Genial
Genial

Por qué mucha gente piensa que Disney comenzó a encasillar a los personajes femeninos y a qué podría conducir eso

Varias generaciones crecieron viendo los dibujos animados de Disney: lloramos cuando murió la madre de Bambi y Mufasa; soñábamos con un dálmata o un cocker spaniel parecido a Dama; escuchábamos una y otra vez las maravillosas canciones. Y, por supuesto, amábamos a las princesas de Disney. Cada una de ellas cautiva a su manera, pero últimamente, los espectadores están insatisfechos con el hecho de que los rostros de las heroínas se fusionan en uno y pierden su individualidad. Los artistas incluso lanzaron un pequeño flash mob en el que hicieron que los rostros de las princesas fueran más realistas y diversos.

Genial.guru intentó averiguar si realmente hay razones para esta indignación.

Muchos espectadores creen que en sus últimas películas Disney hace que los personajes femeninos principales se parezcan demasiado

Cuando, 3 años después del estreno de Rapunzel, apareció en las pantallas Frozen, que se hizo muy popular, todavía no se hablaba del encasillamiento de las heroínas. Comenzaron a hacerlo no hace mucho tiempo.

Después de todo, se supone que Elsa, Anna y su madre son parecidas porque son madre y 2 hijas. Se puede suponer que la teoría de los fanáticos es correcta y que Rapunzel también es su pariente, por lo que las similitudes se justifican aquí. Pero Judy de Zootopía parece una copia peluda de cualquiera de ellas. Es como si una malvada hechicera convirtiera a una de las mencionadas mujeres de sangre real en un conejo: los rasgos faciales, la figura, las expresiones del rostro y los movimientos son demasiado similares.

Pero la unificación es especialmente pronunciada en la película animada Wifi Ralph. Cuando Vanellope entra al vestuario, ve a todas las princesas a la vez: sus caras realmente han cambiado de lo que solían ser. Se han vuelto mucho más parecidas. Esto es especialmente evidente en las características de Mérida, Jazmín, Mulan y Pocahontas. La piel de las dos últimas también se volvió mucho más clara. Aquí también se puede sumar el personaje principal de la caricatura Raya y el último dragón, que se lanzará en 2020. Si antes la apariencia de las princesas era de diferentes tipos, ahora él es una única “cara de bebé”. Es decir, una cara redondeada, grandes ojos ingenuos con pestañas gruesas, una nariz pequeña, labios brillantes, en fin, las características típicas de los niños.

Cómo cambiaron los rostros de las princesas de Disney

Al principio, las princesas eran dibujadas en base a chicas reales. Por lo tanto, las heroínas animadas se movían como si estuvieran vivas y tenían proporciones de rostro bastante realistas. Ejemplos de tales animaciones son Blancanieves (1937) y Cenicienta (1950).

Luego, el estudio comenzó a experimentar sin esfuerzo con las formas de las caras, las figuras y la forma de moverse hasta el comienzo de la década de 2000. Incluso si dejamos solo una silueta negra sobre un fondo gris, podremos distinguir fácilmente a Belle de Ariel y a Pocahontas de Jasmine, ni hablar de Nani de la caricatura Lilo y Stitch. Aunque los estándares establecidos requieren que las princesas sean bellas, y que en cada caricatura se mantenga el estilo general del estudio, esto no impide que las chicas sean especiales y hermosas a su manera. Tienen diferentes siluetas, tipos y rasgos de carácter.

En la década de 2000, comenzó una transición gradual a la animación por computadora. Requiere una mayor simplificación de las caras para que los personajes no causen rechazo en el espectador, especialmente en primeros planos. Pero el estudio fue más allá y decidió abandonar también todo lo demás que hacía que los personajes femeninos principales fueran especiales. Ahora no solo tienen los mismos rostros, sino también figuras, expresiones faciales y estilo de movimientos.

Por qué Disney cambia a las heroínas populares

Puede haber varias razones para tal política del estudio de animación más grande del mundo.

Primero, Disney Princesses es una franquicia extremadamente exitosa. Si la diferencia entre las heroínas solo está en los peinados y en la ropa, esto les ahorrará mucho dinero a los productores en el trabajo de los diseñadores, creación de los diseños correspondientes para la impresión, etc. Si todas las muñecas y estampados se realizan de acuerdo a un solo patrón, los beneficios en la escala de Disney serán enormes.

En segundo lugar, ahora se gasta mucho más dinero en niños que antes, por lo que es razonable que el estudio se reoriente hacia los niños pequeños. Si haces que los rasgos faciales de una princesa se parezcan a los de los niños, es más fácil para las niñas, que todavía ni siquiera van a la escuela, identificarse con ella. Como resultado, será más fácil para las pequeñas espectadoras encariñarse con la heroína, y luego rogar a los padres una muñeca, una colcha, una fiesta temática dedicada a la querida princesa, o incluso un viaje a Disneylandia.

Así es como se ve Elsa si se le quita el maquillaje de la cara. Y si no sabes que es adulta, puedes tranquilamente asumir que es una niña pequeña.

Y así es cómo se vería Kristoff si hubiera sido retratado de acuerdo con el estándar femenino.

A qué puede conducir todo esto

A pesar del hecho de que todas las princesas de cuentos de hadas son hermosas, antes en los dibujos animados de Disney cada una de ellas era especial y era fácilmente reconocible incluso por sus rasgos faciales. Pero ahora, las heroínas realmente comienzan a verse como si todas fueran hermanas, aunque son de diferentes edades, razas y, a veces, hasta especies. Al mismo tiempo, los protagonistas masculinos están representados con muchas opciones de apariencia, al igual que los villanos.

Por desgracia, las conclusiones no son muy agradables: se les transmite a niñas pequeñas, aunque probablemente sea sin intención maliciosa, un mensaje completamente inequívoco: solo las jóvenes hermosas merecen amor y felicidad. Las feas y las viejas no pueden ser buenas. En cambio, los hombres tienen derecho a verse como quieran: tienen diferentes formas de narices, ojos, pómulos, etc., e incluso el feo jorobado Quasimodo merece comprensión y cuidado.

Pero las chicas bonitas son todas iguales. Rostros encantadores, maquillaje ligero obligatorio, ropa impecablemente seleccionada, y no importa lo que te haya pasado: una princesa debe verse perfecta, incluso si sollozó toda la noche, cayó al mar o luchó con un enemigo mucho más fuerte que ella.

Hoy en día, cuando la mayoría está tratando de convencer a las niñas de que no es necesario adaptarse a expectativas poco realistas, que deben aceptarse y amarse por lo que son, este enfoque parece anticuado e incluso perjudicial. Esperemos que la audiencia principal de los dibujos animados sobre princesas supere estas ideas sin consecuencias indeseables.

¿Crees que las chicas de los dibujos animados de Disney se ven todas iguales? ¿Crees que esto es bueno o malo?

Compartir este artículo