Genial
Genial

Por qué los parámetros del cuerpo ideal cambian constantemente y cómo serán en el futuro cercano

Hoy en día, las mujeres de todo el mundo se suben a la balanza con la respiración contenida. Cabe mencionar, que un cierto papel en la aparición de esta fobia fue desempeñado por las compañías de seguros. Llevaron a cabo estudios para averiguar la relación entre el peso y la salud humana, y para evitar pagos excesivos, comenzaron a calcular el índice de masa corporal. Y ahora todos tratamos de entender cuán cerca del ideal o lejos de él estamos, nos matamos haciendo ejercicio y seguimos las dietas más estrictas.

Genial.guru intentó descubrir por qué el concepto del cuerpo femenino ideal cambia constantemente y cómo será en el futuro. ¿Tal vez es hora de dejar de contar calorías y liberar más espacio para pasteles en tu nevera?

El hambre hace amar a las mujeres corpulentas

El concepto de una figura ideal está influenciado por muchos factores. Y uno de los principales es la sensación de hambre. Los estudios han demostrado que incluso los hombres modernos encuentran atractivas a las mujeres corpulentas cuando tienen hambre. Y en el mundo antiguo, las caderas anchas, vientre regordete y senos prominentes se asociaban con la sensualidad y la fertilidad de una mujer. Las personas solían estar desnutridas, por lo tanto, las mujeres con la mayor reserva de grasa tuvieron la mayor oportunidad de gestar y luego alimentar a su hijo. Eran ellas las que parecían las más atractivas.

Hasta ahora, en Mauritania y en una de las tribus de Uganda, donde las reservas de alimentos son limitadas, las mujeres obesas se consideran el ideal de belleza. Además, están especialmente alimentadas. Antes de la boda, las novias de Uganda beben varias jarras de leche diariamente (alrededor de 5 mil calorías) para ser lo suficientemente atractivas.

La sociedad determina cuál será el ideal

La cultura y la sociedad también influyen en el concepto del cuerpo femenino ideal. En la antigua Grecia, fue expresado por escultores. Las estatuas femeninas, aunque no eran muy delgadas, tenían curvas bastante atractivas. El pecho era pequeño porque la escultura de las diosas mostraba la perfección del cuerpo humano, no su sexualidad.

En la Edad Media, el cristianismo dictaba los cánones de la belleza. Lo ideal se consideraban rostros pálidos y exhaustos, así como cuerpos delgados que recordaban el ayuno y la abstinencia.

En la época del Renacimiento, las figuras se volvieron bastante delgadas, pero la mayoría de ellas tenían una pequeña barriga. El interés por la personalidad y el cuerpo humano estaba despertando, por lo que el embarazo se mostraba abiertamente.

La mujer con figura de reloj de arena es modelo de fertilidad

A partir del siglo XVI comenzó la era de los corsés, que duró hasta principios del siglo XX. Los corsés acentuaron la cintura e hicieron que la figura pareciera un reloj de arena. Y aunque la moda de esos años dictaba un hermoso contraste entre las caderas y la cintura, probablemente las preferencias masculinas establecidas por la naturaleza tuvieron una influencia considerable. Los estudios han demostrado que las mujeres con senos prominentes y cinturas estrechas tienen los niveles de estradiol elevados, y las chicas con un fuerte contraste entre la cintura y las caderas tienen elevados los niveles de progesterona, ambas hormonas contribuyen a una concepción exitosa. Por lo tanto, las mujeres con una figura de reloj de arena tienen más capacidad de quedar embarazadas.

En los años 50 del siglo XX, después de la hambruna y la guerra, este ideal del cuerpo femenino volvió a estar en la cima de la popularidad: bellezas como Marilyn Monroe, Betty Brosmer y Jane Mansfield atraían las miradas de todos los hombres del mundo con sus magníficos cuerpos.

Por cierto, a pesar del hecho de que las formas de Barbie se consideran un modelo de fertilidad, en realidad, una joven con ese cuerpo sería estéril. Además, sería anoréxica y capaz de moverse solo a cuatro patas. Una estudiante de Hamilton College mostró cómo se vería tal ideal de belleza femenina en tamaño real.

Aparición del ideal andrógino de la belleza

En la década de 1920, comienza la época de relativa libertad para las mujeres, dejan de complacer a los hombres: se cortan el pelo y no enfatizan las curvas del cuerpo. Desde los años 60, la delgadez se ha puesto de moda: la adolescente Twiggy se ha convertido en el ídolo de la juventud. Fue una de las primeras modelos con rasgos andróginos, combinando una figura juvenil y cabello corto con pestañas largas y ojos enormes.

