Genial
Genial

¿Qué sucede si apagas tu teléfono durante una actualización?

Tu teléfono estaba en medio de una actualización, cuando se desconectó por accidente. Terminó de descargar el último sistema operativo, pero no notaste que estuvo desconectado un buen rato mientras instalaba la actualización. Probaste dejarlo terminar, pero ahora te das cuenta de que ya está apagado. Vuelves a enchufarlo y la instalación continúa. Después de un rato, tu celular se enciende con el último software. Estás emocionado, no puedes esperar para comprobar las nuevas funciones. Pero... por alguna razón tu iPhone no se comporta como siempre. La pantalla de inicio no funciona bien y se queda congelada. Algunas de las aplicaciones no funcionan correctamente, y no puedes acceder a algunos archivos. En el mundo de la tecnología, esto es señal de que tu teléfono está “brickeado”.

Sí, ahora es solo un ladrillo caro en tus manos. El firmware estaba en medio de la limpieza para la actualización. El firmware es un software incrustado en el hardware. En otras palabras, es un software para el hardware. No es como el software normal, que se puede transferir de un dispositivo a otro, o algo que pueda desinstalarse cuando quieras. Muchos aparatos los tienen, como los celulares, las cámaras, las consolas de videojuegos, los rúteres y las computadoras. Cada firmware es único para cada dispositivo, por lo que es muy sensible cuando está instalándose. Cuando tu dispositivo se “brickea”, básicamente todo lo que estaba actualizándose queda a medio camino: el firmware se ha sobrescrito a medias por una interrupción externa y ya no puede ejecutarse normalmente. La buena noticia es que no todos los casos son iguales. Algunos teléfonos pueden pasar a ser tan inútiles como un... bueno, un ladrillo, mientras que otros pueden salvarse. Si aún funciona a medias, hay una manera de usar tu teléfono.

La mala noticia es que un dispositivo “brickeado” no se puede reparar por medios normales. Por eso, siempre te da una advertencia de “No apagar el dispositivo durante la instalación”. Es posible que te salgas con la tuya durante un corte de luz de unos segundos, pero lo mejor es mantener tu dispositivo conectado siempre que esté actualizándose. Y esto aplica a todos los dispositivos que tienen firmware. Apple ofrece actualizaciones periódicas del sistema operativo y siempre recomienda a los usuarios hacer una copia de seguridad de sus iPhone antes de actualizarlos por si ocurre algo como un bricking. Puedes hacerlo fácilmente conectando tu iPhone a la computadora, abriendo iTunes y haciendo clic en Copia de seguridad. O siempre puedes utilizar iCloud u otros servicios de nube. De esta forma estarás seguro y podrás vivir felizmente con la última actualización del firmware.

Abres el cajón y encuentras ese viejo iPad de primera generación que te regalaron cuando eras un adolescente. Lo cargas ¡y funciona! Estás entusiasmado, podrás ahorrar algo de dinero. Tienes tu cuenta vieja y aún funciona. Vas a la App Store y descubres que no tienes algunas de las cosas esenciales, como Netflix, Facebook o Instagram. Intentas descargarlas, pero aparece un error. Estas aplicaciones no son compatibles con tu dispositivo, no puedes instalarlas. Antes de volver a guardarlo en el cajón para que siga acumulando polvo, se te ocurre algo. Para descargar cualquier aplicación nueva en un sistema operativo antiguo de Apple, debes tener una cuenta existente en un dispositivo iOS nuevo. Esto no funciona en las Mac.

Si ya tienes una cuenta en un iPhone o iPad nuevo, debes iniciar sesión con esas credenciales en el antiguo iPad. Después, abre tus aplicaciones y podrás ver una lista de todas las apps descargadas que están presentes en tu teléfono. En otras palabras, no estás descargándolas de la App Store, sino de tu lista de aplicaciones. Ahora puedes disfrutar de todas las nuevas aplicaciones en el viejo dispositivo. Si te sientes nostálgico, puedes descargar un emulador de consolas de videojuegos viejos en tu dispositivo Android; te permitirá jugar a los juegos que te gustaban cuando eras más joven. Dicho eso, ten cuidado a la hora de descargar las aplicaciones: cualquier aplicación descargada fuera de App Store o Google Play Store puede contener virus o malware que podrían dañar tu dispositivo.

Es posible tener 2 aplicaciones de mensajería en un teléfono Android que permita dos tarjetas SIM. Cada marca de celulares Android tiene diferentes nombres para esto, pero generalmente puedes encontrar la forma de hacerlo abriendo los ajustes y buscando Dual Apps, Clone Apps, Twin Apps o Dual Messenger. Una vez que lo actives, podrás abrir una nueva aplicación de mensajería para tus nuevos contactos en la otra tarjeta SIM. Es muy importante que cuides de tu teléfono. Si tienes una pantalla OLED o AMOLED, puedes ahorrar mucha batería aplicando el modo oscuro en el sistema y en las aplicaciones en ejecución.

