Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

Los motivos por los que las cinturas se ven tan pequeñas en las fotos de los siglos pasados (no es solo por el corsé)

Puede ser que, como muchas personas, te hayas impresionado al observar las diminutas cinturas de las mujeres del pasado, que pensamos les hacían la vida un calvario. Pero hoy queremos contarte que, de hecho, eso no era verdad. Las mujeres, a lo largo de los siglos, se las han arreglado para realzar su belleza, siendo sus cinturas una de las zonas que buscaban empequeñecer. Para lograrlo, utilizaban algunas artimañas, pero el corsé no era el único método ni tampoco era tan terriblemente incómodo como se cree.

Genial.guru te contará la verdad acerca de los artificios que las chicas utilizaban para hacer sus cinturas más pequeñas.

Los corsés eran hechos a medida

Tal vez si alguien te pidiera que imaginaras a una mujer del pasado poniéndose un corsé, pensarías en una mujer a la cual le ajustan uno extremadamente angosto para su cuerpo. Podrías estar segura de que todas las mujeres andaban inconcebiblemente incómodas todo el día, pero no era así.

La mujer empezaba a usar corsé desde la pubertad para moldear su cuerpo, por lo que, con el tiempo, su cintura usualmente se mantenía más angosta que sus caderas y espalda. Pero eso no quería decir que su cintura no se anchaba. Por ello, imaginarlas ajustándose un corsé demasiado estrecho para sus cuerpos no es históricamente preciso, ya que habían trabajado en controlar un torso delgado desde la pubertad.

Pero, si bien es verdad que los corsés se usaban desde una temprana edad, alrededor de los 12 años, también lo es que las modistas los hacían a medida. Si una mujer era delgada o más robusta, el tamaño del corsé se amoldaba a su figura.

Las mujeres de clase alta no trabajaban, pero las de clase baja, que eran la mayoría, sí. Laboraban en la agricultura, fábricas o como criadas y niñeras. Por lo tanto, requerían una vestimenta que les permitiera cumplir sus responsabilidades con comodidad. Un ejemplo son las criadas que aparecen en la fotografía de arriba.

Las faldas, blusas y vestidos creaban una ilusión óptica que hacía ver las cinturas más pequeñas

La práctica de usar corsé surgió alrededor del siglo XVI. Por más de cuatro siglos, las mujeres vistieron esta pieza. Sin embargo, debemos recordar que, en los siglos pasados, la moda femenina también era distinta. Proliferaban los amplios vestidos, faldas y mangas con aplicados y decorados de vuelos holgados.

En el caso de las faldas, la moda dictaba que fueran amplias. De hecho, no era una sola falda, sino capas y capas de faldas conocidas como enaguas que incrementaban el volumen de la falda principal.

No obstante, en innumerables ocasiones, las enaguas no bastaban para dar el ancho adecuado a la vestimenta. Por esta razón, las chicas se las arreglaban para lograr el radio deseado, colocando primero una estructura de aros de madera que iba desde su cintura hasta el suelo, conocida como miriñaque. Además, disponían de piezas de tela rellenas llamadas paniers a los lados de sus caderas.

Además, era muy común que la parte superior de los vestidos estuviera decorada con vuelos o mangas anchas. Todas estas piezas extensas creaban la ilusión óptica de que la cintura de una mujer era increíblemente pequeña en esa época. No se trataba de lograr una cintura verdaderamente angosta, sino de crear la percepción de una.

Si todos estos trucos fallaban, las mujeres optaban por retocar sus imágenes

Así como hoy en día nos encontramos con que muchas fotos de mujeres son retocadas con Photoshop, algo similar sucedía en épocas pasadas. Incluso existen libros con indicaciones de cómo editar las fotografías y hasta sus negativos.

Curiosamente, en el caso de las fotografías, los fotógrafos angostaban la cintura de una mujer pintando por encima de ella con el color del fondo de la foto. Así parecía que su cuerpo era más delgado de lo que era en realidad. En la imagen de arriba puedes ver que el artista ha dibujado hasta qué punto quiere que la cintura de la mujer se reduzca.

¿Qué otras costumbres del pasado te llaman la atención y quisieras que investiguemos?