Aunque las mujeres dejaron de usar los corsés, comenzaron a “exprimirse” con dietas y deportes. El pico de pasión por un cuerpo delgado y musculoso llegó en los años 80, junto con las modelos Cindy Crawford y Naomi Campbell.

Desde los años 90, la delgadez ha vuelto a ponerse de moda, Kate Moss se ha convertido en el ideal de la belleza. Se difundió ampliamente información en los medios de comunicación sobre los efectos negativos del sobrepeso en la salud, y la obesidad se convirtió en objeto de bromas y se asoció con la falta de voluntad. Desde aquel entonces los diseñadores prefieren modelos delgadas, aquellas que se ajustan al tamaño XS sin ningún problema.

Variedad moderna

En la década de 2010, en relación con la difusión de Internet y las redes sociales, varios tipos de figuras comenzaron a ponerse de moda: desde las magníficas formas de modelos de talla grande y las curvas pronunciadas, como las de Kim Kardashian, hasta los cuerpos de las modelos andróginas.

Sin embargo, los investigadores enfatizan que, en los últimos 50 años, los hombres se han vuelto muy exigentes: prefieren a las mujeres no solo con una gran diferencia entre las caderas, el pecho y la cintura, sino también con un IMC bajo. En general, a las chicas delgadas y andróginas.

¿Cómo será el cuerpo femenino ideal en el futuro?

En el futuro cercano, es probable que el cuerpo femenino ideal permanezca delgado. Por varias razones:

1. Globalización

La televisión e Internet se han extendido por todas partes. En las sociedades tradicionales de Puerto Rico, Samoa y Tanzania, siempre han sido valoradas las mujeres corpulentas. Sin embargo, desde la década de 1990, bajo la influencia de los países europeos, también comenzaron a percibir la corpulencia como algo feo.

En las zonas rurales, donde el trabajo físico sigue siendo importante, suelen valorar a las mujeres robustas. Pero los hombres que se mudan de las aldeas a las ciudades pronto comienzan a preferir a las chicas más delgadas.

2. La relativa saciedad de la población.

Como logramos averiguar, si no hay guerra ni hambre, los hombres prefieren mujeres delgadas. Y dado que en muchos países del mundo civilizado hay suficiente comida, las formas prominentes se asocian solo con la obesidad.

3. Preferencia por las mujeres con el cuerpo de reloj de arena.

Una cintura estrecha y caderas anchas seguramente permanecerán entre las prioridades. Pero bajo la influencia de la industria de la moda, las mujeres delgadas seguirán en tendencia.

4. La publicidad y la industria de la moda: para mujeres delgadas

Los diseñadores de moda con más frecuencia prefieren chicas delgadas (y aún más a menudo con una apariencia juvenil universal), ya que cualquier ropa se ve muy bien en ellas. Y con la ayuda de programas informáticos, puede crear no solo cuerpos delgados, sino también figuras que simplemente son imposibles.

Según las estadísticas, una adolescente recibe 180 minutos de información por día de varios medios y solo 10 minutos se comunica con sus padres. Por lo tanto, los estándares de belleza poco realistas se están introduciendo cada vez más en nuestra conciencia y en la conciencia de nuestros hijos.

Algunas mujeres y las modelos de talla grande, por supuesto, influyeron un poco en las tendencias de la moda, pero es poco probable que este efecto sea duradero. Además, los diseñadores de moda continúan obstinadamente creando ropa para la figura del reloj de arena, ignorando a los otros tipos femeninos. Y todo esto a pesar del hecho de que no más del 8% de las representantes de sexo femenino posee tales parámetros.

5. Borrando los límites entre los sexos

Bajo la influencia de las ideas del feminismo, cada vez más personas (incluidas modelos y actrices famosas) se vuelven andróginas. Creen que no hay y no debería haber diferencias entre hombres y mujeres; usan peinados y ropa asexuales. Dejamos que tú mismo juzgues si es para bien o para mal, pero en el futuro cercano el estándar de belleza femenina probablemente carecerá de características sexuales obvias.

También es posible que, gracias a Photoshop, elevemos al culto una figura poco realista que solo sería conveniente a una mujer victoriana enfermiza.

Así que, todavía es temprano de liberar espacio en la nevera para los pasteles. Por otro lado, no hay que seguir ciegamente el ideal de Barbie, de lo contrario, en lugar de un cuerpo espectacular, se puede obtener la anorexia nerviosa.

¿Estás de acuerdo con esta visión del futuro ideal de la belleza o tienes tu propia opinión al respecto?

Compartir este artículo