En cambio, las pantallas LCD iluminan el teléfono con una luz de fondo que siempre está encendida, incluso si el teléfono no tiene un brillo elevado. Las pantallas AMOLED u OLED activan cada pixel para producir luz. Por lo tanto, si tienes el teléfono en modo oscuro, se iluminan menos pixeles, lo que ahorra batería. Si quieres ir más allá, puedes reemplazar la foto de tu perro en la pantalla de inicio y de bloqueo por un fondo negro. Así, cuando desbloquees el celular, apenas consumirás batería. A veces uno se aburre un poco de usar siempre la misma interfaz. Si tienes un teléfono Android, puedes descargar fácilmente un nuevo lanzador y cambiar toda la configuración de tu teléfono. No te preocupes; guardará todos tus datos y mantendrá la configuración tal como está.

Puedes descargar muchos tipos de lanzadores que se adapten a tus necesidades. Si quieres menos distracciones en tu teléfono, busca un lanzador que minimice todo, desde los ajustes hasta la página de inicio, y que solo te permita usar las aplicaciones esenciales para lo que necesitas. Puede ocultar algunas aplicaciones de redes sociales que siempre te distraen cuando estás trabajando o haciendo algo importante. Y así como hay lanzadores que minimizan la interfaz, hay algunos que sacan lo mejor de ella. Puedes instalar uno que muestre los detalles del rendimiento de tu teléfono y rediseñe todo para darle un aspecto atractivo. Lo mejor es que puedes regresar a tu lanzador original cuando quieras. Es posible hacer multitareas si utilizas un teléfono o una tableta Android. Existe una función que te permite abrir 3 aplicaciones diferentes a la vez. Por eso, si estás viendo un video intenso y alguien te envía un mensaje, podrás dividir la pantalla en la parte superior e inferior para disfrutar del video y responder. Y si necesitas leer un correo electrónico rápido, puedes abrirlo fácilmente y tener el video en reproducción, el chat con tu amigo y tu correo abiertos a la vez.

Existe una carpeta oculta en los ajustes para los usuarios de Samsung. Te permite acceder a nuevas opciones de personalización para tu teléfono. Ve a Ajustes y elige “Acerca del dispositivo” o “Acerca del teléfono”. Desplázate un poco hacia abajo, hasta que veas “Número de compilación”. Toca ese botón 7 veces. Una vez hecho esto, tendrás que introducir tu código pin o contraseña y activar las opciones de desarrollador. Felicidades, ahora eres un desarrollador. Con esta opción, puedes establecer una ubicación simulada en cualquier parte del mundo. Solo tienes que descargar una aplicación de un desarrollador externo que te ubique donde tú quieras. Si estás en Nueva York y quieres simular que estás en París, activa la aplicación y elige el lugar deseado. Tu GPS te mostrará las carreteras, el tráfico y otras cosas que ocurran “a tu alrededor”.

Acabas de conseguir el último teléfono del mercado, tiene más de 100 megapíxeles. Sacas todo tipo de fotos con todos los ajustes diferentes; pero, cuando miras tus fotos y las comparas con las del teléfono de tu amigo, te das cuenta de que tus imágenes no son tan buenas como las suyas, a pesar de que su cámara tiene unos 64 megapíxeles. A muchas compañías telefónicas les gusta promocionar sus productos diciendo que tienen “los megapíxeles más altos en todo el mercado”. Pero los megapíxeles son solo una medida del tamaño de la imagen, no de la calidad. Por más que tengas muchos megapíxeles, seguirás teniendo una calidad de imagen media si tu sensor es débil.

Lo único interesante que puedes hacer con un número de megapíxeles tan alto es imprimir la imagen en un cartel grande. Pero no tendrá el color, la profundidad, el contraste, la saturación, el detalle y otras cosas que hacen que una imagen sea buena. Por lo tanto, la clave es un buen procesamiento del sensor. Muchas cámaras DSLR no tienen tantos megapíxeles. De hecho, sus números son bajos en comparación con los de un smartphone actual, pero sus sensores son muy superiores. Tanto los smartphones modernos como las DSLR tienen la opción de configurar manualmente los ajustes para obtener la mejor calidad de imagen, pero, al final, las cámaras DSLR ganan.

Genial/Curiosidades/¿Qué sucede si apagas tu teléfono durante una actualización?
Compartir este artículo