ya que la columna vertebral, en lo general, no tendría que trabajar. ¡Así que probablemente serías alto, delgado y algo parecido a una araña, con extremidades en forma de huso y una columna curva!

¿Te gustaría viajar al espacio? ¿Qué planeta querrías visitar?

Compartir este artículo