Por qué comer con las manos puede ayudarte a bajar de peso (y otros 8 beneficios explicados)

Pensar en comer con las manos podría ser considerado un acto de “mala educación” e incluso antihigiénico. Los seres humanos estamos acostumbrados a utilizar cubiertos a la hora de ingerir los alimentos por muchas razones que creemos son correctas, pero sí existen diferencias al usar nuestras manos en lugar de cubiertos a la hora de comer. Solo recuerda que es muy importante mantener tus manos limpias, lavándolas constantemente y antes de cada comida.

Genial.guru recopiló algunos datos sobre lo que sucede con tu cuerpo cuando comes con las manos en lugar de cubiertos y otras curiosidades sobre el tema.

1. Evita comer en exceso

Comer con las manos te permite ingerir los alimentos lenta y conscientemente, llegando incluso a sentirte lleno con menos. Esto, a su vez, favorece la pérdida de peso. Al usar cubiertos, no se toma la medida de cuánto alimento entra al cuerpo, pues no lo sentimos con las manos; esto, sumado a la distracción del entorno, puede hacer que no notes cuánto has comido.

2. Puede ayudar a perder peso

Al comer una porción más considerable y balanceada, se puede generar una sensación de satisfacción; así, cuando llega la hora de la merienda, podremos comer menos comida o cosas más ligeras, ayudando con esto a perder algunos kilogramos.

3. Puede ejercitar dedos y manos

Al utilizar cubiertos, no se hace ningún tipo de ejercicio (por más mínimo que sea), ya que el movimiento del tenedor es limitado. Esto es muy diferente cuando usamos las manos, ya que el movimiento asegura que se ejercitan los músculos.

4. Ayuda con la higiene

Nosotros somos conscientes del uso que nuestras manos tienen durante todo el día y la responsabilidad de mantenerlas limpias antes de ingerir los alimentos, a diferencia de los utensilios que solo son lavados después de ser utilizados. Por esta razón, comer con las manos ayuda directamente a mantener la higiene en nuestro organismo.

5. Puede aumentar la circulación sanguínea

Mientras disfrutas tus alimentos comiendo con las manos, también le regalas a tu cuerpo una mejor circulación sanguínea. Los movimientos que haces ejercitan tus músculos, promoviendo un mejor flujo sanguíneo y aportando bienestar al cuerpo.

6. Evita que se queme la lengua

Al utilizar los cubiertos para ingerir nuestros alimentos, no nos percatamos de lo calientes que pueden estar porque van del plato hacia la boca directamente; pero si utilizamos nuestras manos, podremos sentir con las yemas de los dedos a qué temperatura se encuentra nuestra comida y así evitar quemarnos la lengua.

7. Hace que la comida sepa mejor

Al usar utensilios para comer, se pierde la experiencia sensorial que el tacto nos regala, ya que nuestras manos están para sentir y explorar todo lo que nos rodea, incluida la comida. Aunque pueda parecer de muy mala educación, esto nos ayuda a recibir un sabor más rico tomando en cuenta que se pueden sentir las texturas y temperaturas mientras se mezclan los alimentos.

8. Puede prevenir la diabetes tipo 2

Las personas que comen más rápido corren más riesgo de desarrollar diabetes tipo 2. Sin embargo, cuando se utilizan las manos en lugar de cubiertos, se puede ayudar a comer más lento.

9. Ayuda a administrar las porciones de alimentos

Comer sin sentido es un factor que conduce al aumento de peso; por lo tanto, el manejo de las porciones de alimentos juega un papel clave a la hora de alimentarnos. Usando las manos, sentimos la cantidad necesaria sin llegar al exceso; además, te permite experimentar una sensación más placentera. También, las manos pueden revelar cuál es la cantidad correcta dependiendo del tamaño y lo que cabe de cada alimento.

¿Qué beneficios encuentras en tu vida al comer con las manos o con los cubiertos?

Compartir este artículo